Los amantes de la casa abandonada

Escrito por
| 97 | 5 Comentarios

Una noche cualquiera, que podría ser ésta…

Recostados en el suelo, el techo gira, los besos también. Tu lengua rueda arriba, abajo, arriba, y mis piernas tiemblan mientras te abrazan. Nuestras pieles brillan violeta y tus ojos arden, me atrapan, me queman. No sé cuánto tiempo dura este placer, no acaba nunca, no quiero que termine. Son las tres de la madrugada. Mi risa fácil rebota en cada rincón de  esta casa abandonada de escaleras infinitas donde tantas veces nos amamos; está en ruinas y aún así es mi lugar en el mundo, porque te quiero y en ella la culpa queda desparramada sobre la alfombra, entre nuestras ropas, junto a tus miedos y todas mis incógnitas.

Comentarios

  1. Luis

    11 diciembre, 2018

    Muy bonito Magali, un saludo y mi voto!!

  2. Esruza

    11 diciembre, 2018

    Cuando se ama realmente, no importa el lugar ni los miedos.

    Mi voto y saludos

    Estela.

  3. Mabel

    11 diciembre, 2018

    Muy buen relato. Un abrazo Magali y mi voto desde Andalucía

  4. JR

    5 febrero, 2019

    «en ella la culpa queda desparramada sobre la alfombra, entre nuestras ropas, junto a tus miedos y todas mis incógnitas.» Que hermoso!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas