Tormenta

Escrito por
| 29 | 4 Comentarios

Tumbada en mi cama como cada noche, con mi cuaderno en la mano y una pluma de color azul.

Me disponía a plasmar sentimientos, versos o relatos.

Cualquier cosa que brotara de mí.

Quizás lo que necesito es escribir una carta a mí misma.

Recordarme porque sigo este mismo ritual cada noche durante tantos años.

Nunca he sido de comenzar mi cuaderno con el típico saludo de: Querido diario…

En realidad nunca me ha gustado escribir sobre mí.

Pero esta vez necesito despojarme de estas heridas que ya ni sangran.

Arañarme estas cicatrices que nadie ve.

Así que hoy me escribo a mi misma:

Anoche quise recordar, cerré los ojos y respire hondo.

Ya no aprieta mi pecho.

Recordé tu mirada triste.

Ya no derramo lágrimas de cristal.

Apreté mis puños con fuerza, ya no siento tu enojo.

Ya no grito al mundo con furia.

Susurro al viento que hoy sopla diferente.

Ya por fin las velas izaron.

Ya mi mundo no se hunde con mi barco.

Quizás todavía tiembla en alta mar, pero ya no siento miedo cuando agarro el timón.

Y al intentar recordar me di cuenta que no es olvido, no es olvido alejar el pasado.

Es recordar que en alta mar las tormentas son peligrosas, y no por eso debemos abandonar nuestro barco.

Agarra el timón con fuerza que la tormenta no ha cesado.

Tumbada en mi cama, como cada noche, con mi pluma de color azul y mi cuaderno en la mano.

Ya no necesito plasmar en un papel las emociones, ni escribir un querido diario.

Arrancaré estas páginas de mi cuaderno.

Construiré barcos de papel.

Ni el peor de los huracanes podrán deshacer estos versos escritos en la piel.

Ni el peor de los ciclones hundirá mi barco.

Ya puedes soltar el timón, que la tormenta está cesando.

 

Artículos relacionados

Bajo la luz de Casiopea Ella se desvestía lentamente bajo los rayos del sol, mientras sus amantes esperaban flamantes bajo el abrigo de su desconsuelo. Casiopea no era muj...
Dani, no estés triste Deja que tu tristeza se transforme, No estés triste que cuando tu sonrisa no va encendida el cielo se torna gris y la luna no brilla tanto como deber...
Hormiguero Un hormiguero de gente a la espera del dependiente Todos somos clientes de un circo de papeles verdes.   Las horas no valen nada ...
Mujer de Puna El sol sale tras tu sombrero, La tierra crece en tus manos Mofletes de adobe, Tez tostada Ojos de viento, Piel de llama, Sabor a papa No ha...

Comentarios

  1. Mabel

    30 enero, 2019

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  2. Esruza

    31 enero, 2019

    Me identifico contigo, hermosa manera de plasmar un sentimiento.

    Mi voto

    Un abrazo.

  3. Bettyblue

    31 enero, 2019

    Muchas gracias de verdad, por tus palabras y por tu voto un beso

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas