El mentiroso

Escrito por
| 109 | 6 Comentarios

<> Así es como me conocen en el pueblo. Un apodo que me he ganado a pulso… ¡Soy la hostia!

Toma, Manuel, cóbrate el café con leche y el croissant; muy bueno, por cierto…     Mira, ahí tienes a la poli entrando por la puerta. Y vienen hacia acá con cara de pocos amigos…. ¿No habrás echo alguna trastada?… es broma. Bueno, me marcho. Tú ya te entenderás  con ellos.

¿Qué no puedo irme, teniente?… ¡Estoy detenido!   Han encontrado muerto al profesor, y soy el principal sospechoso… Usted, desvaría.

Mire, yo nunca he ido a esa cabaña. Es más, desconocía  su existencia…

Ah, que el diccionario de inglés que había tirado por el suelo manchado de sangre, tiene mis huellas… Pues, claro. Porqué vino a casa a ofrecer clases a mi esposa y le eché una ojeada. A saber lo que pretendía… Mire, Teniente, ese tipo sabía tanto de inglés como yo de aeronáutica…  ¿Qué cómo lo sé? Intuición.

¿Qué dónde estaba entre las doce y las tres de la madrugada del sábado de carnaval?… En el baile de disfraces. Con mi esposa… Vale, sí, tiene razón, no estuve toda la noche con ella.  Hacia fresco y se fue a casa a buscar un chal, pero regresó enseguida… ¿Qué no es cierto? Estuvo más de una hora…. Quizás, tal vez sí, no sé; estaba distraído festejando con los amigos… No me venga con que me vieron poco esa noche. En todo caso no me reconocerían;  llevaba  puesto el disfraz…

¡Igual la asesina ha sido ella!… Qué no sería posible porqué tiene coartada… Era una broma, como voy a incriminarla.

A quién no vi esa noche fue al mecánico. El profesor le debía mucha pasta por la reparación de su coche, y…  Ah, no ha podido ser él. Estaba viendo una película… le mostró la entrada de cine.

    ¿Sabe?… Quién se marchó al poco rato de irse mi esposa, fue el barman. Quizás… Ah, tampoco ha podido ser… ¡¿Qué tiene un lio con mi esposa?! Los vio el mecánico a través de la ventanilla del coche besándose en el parque cuando regresaba del cine… ¡La madre que la parió!… Vale, vale, ya me calmo.

El farmacéutico le tenía una tirria al profesorrr… Ah, estaba con el mecánico en el cine. ¿Acaso se entienden?… ¡¿Son gays?! ¡Ostras! Cómo se enteren sus esposas se va a liar una buena en el vecindario.

El director del colegio ¡Ese ha sido!, seguro. La tarde anterior, cuando volvía de la joyería, les oí discutir <<¡Dejarás la escuela por la buenas o por las malas; aquí no quiero estafadores!>>  Ah, también tiene coartada. Pasó la noche en una casa de citas con una prostituta… ¡¿La hija de la modista?!… ¿La que ayuda al rector en la sacristía? ¡Válgame Dios!…

¡¿Veinte años me van caer?!… Está bien, confieso. Me ausenté para simular el robo de las joyas y cobrar el seguro…

Ah, qué el profesor está vivo y usted nos es teniente… Es el detective de la aseguradora y ese que va disfrazado de poli, su secretario.

Y yo que pensaba tener el patrimonio de la mentira; que iluso. Al final he sido víctima de mi propia medicina y además un cornudo.

Comentarios

  1. Mabel

    25 febrero, 2019

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

  2. Luis S.M.

    25 febrero, 2019

    Muchas gracias Mabel, No se porque no ha salido la foto de caratula, Algo habré hecho mal. Un saludo.

  3. Esruza

    25 febrero, 2019

    ¡Simpático relato del mentiroso!

    Mi voto

  4. Beto_Brom

    3 marzo, 2019

    ¡¡MUY BUENA HISTORIA!!
    Gracias por compartirla-
    MI VOTO
    Shalom amigazo

  5. The geezer

    3 marzo, 2019

    Me ha parecido una forma super original de ir desgranando la historia, y muy divertida!! Enhorabuena
    César

  6. Melek

    3 marzo, 2019

    Genial la historia, y divertida además. Mi voto y un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas