Enumerando el tráfico

Escrito por
| 168 | 17 Comentarios

Estaba leyendo Historia de la filosofía para lerdos. En ella, un tal Spinoza explicaba que dios no es un ser creador que luego se sienta a observar su obra, sino que dios consiste precisamente en todo el universo, dios ES el conjunto de todo. Siendo así, comenzaremos diciendo que, aquella mañana, dios tomó la forma de un vagón de metro que traqueteaba camino de Acton Town, casi vacío, con un periódico desparramado por el suelo.

La oficina estaba en el segundo piso de una bonita casa, y había cierto aire de informalidad. Una chica agradable, con acento de Manchester, me pidió rellenar el formulario de rigor, que dejó en una caja, junto a otros. Me comentó que, al ser un trabajo al aire libre, en invierno no había muchos candidatos y podrían llamarme pronto.

Cuando me levantaba para marchar, vi un póster simpático en su pared: Estaba Tejero –el del golpe de estado- con el tricornio y pistola en alto, diciendo “Everybody to the dance floor” [i] .Sonreí y le pregunté a la chica si sabía de qué iba la broma. Algo sí que le sonaba de la historia de España, y me preguntó alguna cosa, pero no pude responder porque sonó el teléfono. Me entretuve dando unas vueltas por la crujiente tarima, pensando en cuánto se debe esperar por cortesía para despedirse. Colgó con cara de preocupación, y su mirada se cruzó con la mía.

-¿Tú no podrías empezar hoy, verdad?

-Para eso he venido, jefa, estoy listo –dije, haciendo un gesto hacia mi atuendo invernal-.

Sacó un objeto del cajón, parecía un mando de la tele, y me explicó el procedimiento: Tenías que situarte en un cruce, mirando hacia una dirección concreta y según llegasen los vehículos a la intersección, fijarte en qué dirección tomaban y apretar el botón correspondiente (derecho, izquierdo, recto). Era un turno de cuatro horas. Al terminar, entregabas la máquina en una oficina del centro. Nos despedimos y marché a mi destino. Por el camino continué con la lectura. Anaxágoras dijo que en todo hay una parte de todo. Entorné los ojos tras esa frase, mirando las piernas a una chica. Ya había llegado a Marble Arch.

Comencé a dar a los botones en aquella tarde helada y gris; «beep beep» –decía la máquina. Al cabo de un rato, divisé a un tipo parado con una bufanda y un abrigo con el escudo del Tottenham. Parecía estar haciendo lo mismo en la esquina de enfrente. Nos saludamos subiendo el brazo libre.

Pasó una media hora, luego otra, mi mente iba y venía, hacía rato que no sentía las manos ni la cara. Nietsze decía que la vida es demasiado breve para aburrirse. Ese señor no era obviamente un Traffic Enumerator a tiempo parcial.

-Eh, tío, ¿cómo estás? –De repente, tenía al fan del Tottenham al lado- ¿Es tu primera vez, verdad?

-Joder sí, ¿hay alguna forma de aguantar las cuatro horas?

-Bueno, de eso venía a informarte, es mejor tomarse un descanso. Hace demasiado frío. Además, está empezando a llover.

-Está bien, vamos a tomar algo, casi no siento ya la cara.

Por aquel entonces, había un hotel en Marble Arch que tenía en los bajos un decente pub irlandés. Pedimos una estupenda cerveza tibia y suspiramos con alivio.

-Por cierto, soy George –dijo, movió una pierna, y buscó su móvil- Me llaman, parece que otro colega también necesita un descanso.

-Óscar –dije, y choqué la mano derecha, mientras con la izquierda jugueteaba con los botones de las direcciones.

-Parece que va a venir también Tom, un compañero que está por aquí –Dio un trago y apretó unos cuantos botones al azar de su máquina- Venga, cuatro recto y dos a la izquierda. Que le den por culo a la circunvalación o lo que cojones quieran hacer.

Jugueteamos en silencio con los botoncitos beep beep.

-Me gusta España –dijo-, yo soy de Kenia. En nuestros países sabemos cómo se las gasta el sol ¿verdad?, buscamos la sombra. Cuando veo a los ingleses quemarse como un kebab, pienso “sois estúpidos tíos”.

-En mi país, por desgracia, somos idiotas también. Eres de Kenia pero llevas aquí toda la vida, ¿no?

-Sí –asintió con pereza- Tengo 48 años. Vine a los 20. Eran otros tiempos, algunas cosas eran mejor y otras peor. Antes no teníamos amigos blancos. Ahora Tom, por ejemplo, es un cabrón ex marine lechoso, pero es mi amigo.

Entró un tipo con manos como palas, adornadas con anillos de calaveras y cosas así, casi podía ver sus tatuajes a través del abrigo. Era Tom. Su mirada glacial sin embargo, se adornó con cierta calidez tras unas pintas. Todos seguimos jugando con la máquina de las direcciones hasta que él dijo:

-Eh, tíos, ya se ha terminado el turno, tampoco hagamos horas extras.

Nos reímos y continuó

-No tengo nada contra los extranjeros. Tengo amigos españoles y africanos. Solo odio a los jamaicanos. Ellos odian a todo el mundo.

-No sé Tom, yo en Brixton voy a un bar de viejos jamaicanos y suelen ser muy enrollados –dije.

-Sí, pero mientras se hacen viejos no hay quien cojones los aguante.

Cuando terminamos de poner a parir a todas las naciones, salvo a las que estaban presentes, pasamos a las mujeres.

-Joder tíos –dijo Tom, que ya estaba muy pedo- ayer estuve en el entierro del marido de mi amante. Resulta que me estoy tirando a Katie desde hace años, una tía sexy del barrio nuestro –Señaló a George, que no se sorprendió por la noticia- Ella está casada, bueno, estaba supongo…con un tío que bebía mucho, no era mal hombre, pero le daba bien, ya sabéis. Al fin se le jodió el hígado, y cuando te da en el hígado, estás listo, ¿sabes? Se acabó. Bueno, pues el tío la palmó y ayer fui al entierro, Katie insistió, y allí estuve como amigo de la familia y tal. No sé, me hizo pensar.

-Joder, lo entiendo Tom. –Dije, palpándome el costado derecho.

-¿Me compráis el Big Issue, chavales?

La voz me sorprendió, era un yonqui que había entrado. The Big Issue era la revista de la gente sin hogar. Por lo general, tenía muy buenos artículos. Le alcancé una libra e hice el amago de cogerla, pero la retiró.

-Es la última, tío, deja que me busque la vida.

-No jodas hombre, encima seguro que te la has encontrado, dame la libra o la revista. Tú eliges –dije.

-Elijo que te follen…-No le dio tiempo a poner cara de malo, Tom se había levantado y le había dado un terrible derechazo en la cara.

Cayó inconsciente en el suelo. Un camarero se acercó.

-Bueno tíos voy a llamar a la policía, vosotros veréis.

-Claro, por supuesto, nos vamos, pero antes vamos a pagar, no somos maleantes –dijo George.

Fuimos a Oxford Street a entregar los mandos donde nos habían dicho, firmamos unos papeles sin mirarlos y nos despedimos. Ellos cogieron el metro para Tottenham, pero en un momento de lucidez, pillé el andén contrario hacia Brixton. Al bajar del metro la nieve cubría la acera. Compré una pinta de whisky de malta en la tienda y me la dieron envuelta en papel, como en las películas. Llegué a casa y noté que me temblaba un poco la mano. Era el susto todavía del pub.

Dijo Cioran que no debemos dejar a nuestros errores en la estacada, debemos ser perseverantes hasta el final. Cómo me gustaría de verdad creerme que he elegido dar tumbos y no tener planes. Cómo me gustaría por una vez poder ver las cosas de lejos y no estar tan cerca de mi vida.

-Eh, te veo muy penzativo. –Era Alberto, mi compañero de piso cubano, que piensa que los españoles lo hablamos todo con la zeta-. He hecho frijoles negros con arroz para cenar, ¿quieres?

Alberto era una persona de lo más generosa. Una noche con unas copas nos besamos un poco pero no quise ir más allá. Creo que la cosa homosexual no me va. Y es una pena, porque, como dije, era un gran compañero de piso.

-Por supuesto, ¡graziaz! –dije.

Me too, thanks! –Estaba también Clemens, que completaba la terna.

No soy gran cocinero, y Clemens no digamos, alemán e informático. Así que él abrió un vino chileno, mientras yo ponía la mesa. Siempre le hacíamos la misma broma a Alberto, había un tenedor de imitación de plata que le daba escalofríos, decía que era “de muerto” y no quería usarlo. Clem se me acercó con un guiño y cambió el que yo había puesto por el “especial”.

Finalmente llegó la olla, todos nos sentamos, y servimos el vino. Esperábamos con expectación el numerito de Alberto, pero esta vez lo cogió como si nada, se acercó a la ventana y lo arrojó. Pensé que sonaría al rebotar por la calle, pero luego me acordé del espeso manto de nieve que se había formado.

En silencio, fue a la cocina, cogió otro tenedor, y se sentó.

Clem y yo no pudimos contenernos más y estallamos en carcajadas.

-Comiencen ya a comer, cacho cabrones –dijo Alberto, riéndose también al fin- Esa malta que trajo Óscar nos la vamos a beber también.

-Así sea, chicos, como dijo Aristóteles, los amigos no necesitan justicia, pero los justos sí necesitan amistad. Salud. –dije.

Todos brindamos asintiendo, como si entendiésemos. De un modo u otro, los frijoles estaban de muerte.

 

[i] Juego de palabras entre floor, suelo y dance floor, pista de baile. La frase cambiaría de “todo el mundo al suelo” a “todo el mundo a la pista de baile”

Comentarios

  1. Naufragoenlaluna

    4 febrero, 2019

    Hola Cesar, me ha gustado mucho el texto, me trae recuerdos de otros tiempos, y precisamente hoy, me hubiese gustado tener un DeLorean y plantarme en ellos. Gracias por contarnos estas historias. Un saludo

  2. Mabel

    4 febrero, 2019

    Muy buen Cuento. Un abrazo Cesar y mi voto desde Andalucía

  3. The geezer

    4 febrero, 2019

    Muchas gracias por tu comentario y tus ánumos Naúfrago! Ah, y por culturizarme pues no tenía ni idea de lo que era el DeLorean jajaj!! Un abrazo

  4. The geezer

    4 febrero, 2019

    Muchas gracias Mabel, mando para allá un abrazo! César

  5. Luis

    4 febrero, 2019

    Un buen texto lleno de peripecias argumentales, mi saludo y mi voto César!!

  6. The geezer

    4 febrero, 2019

    Muchísimas gracias Luis, espero haberte entretenido un rato, un saludo y hasta la próxima!
    César

  7. Esruza

    5 febrero, 2019

    Buen texto, entretenido, amigo César.

    Mi voto y saludos

    Estela

  8. The geezer

    5 febrero, 2019

    Muchas gracias Estela por tu lectura y comentario, se aprecia viniendo de una sabia poetisa/filósofa! Saludos
    César

  9. David Sánchez-Valverde Montero

    7 febrero, 2019

    Hola César. Diría que me ha gustado pero estaría mintiendo, pues me parece un texto más que bueno. Costumbrismo aderezado de una fina visión descriptiva que a veces resulta poética, un manejo excepcional de los escenarios urbanos, y tu sutil capacidad de desmenuzar la psicología de los personajes con un par de miradas. Además, el trasfondo filosófico, que lo hace si cabe más interesante. Para mí, un relato de mucha calidad. Gracias.

  10. The geezer

    8 febrero, 2019

    Hola David, te diré lo que voy a hacer, voy a imprimir tu comentario en tamaño A3 para ponerlo en mi pared y poder leerlo cuando tenga un día gris!! Muchas gracias! Me alegro mucho de que estos relatos que mandamos como mensaje en botella, llenos de claves personales, a veces lleguen. Un abrazo y nos leemos por aquí!
    César

  11. Mrs Verma

    18 febrero, 2019

    Qué bien ha combinado la filosofía eterna con la sabiduría del disfrute, del ahora….
    though….a Tejero no sabria donde encajarlo…
    Enhorabuena Cesar!

  12. The geezer

    19 febrero, 2019

    Muchas gracias, como siempre, Mrs Verma, por su amabilidad y comentario
    Quizá el mejor destino de gente como Tejero sea estar en un cartel de broma o una tira de «El jueves»
    Un abrazo!!
    César

  13. Klodo

    20 febrero, 2019

    Disfruté mucho tu excelente texto, The Geezer.
    Practicas una prosa muy elegante, fluida y divertida, con excelentes toques
    de filosofía.
    Gracias por acordarte del vino chileno.
    El cuadro sociológico que evocas es muy interesante. Constituye una crí
    tica social muy especial por los elementos que empleas. Tus pinceladas
    costumbristas son muy acertadas.
    Felicitaciones por tan buen trabajo socio-literario.
    Mis saludos y mi voto
    Sergio

  14. The geezer

    21 febrero, 2019

    Hola Sergio, muchas gracias por todos esos comentarios tan positivos, me dejas sin palabras.
    Ah y por cierto, el vino chileno, sensacional, claro que sí, gran compañero de aventuras jaja!!
    César

  15. The geezer

    27 febrero, 2019

    Muchísimas Edilberto por tu lectura, me alegro que te gustase, un saludo y hasta pronto!
    César

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas