Desamor

Escrito por
| 81 | 4 Comentarios

Inauguramos la noche y bajo el crepúsculo

a mi última palabra llegó su primer beso.

 

De su labio, un hilo de saliva

humedecía la agreste porosidad de mi piel,

haciéndome recordar el suicidio inevitable de aquella

pequeña gota que, colgada de un viejo grifo,

pendía sobre el abismo de un destartalado fregadero.

 

Sus ojos captaron la ausencia,

el desinterés de mi labio.

-enrojecido y torpemente mordisqueado-

 

El abrazo fue innecesario

dadas las circunstancias.

 

El tiempo era un quebradizo espejo

donde reflejábamos nuestras tolerancias.

 

Yo, seguía absorto en el color del cielo,

intentando controlar una desbandada

de insidiosas figuras celestes

ateridas, ante la hegemónica ausencia del astro rey.

 

Sus palabras susurraron un crepitar de intenciones

a mi oído, tan absurdas e imperfectas

como inocuas y perecederas,

y a esa hora, en la que la madrugada se muda de sábanas,

tras una borrachera de inmaculadas imágenes

volvimos al coche esquivando la sonora verticalidad de la lluvia.

 

Enmudecida y llena de ira, me mirara

entre abrumada e irascible…

Yo, no le quitaba ojo a la carretera.

Comentarios

  1. Mabel

    18 marzo, 2019

    ¡Qué hermoso! Un abrazo Juanjo y mi voto desde Andalucía

  2. Luis

    19 marzo, 2019

    Muy buen poema, Jon, mi saludo y mi voto amigo!

  3. gonzalez

    24 marzo, 2019

    Hermoso, Jon. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas