Hoy no es mi día

Escrito por
| 230 | 18 Comentarios

Hoy no es mi día… Han anidado en mi cabello restos de estrellas fulgurantes que mueren en las puntas de mi indecisión. Creyendo que con la sonrisa puedo cubrir silencios en la aurora, se ha plantado frente a mí la nube lila de la autoexigencia: «¿A dónde crees que vas?» Y se clavan puñales en mis talones por si se me ocurre correr, huir o cambiar el hecho de que hoy no es mi día. Y me descubro, horrorizada, tapando con arena los huecos de un ayer un tanto mohoso.

Los tambores repiquetean contra mis dientes un adiós a un futuro de escarcha. Y vuelvo, vuelvo a hacer un ovillo con mis extremidades, convirtiéndome en un ser circular, nimio, zafio, caricatura de mis excelsidades, barroquismo de mi idiotez. Tropiezo con piedras que rellenan mi vesícula y me exorcizo mientras leo cuentos no inventados con finales tragicómicos del ser en el no ser, del vacío de las lágrimas resecas, sin un por qué…

Pero hoy no es mi día. Observo el cielo con la luna descarada, riéndose de mi boca enfrentada, lamentando no poder abofetearme con la mano abierta en ausencia de brazos. Y yo lamento no poder contar hasta tres, deshacerme de todo intento de controlar cada pedazo de mis átomos rebeldes, no ser la pefección en el desorde y la desnudez de lo sencillo. Y me machaco, eso sí, con las rodillas remangadas hasta las caderas, por si acaso no hay suficiente sangre en la cuneta.

Cavo surcos de incredulidad en la más fascinante de las sensaciones, en el mismísimo centro del ocaso… y no soy más que eso… una mota suspendida en el vacío esperando tomar tierra en el transcurso del viaje atemporal de la sinrazón…

Sin embargo, hoy no es mi día. Y lo ato a un globo y juego a que cuanto más se alce más pretenderé no reconocerlo, ignorarlo, sofocarlo en la soledad de la incomprensión. Con el ceño fruncido, descartando que ese ser, ése, sea justamente yo.

Pero, hoy no es mi día ni ayer ni mañana… ni cuando respiro y no dejo que el aire se acumule. Definitivamente hoy es el día. En el que los labios se fruncen para decir no…

Comentarios

  1. PhildeOsofo

    15 marzo, 2019

    Bello. Veo que la poesía no te ha abandonado. Una abraçada 🙂

  2. Luis

    15 marzo, 2019

    Pocos días son »nuestro día», querida Nana: pero cultivando la autoexigencia y el placer por lo que realizamos, se puede conquistar el día, la llama que lo mantiene vivo. Gran experiencia nos transmites con tu texto. Un abrazo y mi voto!!

  3. Ignorant.Walking

    15 marzo, 2019

    Precioso texto, lleno de imágenes potentes que, además, se enlazan perfectamente. Un gustazo leerte.

    Saludos

  4. Mabel

    15 marzo, 2019

    ¡Excelente texto! Un abrazo Nana y mi voto desde Andalucía

  5. Gian

    16 marzo, 2019

    Me encanta tu prosa, La forma en que narras es bellísimo. Saludos y mi voto.

  6. dajo

    16 marzo, 2019

    ¡Salvaste mi día! Te leí desde el centro de mi amanecer…¡Soberbio!

  7. jon

    16 marzo, 2019

    …y cómo volver uno a sí mismo con las manos vacías.
    Si al menos hubieras dejado abiertas las arcas donde guardas tus tesoros en esa brillante cabeza que tienes, nos hubieramos asomado, hoy… a pesar de que no es tu día.
    Sabes que de nada te sirve rebelarte, son tus palabras quienes te delatan.
    Ese don tan particular que te hace escribir como lo haces se ha adueñado de la esencia de tu ser y nos lo transmite quieras o no.
    Y podrás decir lo que tod@s nosotros pero… de esa manera.
    Un abrazo.

  8. Nana

    17 marzo, 2019

    Menuda sorpresa, @phildeosofo! Muchas gracias por tu comentario, espero encarecidamente volver a leerte pronto. Se te echa enormemente de menos. Unha aperta moi forte, meu querido poeta 😉

  9. Nana

    17 marzo, 2019

    Toda la razón del mundo, querido @temor. Lo que ocurre, o al menos a mí, es que ese pensamiento se cruza con otros, pura basura mental, ruido que necesito neutralizar… un abrazo 😉

  10. Nana

    17 marzo, 2019

    Vaya! Esto sí que no me le esperaba…salvar un día se siente casi como salvar el mundo!!! Muchísimas gracias, querido @rodolfobigott, un honor leer tu comentario. Un abrazo 😉

  11. Nana

    17 marzo, 2019

    Querido @juanjoka, muchas gracias por tus palabras, siempre contienen algo de aliento cuando me falta. Me temo que seguiré rebelándome contra todo y contra nada, incluso contra mí misma… y, a veces, incluso, entremezclando con un ápice de vergüenza, vuelva a escribir aquí todas esas cosas que me inquietan, todas esas nimiedades que me convierten, en parte, en lo que soy… un fuerte abrazo 😉

  12. Vero

    21 marzo, 2019

    Me he identificado. Es profundo y nostálgico. Gracias.

  13. gonzalez

    24 marzo, 2019

    Hermoso, Nana. Te dejo mi voto y un fuerte y cariñoso abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas