Ravén, Lilián, Hamir (2)

Escrito por
| 95 | 8 Comentarios

Lilián

Cuando Lilián decidió que había llegado la hora de arriesgarlo todo, desafiando al todavía débil equilibrio de sus años escasos, para poner un pie ante el otro y mecer el peso de su cuerpo hasta lograr el anhelado primer paso de su infancia, lo hizo de forma natural, con la sinceridad propia de la niñez. No existía en su conciencia más momento que el presente, ni mayor desafío que el mantenerse vertical y erguida pero, en su caso, aquel gesto se vio acompañado por una trascendencia que ya nunca más abandonaría sus huesos.

A través de los atardeceres solitarios y serenos de aquel rincón del mundo que una vez escuchó sus primeros gemidos y cantos, Lilián despidió a los años cruzando ante sus ojos con fiera velocidad, con descuido, con profunda valentía. Se fueron deshaciendo los meses y los días, destrozados contra el arrojo, sincero y puro, de sus piernas firmes; talladas de una roca inmortal. No quedó ni rastro de la zozobra propia del tiempo mientras camina, ni sobre su piel, ni entre sus cabellos, ya al final espesos e indomables como toda ella. Ni tampoco quedaron hilachas del pasado engarzadas entre la viscosidad de sus recuerdos torpes. Se rindió la primera y la última añoranza que quiso amargar su alma. Cuentan que se miraron a los ojos, la nostalgia y Lilián, y saltaron miles de pedazos de melancólica tristeza esparcidos por el empedrado suelo de la plaza, como pequeños caramelos de color y celofán que se pierden entre los adoquines.

Fue en los atardeceres de los que nacen los vientos enfurecidos donde se gestó la leyenda de Lilián. En aquellas noches en las que, lo que durante el día fue brisa, llega ahora escupida desde el mar con virulencia, plena de ansias y sedienta de tierra firme, fue donde se construyó el relato de que era el nombre de Lilián el que venía buscando la sal suspendida en el aire. Y, hasta dar con él, las tinieblas complacían a las ráfagas de viento y cólera; avivando su ímpetu, sus impulsos vacíos de cordura y control. Sufrían los muros de piedra, estremecidos por el aire serpenteando entre las callejuelas como una manada desbocada. Gritaban las ventanas, golpeadas hasta hacerlas relinchar; y las puertas, sacudidas en sus marcos de madera podrida, haciendo temblar a los que se guarecían tras ellas, expulsando de la oscuridad del fin del día el calmo vuelo de las hadas que siempre han transportado los sueños que arropan; los que enmudecen las lágrimas de aquellos niños que nunca quieren dormir. Fue en aquellas noches, casi todas ellas sin luna y sin más ruido que el que el viento conduce, en las que las ancianas rezaban para que la eterna Lilián saliese de su escondrijo de silencio y calma. Musitaban plegarias que le rogaban acceder a recibir a los vientos, sumidos en plena vorágine, para dejar que estos desbaratasen sus cabellos y formasen nuevos rizos de salitre y caos. Para que permaneciese, una noche más, erguida durante horas bajo el dintel de su hogar, hasta calmar las ansias de un Eolo enamorado de aquella mujer de asfixiante belleza.

Pero un buen día, la leyenda se infectó al saltar de boca en boca, de la ponzoña de los padres a la de los hijos. Alguien hizo acopio de rabias eternas y alguien más sumó el veneno añejo de perennes envidias. Un buen día, bajo las nieblas espesas que anuncian, traicioneras, que el invierno llegó ayer; una voz rompió el silencio y unas cuantas más, cobardes, casi mudas, vociferaron aprovechando el sendero abierto: ¡culpable, Lilián! Culpable de jugar constantemente con la luz del universo. Culpable de que el viento se cuide de silbar mientras sea tu voz la que perturba la tarde y se enfurezca si no es tu rostro el que le espera al final del muelle, cuando la luz ha dejado ya de ser. Culpable de que el frío se vuelva tímido, cuando son tus pasos los que cruzan la plaza. ¡Culpable, Lilián!

Y ese día, la que otrora fue niña inocente y más tarde mujer de indomable vitalidad, se encontró exiliada de la vida de los humanos. Fue expulsada a un lugar entre el bosque espeso, donde las ramas casi no dejan pasar la luz y donde el viento tiene vetada la entrada. Arrojada a ese rincón, apartado y desconocido, en el que las hojas crean sombras sobre el musgo que se ha apoderado de un suelo siempre impregnado de agua, para vivir encerrada entre unos muros de piedra que rezuman humedad y que velan porque el silencio sea completo y el calor muera antes de cruzar el umbral.

Lilián, ahora y desde entonces, recorre el pasillo de su mundo enano, pisando una vetusta alfombra que amortigua su andar. Siente cómo se quiebran las fibras y los hilos con el peso de su cuerpo a cada paso. Percibe los quejidos que nacen del amargo tormento al que les somete, imperceptibles para toda mujer cuerda, pero que se hacen estruendo contra los tímpanos de Lilián. Y, un paso tras otro, recorre su cárcel de olvido. Deja atrás el mullido bajo sus pies y se enfrenta a los siseos serpentinos que provoca el contacto de su piel, contra el frío de la cerámica que cubre el suelo y paredes de una pequeña cocina. Allí, aguardando a Lilián, la violencia de las explosiones de un agua que hierve. Tras ella, un fuego que se yergue desafiante hasta lograr exasperar sus sentidos con carcajadas colmadas de maldad. Las risas de un lunático que gusta de torturar a unas maderas, retorcidas de dolor, que no dejan de quejarse y llorar.

Y, Lilián, allí donde no llega ni viento ni luz, ni sonido alguno, ni calor exiguo, ni un mínimo rastro de bondad; allí donde el bosque genera y almacena todas las sombras que han de atormentar al mundo real, tiembla de profundo miedo. Rodeada de todos aquellos estruendos que nacen del silencio absoluto, anuncia su rendición a intentar mantener una mínima reminiscencia de lo que su vida algún día fue. Ruega al tiempo que, por favor, detenga su juego y abandone su piel. Más los días se empeñan en continuar su camino y, una noche más, ¿qué hay de nuevo, Lilián?, pregunta la soledad.

 

Foto de portada“hymne à la Beauté / inno alla Bellezza”, por Giovanni Giorgini

acervo.es · Ravén, Lilián, Hamir (2)

Comentarios

  1. Mabel

    18 marzo, 2019

    Muy buen Cuento. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  2. gonzalez

    24 marzo, 2019

    Me gustó mucho, Ignorant. Walking. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

  3. Klodo

    25 marzo, 2019

    Me gustó mucho tu narración, Ignorant Walking.
    Tienes una pluma, sabia, experimentada e innovadora.
    Con mucho acierto, buscas nuevos derroteros en la prosa.
    Mis saludos y mi voto
    Sergio

  4. Ignorant.Walking

    26 marzo, 2019

    Bueno, @sergiorodriguez… ¿qué puedo decir? Muchas gracias por el comentario!
    No se merecen esos halagos para nada, por favor. Ni sabia, ni experimentada, ni innovadora (ojalá!).
    Pero bueno, muchísimas gracias por tu opinión. Encantado de que te haya gustado el texto.

    Un saludo

  5. Nana

    23 abril, 2019

    Vaya poder de narración… me ha gustado mucho la fuerza y la manera en que has ido encauzando las descripciones. Me has mantenido en tensión y con interés hasta el final. Un abrazo 😉

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas