El genio

Escrito por
| 215 | 1 Comentario

El Genio

 

Nosotros como seres mágicos y poderoso, tenemos permitido, sólo por diversión, cambiar la historia de un planeta entero, el rumbo de toda una nación, o no; dependiendo de a quién se cumplen los deseos.

Allí estaba él, mi asignación, por fin después de 106 años de mi último trabajo (un pintor fracasado), hice mi presentación ante él:

G: Buen día, te parecerá un tanto extraña mi adherencia hacia ti, pero es mi deber informarte que soy un Jinn, mejor conocido como “Genio”, cada cierto tiempo tengo permitido usar mis aptitudes para cambiar la vida de alguien, usando la ya famosa formalidad de los 3 deseos.

A: Entiendo ¿Por qué yo?, Me preguntó con un tono impasible.

G: ¿Acaso importa?, Ya que estamos de preguntones, me causa un poco de curiosidad que estando cara a cara con un Jinn, no te muestres sorprendido.

A: De alguna manera me he acostumbrado a la magia, pero no me malinterpretes, pues, aunque no lo demuestre de la forma en que quieres; me siento anhelante por mis 3 deseos.

Ya pensando en mis deseos, si tuvieras que describir tus poderes, ¿cómo lo harías?

G: Puedo influir espiritual y mentalmente sobre cualquier ser vivo a mi ventaja, que por ahora será la tuya.

Déjame aconsejarte que, la última vez que estuve por aquí; convertí a un pintor austriaco, uno muy malogrado, en un sanguinario señor de la guerra. Así que, si te pones un poco creativo con tus deseos, podrías conseguir cualquier cosa.

A: Mi primer deseo; definitivamente es verla, una noche más, una última vez, una nueva primera vez, verla…

G: ¿Sabes que puedo hacer más qué eso?, Si tan sólo modificaras un poco tus palabras, puedo influenciar directamente sobre “ella” para que te siga a dónde vayas, para que te idolatre, te procure, que sea ella quién te busque, quién te escriba cuentos, que cuando te tenga cerca, sienta afán por tus labios, que de sólo mirarte tenga un gran apetito por tenerte en su cama, que sienta pasión por tus sueños y que su única aspiración ; será tu felicidad.

A: ¿Podrías cambiar su mente y alma, en verdad podrías cambiar sus sentimientos?

G: Veo que ya nos vamos entendiendo; ahora completa mi frase: “deseo que”

A: ¿Qué edad tienes, querido Jinn?

G: De todos los Jinn, soy el más joven, pues tengo apenas unos 900 años.

A: Entiendo tu postura, ya sea por tus poderes o tal vez por tu gran experiencia, veas el amor de una forma distinta a la mía, pero con mi escaso cuarto de siglo, lo único que he aprendido en esta vida es sobre el amor, en realidad de él, sólo he aprendido una cosa; no se puede forzar, no hay forma humana o no humana de hacerlo.

G: Estoy seguro que usarás mejor los deseos subsecuentes, asó que solo me queda informarte que si llamas ahora y la invitas a salir; ella aceptará.

Así lo hizo, él llamó y ella contestó, y yo sin haber influido en nada más que en hacer posible aquel encuentro, me preguntaba ¿Qué planes tenía este chico para esta noche?

Era temprano, así que muy contento de su cita, se dedico a trabajar en su oficio, salió más tarde para comprar un detalle para su chica, mientras esperaba a que se lo entregarán, me acerqué y pregunté:

G: ¿Por qué simplemente no deseas riquezas?

A: ¿Bromeas? Sólo tengo 2 deseos más, ¿Por qué habría de gastarlos en algo tan fugaz?

G: ¿Sabes qué no es necesario el regalo?

A: Es de muy mal gusto, ir a ver a una princesa, con las manos vacías.

Decidí no interrumpir más con sus actividades y me límite a observar, después de todo, yo estaba seguro que al ver desperdiciado su primer deseo, los demás serían más divertidos.

El día avanzaba, estando en la soledad de su taller, tomo asiento y comenzó a escribir, mientras lo hacía me comentó:

A: ¿No me gustaría que hubiera una última vez con ella?

G: Entiendo a que te refieres, pero siempre hay una última vez para todo, pequeño humano.

A: Me gustaría ser eterno como tú, aunque no sé si soportaría el paso de los años en mis seres queridos.

Esta vez me tomé unos minutos para reflexionar sus palabras, y pensé; tal vez por eso no nos permiten relacionarnos por largos periodos ante los humanos, ¿será posible crear vínculos con ellos?

G: Es algo con lo que aprendes a vivir (contesté)

La noche llegó y aunque todo lucía “perfecto”, aquella chica tenía la mirada y tal vez el alma en otro lado.

Desde mis ojos de Jinn, todo era un fracaso, pero los ojos y la sonrisa de él, al ver a su querida eran los de alguien que poseía 3 deseos, su felicidad se notaba a años luz de distancia. La noche por fin llegó a su fin, cuando ZaYa ya se había marchado, me acerqué:

G: Un poco de ayuda no te vendría mal

A: Estoy un tanto intranquilo, me encanta, la adoro, la deseo, pero con tu ayuda, ¿seguiría siendo ella misma?

G: Siendo honesto…, su alma tendría cierta corrupción por mi influencia, así que contestando de una manera corta; no

A: Quedó un tanto intranquilo con este encuentro, pues me doy cuenta que no se halla aquí conmigo…

La quiero y sé que me quiere, pero existe una abismal diferencia entre nosotros, una que no me deja descansar por las noches; la diferencia es que en el momento que yo dejo de verla, en ese instante empiezo a extrañarla y ella… Bueno, no hace falta mencionarlo.

Los días pasaron y Alej no mencionaba nada sobre sus 2 deseos, se comenzó a obsesionar con mejorar, pues pensaba que, si él era mejor, tal vez podría llamar su atención. Eran noches interminables llenas de reflexión a su lado, me agradaban sus charlas, el solo siempre nos alcanzaba y el se quedaba dormido, mientras yo me preguntaba, cuales serían sus próximos deseos, pues parecía no importarle nada en este mundo.

La situación seguía así hasta que un día me acerqué a él y para intentar darle un poco de paz en su corazón le dije:

G: Querido Alej, debes de dejar de presionarte para ser el mejor en todo, déjame contarte que no siempre gana “el mejor”

A: Es peor que eso querido Genio, pues realmente no siempre se gana, lo sé, es difícil para mí comprender ciertas cosas, pero en esta ocasión no quiero entender nada.

Ya sé cuáles serán mis próximos deseos; deseo regalarle mi último deseo a ZaYa , pues ya que nunca pude hacerla sonreír ni verla feliz, tal vez con tu ayuda, con tu magia, ella pueda encontrarse a si misma y con eso su tranquilidad.

G: Estas desperdiciando tus deseos, de verdad que no entiendo a los humanos, me habían pedido ya riquezas, poder, habilidades, pero gastar 3 deseos por una sonrisa …

Me queda claro que no estas jugando, pues en este tiempo estando cerca de ti, sé que has meditado sobre este obsequio, sólo espero no te arrepientas de esto.

A: No lo haré, me diste algo más que 3 deseos, todas esas noches de compañía, todas esas noches en las cuáles reflexionábamos, haz hecho mis noches eternas un poco más cortas, estoy agradecido con ello.

Reglas son reglas, aquel chico había dicho las palabras mágicas, así que fui a dónde ZaYa, me presenté y ella muy desesperada, con lagrimas en los ojos me dijo:

Z: ¡Oh Genio, si es verdad lo que dices, déjame decirte que estoy harta de este lugar, de su gente de él, estoy aburrida de lo mismo de siempre! Si eres quien dices ser, lo único que deseo es irme muy lejos, comenzar de nuevo, dónde nadie me encuentre, dónde alguien me ame de verdad

¿Pero que está diciendo, que la amen de verdad?, Fue así como sin que yo pudiera decir alguna otra palabra, ella ya había dicho las palabras mágicas y sólo pude decir: “Tus deseos, que también son los de él, son tus órdenes”. Fue así como se gastaron los 3 deseos: 1. Verla una vez más, 2. Deseo regalarme mi último deseo 3. Deseo irme muy lejos.

Yo como un ser superior a los humanos, sentí algo que jamás había sentido, un enorme compromiso por ir a ver a mi asignación y darle alguna explicación, fui hasta dónde él y lo miré fijamente, él vio mi cara y una vez más, sin que yo pudiera decir algo, me dijo:

A: ¿Sabes Genio? A veces cuando no sabes que decir, lo mejor es decir nada…, No te aflijas con mi situación, la lección ha sido para mí, esta vez aprendí que sencillamente; ella no me ama.

G: Ahora debo marchar, pues así es la costumbre de los Jinns, te deseo buen viaje en este mundo mi querido Alej

Mientras regresaba a mi tierra, pensaba en sus palabras y gotas de fuego comenzaron a brotar desde mis ojos por sobre mis mejillas, así que los Genios lloramos fuego; después de todo la lección fue para mí, pues aprendí que los Jinns podíamos llorar.

Datos de contacto:

alex.gava93@gmail.com

FB: https://www.facebook.com/Agaliciav

IG:https://www.instagram.com/aiejs/?hl=es-la

Comentarios

  1. Mabel

    2 abril, 2019

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas