La celulitis

Escrito por
| 28 | 2 Comentarios

La celulitis. llamada también adiposis, es una alteración muy frecuente tanto en personas con sobrepeso como en otras que no sufren de esa sobrecarga grasa. Existen vanas teorías acerca de su origen, pero la mayoría señala hacia la persistencia de una inadecuada nutrición y a la falta de ejercitación física, derivadas de la ausencia de hábitos saludables que ayuden a formar, desde la infancia, una verdadera cultura del deporte.

 

También incluye una “afición” exagerada y comodina en el abuso de los cosméticos y artificios (tacones) que impiden, ya desde la adolescencia, que las jóvenes cultiven el valor de lo natural en la apariencia y fortaleza del cuerpo femenino. Con el tiempo y la persistencia de tales costumbres el cuerpo femenino pierde su vigor, su lozanía y se marchita prematuramente.

 

La celulitis o gibas se producen por una acumulación de liquido y material orgánico inservible. Este liquido en exceso es “atrapado” por el tejido adiposo que lo “secuestra” junto con la grasa y lo concentra principalmente en la región glútea, las caderas, los muslos y a veces alrededor de las rodillas, dando lugar a las famosas “chaparreras” de tejido “fofo” sin firmeza y facilmente distendible.

 

El factor desencadenante es, casi siempre, la falta de ejercicio, la comodidad de permanecer sentada en todas partes que reduce la actividad muscular y con ello la circulación sanguínea venosa de piernas y pelvis, agravada por el consumo exagerado de sal, frituras y toxinas alimenticias.

 

No existen “curas” eficaces para esta alteración, ni menos se encuentran en los productos cosméticos o alimenticios que pululan en el mercado, pero su aparición temprana si puede prevenirse (educación, ejercicios, nutrición) y puede impedirse también su agravamiento hasta favorecer su involución.

 

He aquí algunas medidas higiénicas y precauciones sencillas.

 

En primer lugar se debe comenzar a hacer ejercicio: calistenia y tensión muscular graduales, caminata al aire libre, natación, concentrándose en aquellas rutinas que aumenten la firmeza del cuerpo en las zonas afectadas y que mejoren la circulación venosa de retorno al corazón.

 

Mejorar la alimentación (aminoácidos, frutas y proteínas), beber agua y bajar de peso, si es el caso.

 

El último paso es un masaje o fricción cutánea que pueda mejorar la irrigación local de los tejidos afectados.

 

No usar fajas térmicas con menjurjes que reducen momentáneamente –por calor-deshidratación– pero que aflojan más los tejidos que se vuelven a “hinchar” con la licuefacción grasa como una esponja despues de la “friega” cosmiátrica.

 

El problema es que las salas de masajes se hacen pagar a precios de oro y los aparatos “ad hoc” de ultima generación solo favorecen la apariencia del beauty marketing.

 

Pero hay en el mercado algunos “masajeadores” que sacuden suavemente los tejidos y que favorecen, con el uso de fricciones de yerbas o geles , la resolución parcial cosmética del problema.

 

Sin embargo, hay que ser cuidadosos en no darles demasiado crédito, pues estos productos se prestan a engañosas exageraciones y sus precios son en general abusivos.

 

Lo mejor seria una fórmula casera y sencilla elaborada con:

 

– 100 gramos de tallos y hojas de hiedra común (enrredadera)

 

–100 mi. de alcohol alcanforado (4 grs alcanfor).

 

–100 mi. de agua destilada.

 

Se maceran las hojas y tallos (molidas en molcajete) de la hiedra en el alcohol y el agua por 24 hrs.

 

Se aplica sobre las zonas afectadas en forma de fricción por 5 minutos preferentemente por la noche y por 20 días.

 

Para lubricar la piel, se recomienda una capa de vaselina o aceite mineral despues de la fricción.

 

Se deja “la cura” durante la noche y se lava por la mañana en la ducha.

 

Si hay duda, lo mas acertado es consultar a su dermat o bariatra.

 

 

CORTEX

Comentarios

  1. Cortex

    26 abril, 2019

    Gracias, don Viajero.

    Vientos alisios para esta sofocante Pascua.

    CORTEX

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas