Gula, obesidad, cinismo letal

Escrito por
| 38 | 3 Comentarios

«Gula, pecado capital. Obesidad, doble pecado de caridad contra si mismo y contra el prójimo».

 

Hace 36 años entré por primera vez ai mundo de los gordos. Para su atención la CMI-Polanco tenía una organización precisa y dinámica; todo estaba previsto en manuales y procedimientos. Atendíamos a cerca de 200 prospectos al día: unos, que pretendían ingresar; otros, que acudían a su visita de control dé peso y otros, los remisos, a recibir las sicodinámicas para corregir su conducta alimenticia.

Yo me preguntaba por aquél entonces, ¿como puede haber tantas personas con sobrepeso? y tantas otras que, a simple vista, no requerían corrección a su estructura corporal. Pero estábamos en Polanco, la zona plutocrática de las embajadas y los comercios fifís de la CDMX.  Y el éxito consumista –como paradoja del Instagram de hoy– en que se ha duplicado la incidencia del nutramal hasta ser la epidemia del siglo, 4ta causa letal, era producido por la gran motivación publicitaria –el marketing made in USA– que la Clínica difundía y acréditaba con sus magníficas instalaciones y su personal AAA, que inducía a la reflexión y provocaba la necesidad de corregir esa tendencia insana y adefésica de los kilos de mas: kilos excesivos y deformaciones corporales y sicológicas, producidas por el abuso en el comer y el consumo de antojitos y comida chatarra.

Pero lo sorprendente radicaba en la toma de conciencia que la gente obtenía acerca de la armonía corporal, una expresión mas acabada de salud física y per­sonal: un valor que valía la pena conservar o recuperar. Y la gente estaba dis­puesta a cultivar ese valor, a someterse a un esquema integral de modificación de hábitos, que le permitiera retomar el sentido correcto -el equilibrio- de su ali­mentación.

Allí aprendí que la salud no es únicamente la ausencia de enfermedad sino equilibrio. Aprendí que el ser humano encuentra sentido en ese equilibrio de su cuerpo: imagen positiva que le facilita la vida de relación y le transmite autoesti­ma, placer, seguridad y productividad. Que el cuerpo es también fuente de emoción estética, de sensualidad, de contentamiento y de buenos hábitos.

Y qué hay de la gula, la tortataquiza pasada con pexi y chuchulucos en las «tiendas de conveniencia» que pululan por doquier.

¿Qué provoca ese exceso de peso?

¡El comer de más, naturalmente!

Mucha gente quiere pensar que la responsable de su gordu­ra es una glándula o función orgánica alterada. Esto es cierto en un pequeño porcentaje (8%), pero la simple realidad es que la gente que padece exceso de peso come demasiado, consciente o inconscientemente. Y le vale…

Para eso estan los gyms, las nutras, las sicos, los Tv-chamanes y merolicos, para depurar nuestras gulas y ¡¡tragarse, ellos, las culpas por nosotros!!

La solución es en verdad sencilla y obvia: no hay curas ni dietas mágicas. La respuesta se puede resumir en dos palabras: comer menos.

¡Qué fácil… y qué difícil también!.

La cuestión es que se requieren menos alimentos de lo que generalmente se piensa. El ejemplo de la cuerda de un reloj nos permite aclarar las cosas. Si le damos demadiada cuerda, lo trabamos. En cambio, si graduamos y espaciamos esa cuerda durante el día (pila), podemos mantener en actividad la maquinaria y utili­zar óptimamente la fuerza contenida en esa cuerda.

Lo mismo sucede con nuestro cuerpo y la energía contenida en los alimentos en forma de calorías: alimentos que devoramos procesados y empacados (cadaveres alimenticios), luego convertidos en energía para el ejercicio muscular, la actividad cerebral y para las funciones básicas del metabolismo. Ese gasto de calorías debe equilibrarse con la ingestión de alimentos ricos en nutrimentos frescos y bajos en aporte calórico para cumplir con las funciones de la alimentación, la di­gestión y la nutrición.

La Dieta del Agua. Coma un mayor número de veces, alimentos ricos en agua, y no deje de tomar sus refrigerios (frutas, verduras y poteina fresca) cuatro veces al día, cada cuatro horas. No coma toda la ración del día en una sola sentada. La cuerda biológica de su reloj, se trabará.

Ahora bien, ese famoso metabolismo no es sino el recambio que sufren los alimentos desde que los ingerimos hasta que son incorporados por las células para su restauración y energía, y ser eliminados como residuos gracias a un vehículo formidable de ese recambio, el agua. De allí el refrán de que «en el ma­nejo correcto de la obesidad, la medicina es la comida» y agua que corre, no se estanca.

SOMOS LO QUE COMEMOS. Si partimos del punto de vista socio-antropológico, que dice «el ser humano es un animal de costumbres» podemos inferir que, sólo cultivando buenos hábitos o modificando aquellos inadecuados para nuestra salud y nutrición, estaremos en capacidad de recuperar el equilibrio: que es bienestar, armonía y productividad.

¿Y que hay de la cirugía de la obesidad? Hay una respuesta comoda, de alta presunción Instagram, que anula el sentido personal de los buenos hábitos: «hacer lo que la persona es incapaz de hacer por si misma».  Es también un procedimiento selectivo y costoso, de riesgo considerable y resultados definitivos (buenos o malos), que debe ser aplicado por expertos como una indicación médica precisa y con una valoración minuciosa de sus beneficios y  complicaciones.

En todo caso, hay que aplicar la siguiente premisa: antes de una lipo-cirugía, consulte tres veces: a su corazón, a su consejero y a un médico internista o nutricionista.

Y no se olvide del fenómeno de los Lemmings: los roedores escandinavos que se reproducen exponencialmente, se comen las cosechas… y se suicidan colectivamente en el mar. Cualquier semejanza fenomenológica es pura coincidencia.

 

CORTEX

Comentarios

  1. Sosias

    10 mayo, 2019

    Estimado Cortex:
    Estoy realmente impresionada con los datos que usted nos proporciona, sobre lo mas importante para el ser humano. La salud.
    Todo lo que usted informa sobre la obesidad es fácilmente reconocible por nosotro@s l@s gord@s
    aunque no lo queramos aceptar.
    Puedo añadir de mi cosecha que por cada kilo que se adelgaza,se multiplica por mil de autoestima,
    respeto y admiración,por uno mismo.
    Realmente es difícil encontrar la autoestima, es como una luz en el universo y existe. Solo tenemos que encontrarla.
    Es usted un coach de lujo. Su ayuda nos permitirá encontrar el hilo conductor. Gracias.

    Felicidades y mi voto💞

  2. Cortex

    10 mayo, 2019

    Mil gracias por su comento y su voto, señora Sosias.

    Es grato y estimulante.

    Arriba la autoestima.

    Cortex

  3. Esruza

    11 mayo, 2019

    CMI, excelentes bases bien aprovechadas para el futuro que se avecinaba.
    por una persona con la preparación y habilidades profesionales para ayudar
    a las personas con sobrepeso. Etica y profesionalismo, es la clave.

    ¡Felicidades! y mi voto.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas