La encrucijada

Escrito por
| 25 | 3 Comentarios

Aquel hombre despertó sobresaltado, después de pasar un noche de perros a causa de las vueltas y vueltas que dio en la cama por culpa de insomnio que le producía saber que de nuevo no ganó nada en la lotería.

Esa misma que sorteaban después de las ocho pm y en un viejo radio transistor marca “National” el hombre escuchaba atentamente al locutor de la emisora que una con voz de sacerdote daba los últimos detalles del sorteo y con gran emoción decía;

¡Arrancan las ruedas fichét!

Ese sonido de las ruedas dando vueltas para anunciar el número ganador le paralizaba todos los sentidos y entrelazaba sus emociones porque supuestamente  ese día sí  tendría suerte.  Pero de nuevo la fatalidad recaía sobre sus hombros y empezaba a maldecir a todo el mundo desde el papa de roma para abajo.

La frustración de saberse perdedor la pagó con el viejo radio que se llevó un estrellón contra la pared, afortunadamente este tenía un recubrimiento de cuero que lo libró de una avería futura que lamentar.

La mañana empezó con unos murmullos en la calle, y se veían pasar muchas personas raras que no vivían en el barrio las cuales se apostaban a la orilla de la carretera en actitud sospechosa.

A pesar de intuir que algo andaba mal el hombre prefirió tomar su sagrada taza de café negro mientras encendía la radio para escuchar las últimas noticias.

La radio por supuesto estaba delicada y no salía la emisora  que este buscaba si no que por el contrario sonaban las emisoras de música ranchera y de boleros que entretenían a los habitantes de la noche para que no se durmieran.

Esto hacía perder la paciencia del hombre que lanzaba la expresión;

¡Debe caer una peste que mate los músicos…para que se mueran todos…que no quede ni uno!

De tanto necear el aparato logra ubicar una estación radial donde está sonando una sirena policial, era un efecto de sonido para anunciar  una noticia extra o de última hora, el periodista anunciaba;

¡Se le acabó el tiempo al gobierno de “Lopez Michelsen” las centrales obreras dan inicio al paro programado para hoy 14 de septiembre de 1977!

Ese movimiento estaba tomado fuerza en las ciudades pero el gobierno central no pensó que se llevaría a cabo. Cuando aquel hombre escucha esto sale apresurado a tomar su transporte para ir a cumplir su sagrada labor de ganar el pan de cada día. Pero con lo que no contaba es que ya en las calles se hallaban los manifestantes bloqueando todo, quemando llantas y arrojando tachuelas a la carretera para que la parálisis fuera total y caótica.

No le queda otro remedio que devolverse a su casa en medio de un malestar que le recorría todo el cuerpo y lanzaba estas expresiones;

¡Malditos comunistas…quieren tomarse el país por la fuerza!

¡Deben lanzarse…. a ver ¿quién? con cuatro dedos de frente  vota por ellos!

¡Por eso añoro lo sabroso que se vivía en el gobierno de mi General “Rojas Pinilla”!

¡No! como este pelele “refiriendo al presidente de turno”, ¡mano fuerte es que se necesita, para acabar con esos revoltosos que infringen la ley!

¡Todo ciudadano debe estar apegado a la constitución!

Entra nuevamente a su casa y se sienta en un mecedor alzando lo pies en un banquito de madera buscando comodidad para seguir escuchando la radio. Sin sospechar que uno de sus hijos hace  parte de los manifestantes,  con la cara tapada cargaba un megáfono alentando al pueblo y diciendo;

¡Llegó la hora de levantarse contra este gobierno corrupto….y contra todos aquellos retrógrados que piensan que la dictadura es el remedio que necesita este país…!

Comentarios

  1. Mabel

    30 mayo, 2019

    Muy buen relato. Un abrazo Luis Alfredo y mi voto desde Andalucía

  2. Esruza

    31 mayo, 2019

    Siempre he pensao que quien se tapa la cara, es un cobarde, o… un maleante.

    Me gustó.

    Mi voto

  3. Belerofonte

    31 mayo, 2019

    Gracias a Mabel y a Esruza por su apoyo. un fuerte abrazo desde Colombia.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas