Lo que ocurre a ambos lados del ventanuco.

Escrito por
| 76 | 4 Comentarios

Por algunos motivos por mi bien conocidos, reconozco que amo profundamente los viejos ventanucos, si si, esas pequeñas ventanas de madera que algún carpintero de hace tres o cuatro siglos ensambló con cariño y maestría, supongo que para guardar los secretos del hogar y en algunas mañanas, invitar a las brisas pasajeras a pasar y cruzar la casa de lado a lado…, pues esos mismos. Como decía soy incapaz de resistirme a comprar esas viejas ventanas, en más de una ocasión he ofrecido dinero por quitarlas de un viejo palomar o cámara de alguna casa semiruinosa, la gente me mira extrañada al ver que no hago ningún caso a otras cosas muy antiguas que se me ofrecen para comprar y solo me intereso por una vieja ventana, en parte, entiendo su gesto, con razón, pero es que ellos no entienden lo que yo siento ni jamás lo entenderán, siempre he pensado que por esos ventanucos se asomaron en algún momento, tambores lejanos de batallas, amores a media noche, aquel ladrón que se colaba en busca de un mendrugo de pan, el intrépido y ágil amante, la luz de la luna antigua, el humo de un gran fuego en el bosque, el saludo alegre y efusivo del que llega y la amarga despedida del que se va y casi seguro no volverá. Los ventanucos son muy especiales simplemente porque era por donde se asomaban los niños, todos los niños que habitaron esa casa en los últimos cuatrocientos o quinientos años, asomaron sus ganas de descubrir el mundo por ese bello y sencillo marco de madera vieja.

Por ello si vas a alguno de esos pueblos viejos y olvidados, saca una bonita foto a algún ventanuco y recuerda todo lo que ha cruzado por él a lo largo del tiempo, que no es poco.

 

Comentarios

  1. Mabel

    9 mayo, 2019

    Muy buen relato. Un abrazo Labrida y mi voto desde Andalucía

  2. Luis

    10 mayo, 2019

    Muy buen relato. Un saludo y mi voto.

  3. El-filósofo

    18 mayo, 2019

    Nostalgia, recuerdos, una belleza diferente que es apreciado por pocos. Un relato que debe ser leído con una buena música y un chocolate. Gracias.

  4. gonzalez

    18 mayo, 2019

    Me gustó mucho, Labrida. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas