¿Democracia eficaz?

Escrito por
| 35 | Dejar un comentario

«El Suicidio es menos doloroso»

Con un proemio cursi y un rostro radiante nuestro representante popular en San Lázaro nos muestra, en su artículo del 03/03/19, la otra cara de la realidad. Nos dice, en tono optimista: es urgente que todos los ciudadanos trabajen para que esta democracia naciente de resultados; «que sea la herramienta para la mejoría de la población subvirtiendo, poniendo de cabeza, el status quo».

Y el de la voz, le dice: la democ­racia es un sistema de vida –así lo señala la Constitución—una forma de organizar y conducir hacia la prosperidad a un pueblo, a través del poder que éste (el soberano) le otorga a sus representantes con su voto. No es, tecnocráticamente, un nivel de vida medido en cifras, sino una calidad de vida determinada por el bienestar productivo y saludable de toda su población.

El neófito legislador popular por el distrito urbano Sur de Aguascaldas –quien vive en una envidiable casa en el Condado del Niágara, nos recetó una catilinaria digna de un preceptor retórico a la Cicerón. Se entiende que él es un hombre de empresa, un financista de refinadas maneras, un publirrelacionista concertador de inversiones, que está en San Lázaro para cabildear los intereses de la familia empresarial plutocrática local, en particular los de GUTSA y los del WORLDTRADECENTER MX.

Pero el diputado nos da atole con el dedo y, nos dice: «es una prioridad que todas las fuerzas políticas del país, morenizadas o no, orientemos nues­tros esfuerzos por una de­mocracia eficaz: (eficaz es lo que surte efecto, quita el dolor, el ham­bre; cura la enfermedad, elimina la pobreza, crea empleos y hace de la ley un instrumento de orden y justicia); por una organización nacional de liber­tades con base en la ley, a una distribución equitativa del saber (sic Cente), el tener y del poder con la institucionalización del diálogo (el IMSS habla con el ISSSTE y éste con el SEGURO POPULAR de cifras negras); por la confianza en la palabra razonable, así como por la voluntad de conviven­cia incluyente con quienes piensan de manera diversa».

Y continúa Del Conde:» de alguna manera (cuál), en nuestro Continente, el interés por alcanzar esa democracia eficaz (y dale) se ha visto reflejado por los gobiernos con un tema paradigmático: «Resultados de la XXI Cumbre de las Américas», realizada en Québec, en abril de 2018, donde, en el Plan de Acción, el primer capítu­lo lo dedicaron a la realización de acciones «hacia una democracia eficaz» que señala, a su vez, será para fortalecer la democracia, crear la prosperidad y desarrollar el po­tencial humano». ¡Saz!

¡Qué profundidad, qué sublimes y qué actualizados los sesudos con­ceptos del insigne legislador! Esta­ba luciéndose con la visita del Em­bajador de Canadá a su feudo-ran­cho.

EL SESGO. Dice del Conde: «coincido con Santiago Creel -am­bos abogados de empresa— quien manifestó (¿¡) durante su ponencia «Reformas para lograr una demo­cracia socialmente eficaz» que de­bemos enfilar nuestros esfuerzos para hacer más eficaz nuestra de­mocracia; es decir, hacerla social­mente eficaz (nadie sabe cómo ali­via… pero todos la sufren)».

¡Vaya redundancia, vaya tarabilla la que nos recetó el diputado del Conde para congraciarse con su prestidi­gitador electoral y glosador epónimo! Al cabo que el erario público alcanza hasta el 2024 para pagar sus jugosas dietas y bonos de des­empeño anual.

Pero no, señor diputado, aquí está la realidad lacerante:

  1. Inmolación de toda una fami­lia agobiada por la postración que muestra la monstruosa fatalidad a la que se ven obligados los ciudadanos – sus mandantes— ante la adversi­dad y el agotamiento de las expecta­tivas de vida para su familia.
  2. El «entierro virtual» del cacicazgo familiar de los Ortega, mientras el Tlatoani del clan se da baños de frescura democrática con la tribu-durocracia del PRD empanizado.
  3. La perra brava del TUCOM, que se desinfló ante la contunden­cia de los madrazos; la apertura de los candados a PEMEX y la CFE, que darán nuevos bríos a esa incestuosa alianza del PRIVERDE para morenizar la miseria en el País, concentrar el poder público y for­talecer el proyecto de la 4T.
  4. La quiebra técnica y vergonzosa del IMSS, la catástrofe de las pensiones del ISSSTE, la gestión virtual del INFONAVIT con sus «acciones de vi­vienda» que es atole con el dedo y, a lo más, conejeras asfixiantes para los trabajadores y sus-familias.
  5. El riesgo de que las AFORES, ante la especulación fi­nanciera en inversiones cada día más riesgosas, conviertan los 70 mi millones de dólares de reservas, en otro hoyo sin fondo tipo FOBAPROA, el de los fondos per­didos, para enterrar el despojo sis­temático a los trabajadores por par­te de la duracracia del PRIALO.

Se dice que los índices de pobreza disminuyeron en 4 años 31% con el programa Oportunida­des de Fox (se parece a la Cenicienta que llegó a princesa consorte con el trunco eclesial del sacro lazo con­yugal de multípara), pero la realidad muestra otra cara: La anemia de los lactantes no ha disminuido con la fórmula nutricional con hierro, zinc, acifólic que aumentó un 11%. La escolari­dad se elevó en un año entre chavos de 15 a 19 años, los embarazos de menores también, pero el rendimiento sigue bajo en matemá­ticas, comprensión  y escritura. La atención de la salud y el recaudatorio Seguro Po­pular sólo recoge cifras que no se reflejan en la cobertura ni en la efi­cacia ni en la calidez de la medici­na institucional. Y de los Ninis, ni hablar, siguen rascándose las berijas, ahora becados.

Finalmente, sabemos que so­mos pobres, que somos ignorantes y que estamos obesos, pero somos dolientes del desprecio, el abandono, y ahora de los invasores sudacas por acuerdo migratorio en la Cima Naranja para estrenar la GN. Por eso estamos encabri­tados por los «logros macroeconómicos de la democracia eficaz y la transparencia»; acomplejados por la postergación y el retroceso del ré­gimen de la transición a puños votos; cuando vemos que el Presidente escapa a sus deberes dejando al Canciller Causabon la atención de la Cumbre G 20 en Osaka.

No seremos demócratas, señores curuleros, porque seamos transpa­rentes ni porque envolvamos nues­tro discurso en terciopelo guinda. Lo seremos cuando todos los ciudada­nos gocemos de seguridad y de los satisfactores mínimos que a ustedes les sobran. Cuando el bienestar y la certeza de una democracia eficaz —nos impi­da quitarnos la vida.

 

CORTEX

 

 

 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas