Los ochenta (Humor)

Escrito por
| 52 | 10 Comentarios

Los 80 están de moda, ya hace tiempo de esto, no es nada nuevo, pero estamos llegando a unos niveles preocupantes. Primero vinieron los de los vinilos, y ese: “es que el sonido del vinilo es mejor que ningún otro”, vale, lo que queráis, yo soy más de mp3, pero cada uno con lo suyo, pero es que el otro día inauguraron un salón recreativo arcade al lado de mi casa, esto ya es una ida de olla total, tantos años de “avances” y gastando dinero para crear el famoso Fortnite, y ahora la peña acaba haciendo cola para jugar al Tetris en el recreativo del barrio, eso sí, pagando un euro la partida, hay que ser muy hijo de puta para ponerle ese precio, pero también hay que ser muy gilipollas para pagarlo, y de lo segundo hay más que de lo primero, y lo saben.

Los humanos somos capaces de cosas sorprendentes, y una de ellas es vivir en el tiempo que nos salga de las pelotas, nos da igual que en el calendario ponga 2019, eso nos la sopla, queremos vivir en los 80 y lo vamos a conseguir. Si una noche veis una luz rara en el cielo no os asustéis, es el cometa Halley del 86, decían que solo se podría ver una vez en la vida, pero evidentemente no tenían ni puta idea de lo que hablaban. Si con ver el cometa aun no estamos seguro de que hemos logrado retroceder en el tiempo, un año después le veremos una teta a la cantante Sabrina, ahí ya no nos quedaran dudas de que estamos otra vez ochenteando (esta es otra palabra que me invento porque me da la gana).

Si Marty Mcfly (El de la peli de Regreso al futuro) viajará desde 1985 a 2019 y aparcase el coche en mi barrio entre el salón recreativo y la tienda de vinilos, creería que el DeLorean no funciona y lo vendería como chatarra, eso sería una putada nivel dios, porque si no sabe que está en el futuro puede acabar metiéndole cuello a su nieta y liándola parda en su familia, su hijo podría llegar a ser su suegro, y sus hijos sus tataranietos, vamos, un marrón en toda regla.

Ahora hay peña con la edad de mi padre que va por ahí paseandose sobre motoretas, con bigotillos, nokias 5110 y vestidos con la parte de arriba del chándal, esa con las rayas moradas, esa con las mangas tan anchas que si ponías los brazos en cruz parecías un ala delta, era tan ancho, que creo que solo existía una talla, ahí entraba todo tipo de cuerpos, pero si eras delgado, como era mi caso, parecías un yonki, recuerdo que cuando me tocaba gimnasia en el colegio y tenía que ir vestido con el chándal, evitaba pasar por las zonas chungas del barrio para que no me parase la policía, era vergonzoso que te hicieran desmontar el bocata de Nocilla para demostrarles que no llevabas nada dentro.

–         Señor agente, es que voy vestido así porque hoy a tercera hora me toca gimnasia

–         Cállate, y ábreme esa cosa envuelta en papel de plata.

Si mi madre no hubiese hecho reformas en el piso hace años, ahora mismo estaría otra vez sobre la ola de la moda, pero la cagó, quiso ponerlo “moderno”, y ahora se encuentra anclada en el pasado, las paradojas de los viajes en el tiempo son así.  Lo que no cambió fue la vajilla, aún mantiene esa antigua de vidrio color ambar fabricada de plutonio enriquecido, algo irrompible y que vuelve a estar de moda, me alegro, porque ahora todos tenemos los mismos putos platos y vasos de Ikea, tanto es así, que cuando alguien me ofrece algo de beber en un vaso que no es de Ikea tengo que cogerlo con las dos manos por no estar acostumbrado a sus medidas y tacto. Dentro de poco todos tendremos las manos como los Clic de playmobil y solo podremos coger cosas con medidas “estándar”.

Hablando de chándal me he acordado de Luis Aragonés, a mí no me gusta el futbol, pero recuerdo que cuando lo veía en la televisión siempre iba vestido con su chándal, y uno no tenía dudas de que estaba ante un entrenador de futbol (o de cualquier otro deporte), pero ahora que todos van de traje, uno no sabe si están entrevistando a un político, a un banquero, un entrenador de futbol o a uno de Tecnocasa. Desde aquí rompo una lanza a favor de los chándal del mundo, a mí personalmente me jodieron la infancia, pero ahora los hay con las mangas pegadas a los brazos, no hay que tenerles miedo, señores que se dedican al deporte, usen chándal, si ustedes no los usan, ¿quién lo hará? Seguramente lo seguirán usando los rusos, estos sí son muchos de esta prenda tan versátil, de hecho, creo que algunos hasta se casan con ellos. Me acabo de acordar del grupo musical Parchís, ¿os los imagináis vestidos de trajes cantando el cumple años feliz? Está claro que el traje no es para todo el mundo, ya lo dijo José Mújica.

Comentarios

  1. Mabel

    11 junio, 2019

    Muy bueno. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

  2. Esruza

    12 junio, 2019

    ¡Ay!, Náufrago, ya te extrañaba con tus palabrotas y haciéndome reír y recordar los 80¨s ¡Já!

    Un saludo y mi voto.

    Estela

  3. Capitán Carallo

    12 junio, 2019

    Ya echaba de menos un relato tuyo, Náufrago 😂😂
    Muy bueno! Lo de McFly creyendo que el Delorean no funciona es muy grande. Y de los chándals, qué te voy a decir. Ya conoces a Bonifacio Mantecón 😀.
    El entrenador/Tecnocasa es muy grande también 😂😂👏🏻👏🏻
    Un abrazo!

  4. Naufragoenlaluna

    12 junio, 2019

    Muchas gracis por tus palabras @estelarz39hotmail-com , no te puedo quitar razón, digo demasiadas palabrotas, no puedo evitarlo, si mi madre leyera algo de lo que escribo me daría lo que aquí se llama un «tapaboca», que no es otra cosa que un guantazo en los morros que me pondría las paletas detrás de las muelas del juicio, pero de momento, viendo que no sabe ni que sé escribir, seguiré diciendo palabras mal sonantes jijiji
    Un abrazo

  5. Naufragoenlaluna

    12 junio, 2019

    Muchas gracias @justino , me alegro de que te haya gustado, ahora que ya hemos dejado clara nuestra postura sobre los chándal, deberíamos hablar de otras prendas para «caballeros», como los chalecos de pico o las rebequitas de tres botones, ahí hay un filón sin explorar.
    Un abrazo

  6. Capitán Carallo

    12 junio, 2019

    Lo que me quita el sueño es quién sería el primero que se subió el cuello de un polo y dijo «uy, esto queda de lujo»…
    Y sí, las rebequitas de Tres botones tienen miga… 😂

  7. The geezer

    15 junio, 2019

    Jajaja qué gran debate. A mí me ha encantado lo de la reforma y las vajillas antiguas, me recuerda que mi madre no ha hecho reforma (su casa es un almacén/museo) y que la vajilla es de «duralex» -irrompible, aunque se te caiga a la calle-. Ah y por supuesto la referencia al gran Aragonés, que era de la era «pre-modelos» pero eso ya es otro gran tema jeje…

  8. Naufragoenlaluna

    15 junio, 2019

    Hola @cesarholgado, gracias por tu comentario. Duralex, que gran marca, yo no sé si los vasos de mi madre eran de esa marca o fueron forjados en monte de Orodrin días antes de hacer el anillo regente, pero lo que si sé, es que el cambio climatico acabará con todos, y aun seguiran los putos vasos y platos intactos. Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas