Receta para Curul

Escrito por
| 13 | Dejar un comentario

«Los atenienses pensaron que la política era la más noble tarea a la que podía dedicarse el hombre»

 

Pero… primero lo primero.

Asegúrese de tener dinero, mucho dinero. Esto es necesa­rio para los anuncios panorámicos, prensa, radio, televisión, propaganda, compra de voluntades, estudios de opinión, movilizaciones y folklore de tololocheros. En política todo cuesta y cuesta caro. Aunque sea cierto lo que decía el padrino Hank González, «en la política lo que se puede comprar, es barato», acuérdese que todo es relativo; el triunfo no es barato, de serlo cualquiera ganaría. No se deje engañar por aquellos quienes le hablan de austeridad, transparencia y legalidad. Eso está muy bien para sus discursos, pero la realidad es que a mayor gasto mayores son las probabilidades de triunfo. Pero no se angustie, el dinero no tiene por qué ser suyo y las facturas pueden pagarse en el futuro una vez alcanza­do el puesto deseado. Tampoco se preocupe por saber de dónde viene, usted quiere resultados, no necedades técnicas. Un buen ajustador en el INE-TRIFE lo sacará de problemas una vez ganada la boleta de mayoría.

Segundo. Consigase un buen marketing-link tipo Alazraki, y de ser posible un encantador de serpientes como el exlimeño Alan García. La gente está cansada de escuchar promesas de campaña que jamás son cumplidas y esto hace más difícil que le crean a usted las suyas. Pero no se desanime, recuerde que los mexicanos somos un pueblo de fe y para nosotros la esperanza nunca muere. El pueblo es crédulo, pero necesita transmitirle confianza y credibilidad para que le dé boleta de crédito. Recuerde que la gente escucha lo que ve. Luzca bien, refleje seguridad y opulencia. Diga lo que diga, asegúrese de que sus palabras suenen convincentes. Prepárese a tragar sapos, no deje que sus mentiras le provoquen sentimientos de culpa o asco. No se preocupe de cómo cumplirá sus promesas. No se preocupe de que su imagen no tenga nada que ver con su esencia ni de que su esposa e hijas, quienes lo conocen ad hoc, sepan que está mintiendo. La vergüenza será com­pensada con creces. Recuerde, el mundo, o en este caso el puesto, es de los audaces y a las palabras se las lleva el viento, al igual que a los Planes de Desa­rrollo. Lo que importa es el botín contante y sonante en la curul.

Su campaña debe de ser como una buena película de ciencia-ficción-ET en la cual todos saben que es mentira, pero contiene elementos que la hacen creíblemente seductora. Por ejemplo, si usted promete que acabará con la corrupción debe de proponer una serie de acciones concretas que hagan creíble su historia: lucha sin cuartel a las ratas, informes financieros mensuales, rendición de cuentas, mayor fiscalización y endurecimiento en las penas para los servidores públicos a quienes se les pruebe ser corruptos (recuerde siempre dejarse una puerta abierta) y no lo olvide: «la felicidad 4$ al alcance del Plan sexenal».

Tercero. Modernícese. Tenga a su disposición tecnología de punta: computadoras, medios de transporte aéreo, marítimo (en su caso) y terrestres; grabadoras, cámaras fotográficas y de video, impresoras 4D, etcétera. Utilice el Internet y procúrese la mayor difusión de sus videos y propaganda. No olvide las edecanes guapas tipo doctor Simi y la entrada al primer mundo mediante la educación digitalizada a los párvulos a cargo del Scnte.

Recurra a las encuestas y estudios de opinión: Mientras mejor conozca las pre­ferencias del electorado, mejores y más precisas serán sus promesas. Usted no es usted en una campaña política, pero no se preocupe, ya tendrá tiempo de serlo (mínimo tres años, máximo seis, dependiendo del puesto y sus palancas). Tiene que decir lo que la gente quiere escuchar (recuerde, una buen historia de ficción tiene que ser creí­ble). Ofrezca y regale indulgencias.

Cuarto. Utilice a su partido, no deje que su partido lo utilice a usted. Todos, todos los partidos políticos están desprestigiados por curuleros. La gente actualmente vota por las personas, por eso trate de mantenerse lo más alejado posible de colores, si­glas, credos y logotipos. Vístase de ciudadano casual y haga alianzas verdes, rojas y guindas. Asegure el apoyo de las cúpulas políticas, evangélicas y empresariales. Mantenga buenas relaciones con los medios de comunicación. si no sale en las tele-insta-pantallas, está frito.  Es verdad teorica que en la democracia se respeta la voluntad de la mayoría, pero es más cierto que ésta depende de la voluntad de la minoría. Por eso tampoco se preocupe por el alto abstencionismo, la elección se gana con votos, pero el poder se ejerce con la minoría.

Quinto. No pierda nunca de vista que su objetivo es ganar por encima de todo y de todos: valores, principios, familia, vergüenza, pudor, fobias, filias, usos y cos­tumbres. Tenga la seguridad de que si usted no toma esto en consideración, su contrincante lo hará. Y no olvide el cemento imprescindible: la complicidad sexafectiva. Todo es truecable.

Si usted sigue esta modesta receta, que no se deriva de la sabiduría sino de la acuciosa observación del devenir político electoral mexica, tendrá grandes posibilidades de salir victorioso. Si considera que es difícil de aplicar, le sugiero que no le entre al juego comicial y mejor busque asesorar o fondear a algún candidato. Si usted, finalmente, considera la polaka como falta de ética, moral y legalidad, tiene razón. Podría dedicarse a otra cosa, estoy seguro que con sus principios y valores obtendrá éxito en lo que em­prenda.

Hace 2.4 mil años los griegos pensaban que la política era una de las actividades más nobles a la que se podían dedicar… y sigue siendolo; sólo que estos griegos ya descansan en el monte Olimpo cerca de Larisa arruinados. En nuestra época la visión ha cambiado, muchos ven a la política como un pingüe che negocio, como una de los oficios más lucrativos a los que se puede dedicar un ser humano.

 

CORTEX

 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas