Afores, ¿otro FOBAPROA?

Escrito por
| 54 | 2 Comentarios

«¿Con quién estás? ¿Con los polveados o con los asalariados?

 

A las declaraciones de Manuel Medina Mora, hermano de ya saben que ministro, expresidente de los banqueros, hay que otorgarles valor cuando reconocen que el quebranto y la forma en que se finiquitó el FOBAPROA no es un capítulo cerrado, puesto que el pasivo que provocó el rescate de 14 instituciones bancarias privadas por 88 mil millo­nes de dólares y que le fuera cargado al Estado mexicano, equivalen a un cargo por 22mil pesos actuales a cada mexicano. Y agregó: «a raíz de la crisis bancaria del ’96, tuvimos que escoger entre cumplir la ley o reducir el costo fiscal».

Optamos por reducir el costo fiscal… Diferir el pago escalonado del adeudo –por 70 años– sin elevar gravámenes, con cargo a los subsidios sociales.

¡Vaya confesión contra el Estado de derecho de los prestidigitadores de Hacienda y BancoMex!

Veamos.- En diciembre de 1995, la banca del País fue rescatada de la quiebra mediante un «Programa de Capitalización y Compra de Cartera» (PCCC). Apareció así el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), sustituido pos­teriormente por el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB). Desde el principio, dicha operación de rescate fue objeto de severas críticas, por no arrojar cla­ros beneficios para el gobierno federal y porque la cartera adquirida a los bancos incluía muchos créditos y algúnos bancos que no debieron de haber sido incorporados a ella. La primera auditoría del Fobaproa, encomendada al des­pacho contable canadiense de Michael Mackey, descubrió graves irregularidades. A pesar de ello, los poderes Legis­lativo y Ejecutivo decidieron poner ese espinoso asunto bajo un velo encubridor.

Resultado de otras auditorías recientes, denominadas de «Gestión, Identidad de Objeto, Existencia, Legitimidad y Legalidad» (GEL), realizadas por el IPAB, se encontraron irregularidades en la compra de cartera por unos 20mil millo­nes de pesos, lo cual no es nada si se le compara con el monto total del costo del rescate bancario calculado hoy en unos 2billónes 320 mil millones de pesos. Mario di Costanzo, analista financiero familiarizado con el Fobaproa, afirmó lo siguiente respecto de los GEL: los fun­cionarios del IPAB «…pretenden darle la vuelta a la ley, porque no valoraron ninguna decisión del comité técnico del FOBAPROA… [y] pretenden no cumplir con el verda­dero mandato del Congreso, utilizando las observaciones señaladas por la Suprema Corte de Justicia para justificar el fraude y la ilegalidad en favor del rescate».

En apariencia, ha existido la decisión del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo de no investigar a fondo los expedientes del Fobaproa/IPAB. A esta política concurrió recientemente el Poder Judicial federal. En una controversia constitucional presentada ante la SCJN por la Presidencia de la República en contra de la orden emitida por la Auditoría Superior de la Federaión (ASF) de ¡a Cámara de Diputados de dejar de pagar unos 120 mil millones de pesos al Fobaproa, la Corte resolvió —en una decisión dividida pronunciada el jueves 23 de junio de 2015— dar la razón al titular del Ejecutivo porque la ASF carece de facultades para revisar los créditos del IPAB y al haberlos revisado invadió la esfera de responsabilidades del Ejecutivo. Este fallo significa la no recuperación de esos miles de millones de pesos y la convalidación tácita de las Irregularidades cometidas en dicho rescate. El fallo de la Corte no significa que esos 120 mil millones no sean Irregulares sino que la Auditoría Superior de la Federación invadió -usurpó—la esfera de competencia del Presidente y, por ello, la Corte invalida la nulidad de los pagos auditados.

LO INAUDITO.  El rescate bancario —dijo el rubicundo Beauregard, secretario ejecutivo del IPAB— es un capítulo cerrado y legal­mente no hay posibilidad de abrirlo en un futuro, porque hay contratos y dictámenes firmados y ni siquiera se tienen las faculta­des para hacerlo. Actuar de otra manera —tratar de revi­sarlo para rescatar de lo perdido lo que aparezca— sería atentar contra la certidumbre jurídica del país. ¡Pácatelas!

En esta historia infausta llama la atención la constante de los tres poderes del gobierno federal de no hurgar en el caso Fobaproa/IPAB. Parece haber la Intención de echar tierra al asunto. Ahora bien, si hubo, como todo permite suponer, irregularidades e ilegalidades en la constitución de ese adeudo, ¿por qué esa resistencia a investigar a fondo? Una deuda enorme que la nación pagaría a lo largo de unos 70 años, ¿no ameritaría una revisión a profundi­dad del expediente?

¿No serán los prolegómenos de una maquinación semejante con los fondos del Ahorro para el Retiro, las AFORES en manos de los banqueros? Porque los funcionarios públicos del ramo, tan preocupados por la seguri­dad jurídica de los ahorradores del SAR-INFONAVIT, no parecen tener esta patriótica preocupación hoy por lo que toca a los trabajadores, es decir, a todos los ahorradores mexicanos a quienes las autoridades hacendarías obliga­ran a asumir una jubilación de fondos perdidos del 5% de su salario final. Despojo gigantesco –abracadabra de cuentas opacas–con el que la 4t apuntalará su magnánimo manto de «primero todos los pobres, hasta que la cobija alcance».

¿Acaso no es esta una coincidencia monstruosa en tiempos de escases de recursos y de incertidumbre del Estado de Derecho?

A ese capitalismo voraz que nos engulle, no podemos oponerle siquiera el poder político de las instituciones en manos del PRIAN desde hace 22 años. La resistencia de las autoridades a dar claridad a esas operaciones non sanctas incluidas en el rescate bancario, atenta contra nuestra seguridad nacional. Nos convierte en una masa menesterosa, dependiente y acéfala sujeta a los vaivenes del mercado global al que le estorba la soberanía y las fronteras culturales de un Estado Nacional de mexicanos.

 

CORTEX

 

 

Comentarios

  1. Estela Rubio

    11 julio, 2019

    Muy interesante y aleccionadora tu exposición, Cortex.

    Mi voto y saludos

    Stella.

  2. Cortex

    11 julio, 2019

    Gracias, querida Stella.

    A veces es bueno echar la vista atrás, para ver las atrocidades que se aproximan.

    Cortex

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas