Que se joda el mundo

Escrito por
| 210 | 15 Comentarios
Nos había tocado vivir tiempos raros. Los que decidieron trabajar no podían y los que decidieron estudiar trabajaban gratis; ya no se hacía músculo para conseguir comida y se hacía la comida para conseguir músculo; los políticos hablaban sobre héroes muertos y guardaban silencio de villanos vivos; el ladrón ya no actuaba en la sombra y era famoso en la televisión; el mejor profesor era Google y el amigo imaginario se cambió por el pixelado; se mataban animales por diversión y árboles por vicio; las mujeres podían ser directivas o lapidadas según donde naciesen; ya no se hablaba de paraísos naturales sino fiscales; en los bares ya no había peleas por política sino por fútbol; el hijo era quien pegaba al padre y el alumno al profesor; se financiaba el terrorismo en nombre de la paz… La desinformación era la protagonista y el mundo seguía yéndose a la mierda pero de forma globalizada.
Y mientras unos mataban para demostrar que su dios es el verdadero, yo pensaba en lo mal que me caía el mío. O en si seguía creyendo en él. O en algo. Y cuando pensaba en por qué el whisky ya no se bebe solo, justo en ese momento, me di cuenta de que me habían vendido la moto. Y me cabreé. Y me tuve que quedar con cara de gilipollas, conformándome con desahogarme con quien me quiere aunque me sienta pobre y sucio. Y bebí. Y seguí pensando. Y sonreí nostálgico por lo que podría llegar a ser. E intenté engañarme a mí mismo diciéndome que tendría ganas de serlo si algún día me dejaban.

Comentarios

  1. Juan Brugal

    10 julio, 2019

    Muchas gracias, Naufragoenlaluna. Es la primera vez que dejo algo aquí y me ha llenado de gozo leer tu comentario. Puedes compartirlo todo lo que quieras.

  2. Mabel

    10 julio, 2019

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

  3. Esruza

    10 julio, 2019

    Muy buen texto; así está este mundo de locos.

    Mi voto y un saludo

    Estela

  4. Jose

    11 julio, 2019

    Que bueno eres escribe mas

  5. Jona

    13 julio, 2019

    «Y sonreí nostálgico por lo que podría llegar a ser. E intenté engañarme a mí mismo diciéndome que tendría ganas de serlo si algún día me dejaban». Genial desenlace, encapsula el sentimiento que tenemos muchos.

  6. Jose

    21 julio, 2019

    Para cuando el siguiente primo?

  7. Saray

    22 julio, 2019

    Muy bueno, muy real. No dejes de escribirnos, nos entretienes y nos abres los ojos.

  8. Andrea_Del_Verroco

    23 julio, 2019

    «..el mundo seguía yéndose a la mierda pero de forma globalizada» jaja, excelente detalle

  9. ginimar de letras

    23 julio, 2019

    No sé si hemos dejado de creer en Dios o si Dios ha dejado de creer en nosotros… Un texto genial. Me encantó. Un abrazo 🙂

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas