Un torrencial matrimonio

Escrito por
| 29 | 2 Comentarios

La finca “Monte Viejo” bañada por un radiante sol, mostraba su verdor recién afeitado por los animales de corral.  Era un día especial. Se casaba la aristócrata señorita María José, hija de Don Fernando, dueño de la finca. El derroche daba sensación de un escenario forjado para filmar una película. Dentro de una hora haría presencia la autoridad civil, para iniciar la celebración del matrimonio civil. Casi todos los invitados estaban presentes. Comenzaba una sesión de fotos.

El novio recibió una llamada urgente del Centro Clínico. Era necesaria su presencia para asistir a un parto de apariencia utópica.
—Sabemos de su matrimonio Doctor, sólo unos minutos

María José hizo un mohín despreciativo y le reseteó el celular.
—Olvida eso, es nuestro día. Que busquen a otro
—María José, sabes que no hay otro

Ante la falta de asistencia, las inminentes parturientas volvieron a lo alto. Buscaban donde desaguar ese embarazo. Desde la altura lo vieron.
—Es él
Se guiñaron el ojo y de repente el cielo ennegreció. Los rayos y centellas celebraban lo inminente del alumbramiento. Las nubes preñadas por los dioses, pujaron y rieron. Con el esfuerzo, irrumpieron en un fuerte chaparrón. Los fuertes vientos serpenteaban el festejo.

Las mesas, bebidas, adornos, todo se destrozaba en cadena. El agua caía torrencialmente como cortina plateada de una represa. La tierra se apelmazó tempranamente formando un lodazal. No hubo tiempo a resguardarse. La gente huía. Con dificultad alzaban una pierna para dar el siguiente paso. El matrimonio se aguó. Don Fernando clamaba, María José rabiosa, gritaba y maldecía. Olvidó al novio, mientras trataba de correr. No tenía tiempo para llorar.

El novio de creencias esotéricas, intuía la venganza por no asistir al llamado  –No fue mi culpa, será para otro día-  se dijo.
Bajo un maltrecho toldo encendió un cigarrillo y lo aspiró

— ¡Que vaina!

Comentarios

  1. Esruza

    10 julio, 2019

    A veces, se olvida lo urgente por lo importante, se lo mereció la novia.
    El novio no debería casarse con ella.

    Mi voto y saludos.

    Estela

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas