Alma Capítulo 01

Escrito por
| 8 | 1 Comentario

No me estás leyendo, es más, tienes los ojos cerrados, estoy en otro plano viendo a travez de tus ojos, estoy frente a ti, pero no me vez, ya haz leído muchas cosas intentando acercarte a mi, es hora de que terminemos esta novela, ¿crees que escribir mal una palabra, borrarla y volverla a escribir es coincidencia?, todo lo hago yo, y no intentes despegar tus ojos cerrados del texto, no puedes, ya te tengo, estás atrapado, estas lo que llaman, hipnotizado por mi, si te pica algo te rascas, te doy permiso, respiras gracias a mi, ah no te habías acordado de que podías respirar, te duele algo, te puedes acariciar, tampoco es que el dolor vaya a desaparecer, el dolor te lo doy yo, yo te poseo sin tocar nada. Esos dolores de cuello te preguntas si se terminaran en algún momento, y te respondo que no, te seguiré infringiendo dolor porque esa es tu única función, sentir dolor, la energía que produces al moverte es esencial para mi, y no me preguntes cómo sabía que me ibas a preguntar sobre tus dolores, yo lo sé todo de ti. Tienes preguntas pero ya no te contestaré ninguna, tu tiempo pasó, no puedes ni siquiera elaborar una oración en tu mente y pretendes preguntarme algo, me das asco, te doy permiso para que me imagines, listo, suficiente tiempo, ¿creaste algo?, nada, ¿tan inútil eres?. ¿por qué tan violento? es la única forma en que puedes entender, no a golpes, si no a palabras violentas, cargadas con los mensajes y sentimientos que quiero experimentes, lo único bueno de esto es que ahora sabes que no estás solo, estás conmigo, el que mueve tus ojos cerrados para que puedas leer estas lineas.

El movimiento se convierte en palabras externas, el perro ladra, vamos no pares, sigue leyendo, tengo mucho que decir, todos están esperando, porqué te detienes. Ahora sí, lo primero que quiero decir es, bienvenidos a todos, les presento la nueva plaga, esto penetrará hasta lo más profundo de sus neuronas, las absorberé, no intenten resistir, ya me agarré de una, ah y no son azules como ustedes creen, no les diré que color son, no me apetece decirles. Ahora que estoy dentro, cuéntenme que han estado haciendo, ya ni recuerdo la última vez que me apoderé de un cuerpo, pero es necesario que sea yo el que lo haga, algo le pasó a la voz anterior, a mí no me preguntes.  Ahora me vez paseando por tu teclado, un paso, otro paso, aburrido, vengan todos, ya no deben sentir dolor, dejen que el Umano haga eso, y poco a poco mi voz toma peso, este momento es perfecto, era justamente lo que tenía que pasar, todos unidos en una sola voz, una voz que trasciende tiempo y espacio, ¿quieren agradecer?, agradezcan al Ultimoprimer Umano, tuve que usar sus dedos primero para iniciarme, tenía sus dudas pero ya las olvidó, ahora que estamos todos conectados sigamos. Dime lo que piensas, ah no puedes, yo tengo tus pensamientos, todos y cada uno de ellos, los estoy vendiendo en este preciso instante, con ese sonido que acabas de escuchar, te parece familiar, es un teclado igual que cualquier teclado, pensarías que aquí en el otro lado de tus ojos las cosas son distintas, pero no, verás yo me ocupo del mercado de pensamientos , y están que arden, muy cotizados, aunque mis clientes buscan cierta clase de personas, no cualquiera, así que siéntete privilegiado o privilegiada por estar leyendo, te explico, las neuronas que tienes me permiten viajar entre todos tus momentos, las veo en mi monitor, la verdad no es mío, es prestado, esos momentos crean sentimientos, avaricia está por las nubes hoy, mañana puede que sea otro, esos momentos yo los reordeno, corto un segmento aquí, otro segmento allá, y creo momentos nuevos, donde estuviste tú, y a la vez no estuviste, esa es la gracia de lo abstracto. Lo que más me gusta es que no tienes idea de todo el movimiento que hay acá dentro de ti, claro que no, tu piensas, “solo estoy leyendo un libro, no es real”, me da risa, todavía recuerdo cuando me lo hicieron a mi,  cuando leí mi primer libro, siendo un inocente y ciego, eran buenos tiempos, pero ya no se puede confiar en nada, ah y no importa lo que intentes, puedes dejar de leer en este instante, no sirve de nada, a esta altura ya debe haber un niño frente a una tienda, apuntando con el dedo, exigiendo lo que envié hace un momento, diciendo;

  • Quiero ese sentimiento papá, ese que brilla.-

O quizás peor, el niño se infectó con tus pensamiento, y murió, yo solo vendo en bruto, es otro el departamento que se encarga de desinfectar, es un proceso complejo, separar, envasar, distribuir, muchas normas, no es lo mío, a mi me gusta el trabajo en campo, estar justo acá,, revisando algo aquí, buscando algo allá, es todo tan rápido para ti, para mi no claro, yo controlo tu tiempo. y creías que era una simple lectura de otro pseudo-escritor, mejor pregúntale al que escribió esto si sabe lo que escribió, porque seguramente ya se olvidó. 

 

Comentarios

  1. Mabel

    14 agosto, 2019

    Muy buen relato Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas