El pueblo, el monte-.

Escrito por
| 5 | Dejar un comentario

Desconocía que la música sollozaba en casa.

Que la maleta abierta implicaba un desorden

de aceras y avenidas desiguales.

Que los ojos protagonizaban el llanto y

que las carreras de coche eran el futuro.

Ignoraba las consecuencias de sus ideas

despreciaba el orden de sus decisiones.

Tenía por bandera una pistola enrollada

en un trapo de iguales dimensiones.

Buscaba entre los cajas apasionadas de los gitanos

la venta ambulante de un reloj de arena.

Vestía azucenas y empapaba el agua

con sus mejunjes.

Reinaba la noche entera, en su casa

mientras el calor aproximaba los cuerpos

jóvenes tras los bosques.

El monte era una luciérnaga

en que no estaría jamás solo.

Y el pueblo, un gitano que guardaba

sus pañuelos al amanecer-.

©

 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas