REGRESO ©

Escrito por
| 102 | 18 Comentarios

El sonido de las olas me despierta, y en silencio para no molestar a los demás bajo las escaleras de la casa que me llevan a la playa. Paseo por la orilla mojándome los pies, el agua está un poco fría, pero me gusta.

Hace una semana el móvil colocado sobre mi mesita de noche me despertaba con su horrible pitido para recordarme que la rutina diaria empezaba una vez más. Ducha, desayunos, mochilas, camas por hacer, la compra del día, escoba para barrer, fregona para limpiar, una montaña interminable de ropa para planchar y entre esas imprescindibles tareas aún me quedaba un poquito de tiempo para pensar ¿qué he hecho con mi vida? Una carrera universitaria inacabada, un matrimonio demasiado precoz, unos hijos que llegaron demasiado rápido. ¿En qué momento se perdió la niña que corría en bicicleta sin miedo a caerse, la que saltaba de la roca más difícil al mar sin ser consciente de que ponía en riesgo su vida?

Ahora veo esa roca y envidio lo valiente y libre que era. Camino hacia ella y mientras subo por las piedras que me cortan los pies descalzos recuerdo mi sueño de venir a vivir aquí, pero con el trabajo y los colegios sólo me quedan unos días en verano, el resto del año la casa está cerrada, muerta.

Era uno de los sueños de adolescente ingenua de los que ya no queda nada, sólo la casa que sigue igual, con sus viejas paredes encaladas llenas de historias que se perderán cuando ya no esté.

No recuerdo la última vez que vi aquí la llegada de la primavera, el maravilloso e indescriptible paisaje del verde de las chumberas mezclado con el amarillo de la tierra, esa tierra seca pero tan llena de vida.

Mi mente se pierde en viejas imágenes mientras llego al borde de la roca y veo como las olas golpean suavemente. Con el único sonido del mar como compañía pienso en saltar una vez más para volver a ser la niña que vivía sin miedo a vivir, sin miedo a nada. ¿Por qué no? ©

Comentarios

  1. Klodo

    5 agosto, 2019

    No…No saltes Marga.
    Ya viviste y gozaste momentos inolvidables en esos lugares.
    La vida está hecha de tiempo. Y tú conservas imágenes aún
    frescas de tu vida de niña. Ahora estás en otra etapa, pero
    sigue alimentando el sano recuerdo de tu adolescencia.
    Con mi saludo
    Sergio

  2. Mabel

    5 agosto, 2019

    Son esos momentos de nuestra vida que quedaron atrás. Aunque queramos no podemos retroceder el tiempo, solo disfrutar cada momento que bien o mal nosotros hemos establecido. Recordamos esos momentos y esas situaciones como algo único al que nos aferramos a ella. Vivimos de momentos, situaciones buenas o malas pero son esos momentos felices a los que hay que agarrarse y siempre estarán en nuestro pensamiento, porque eso si, hemos sido niños y llevamos un niño dentro. Un abrazo Margarita y mi voto desde Andalucía.

  3. Estela Rubio

    5 agosto, 2019

    La vida corre rápido, y la rutina nos arrastra, no nos deja ver que en cada cosa que hacemos, aunque sea maquinalmente, hayvaos dejando parte de nosotros y no veos que en todos esos detalles, también hay satisfacción., pero es válido sentirse así en algunas ocasiones.

    Muy buen relato, Marga.

    Mi voto y mis saludos.

    Estela

  4. JR

    9 agosto, 2019

    Todos esos recuerdos lindos que compartes es la vida. No tienes idea de cuantos lindos recuerdos te falta por encontrar para luego con tu inmenso talento compartir. Gracias por tu relato y por llevarnos a ese lugar tan especial para ti.

    Un abrazo.

  5. Dites

    11 agosto, 2019

    Muy hermoso y melancólico a la vez. Me ha gustado mucho y me ha hecho pensar, cosa muy importante. Un abrazo.

  6. Felipon

    26 agosto, 2019

    Hola. Todo el mundo sabe que personaje y autor son seres distintos. Tu personaje no tiene nombre. Por eso es fácil identificarse con ella y tambien caer en la tentación de identificarla con la autora.
    Yo le diria a tu personaje que la vida es así. Que en la juventud los ideales nos sostienen para luego, más tarde, enfrentarnos a una realidad que suele ser más cruda y diferente de lo que habíamos deseado.
    A ti como autora, te digo que el relato, la forma de contarlo, me ha gustado. Su toque de nostalgia y melancolia me ha hecho vivir la situación en la que colocs a tu personaje y he sentido sus emociones.
    Me gusta

  7. margasbooks

    26 agosto, 2019

    Muchas gracias!!! Me alegra que haya logrado que te pusieras en la situación del personaje. Un saludo!!

  8. margasbooks

    30 agosto, 2019

    Muchas gracias David, espero que te siga gustando lo próximo que publique. Un abrazo!

  9. Helkion

    13 septiembre, 2019

    Me gustó… Y también me gustó mucho la imagen que elegiste para ilustrar tu relato de esa inmensa masa de agua en la que da gusto tanto perder la mirada como perderse en ensoñaciones, en evocaciones del pasado. Estoy de acuerdo con los demás comentaristas, es fácil identificarse con este personaje desencantado con la vida que terminó llevando en contraste con la que soñaba que llevaría.

    La narración también me convence, llega. Y eso es fundamental. Como lo es que esté muy bien escrito (sólo un detalle a corregir, ese «como» de la parte final, en «veo como las olas golpean», va acentuado).

    Para ti mis felicitaciones y mi agradecimiento por compartir. 🙂

  10. margasbooks

    13 septiembre, 2019

    Muchas gracias por tus palabras, me alegra que te haya gustado! Espero que lo que voy publicando no te defraude y te agradecería que me dieras tu opinión.
    Revisaré la frase que comentas del final.
    Un abrazo😃

    Marga

  11. Helkion

    13 septiembre, 2019

    Pues sí, más te vale que no me defrauden tus publicaciones porque te advierto que soy implacablemente crítico… Uaajajajajaja… (entonar esta risa con voz de villano de película de serie B). 😀

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas