Sólo una pregunta

Escrito por
| 43 | 2 Comentarios

Aquel tipo debía de medir casi los dos metros, centímetro arriba centímetro abajo, y era tan ancho, que no gordo pues grasa no parecía que le sobrara ni un gramo, que para pasar por la puerta tuvo que girarse ligeramente. Miró al joven periodista que se encontraba sentado en una minúscula e incómoda silla, en medio del cuarto acolchado que usaban para los interrogatorios. Sin lugar a dudas debía de estar asustado, pero lo disimulaba muy bien, parecía tranquilo, no se movía en la silla y al verle entrar lo miró con una cara tranquila, inexpresiva, de las que se denominan de poker.
C se acercó y se puso a una distancia prudencial, aunque intuía que no iba a dar problemas.
Esperó unos segundos para dar más tensión a la situación, los interrogatorios no eran su responsabilidad pero quería saber.
-Sólo una pregunta -dijo al fin- ¿Por qué?
El periodista dudó unos segundos y luego contestó.
-¿Por qué qué?
C se sonrió.
-Sabe de lo que le pregunto. ¿Por qué investigó el accidente, si dimos todos los datos y explicaciones necesarias, para que no hubiera sospecha alguna? Nadie tuvo dudas salvo usted. ¿Por qué?
-Fue por casualidad -respondió sabiendo que no tenía nada que perder, ni que ganar- yo también me creí la historia, hasta que por casualidad vi a uno de ellos, exactamente al comandante de la misión. En un principio pensé que no era él, habían pasado ya casi cinco años y tal vez mi imaginación me estaba engañando, que sería alguien parecido, muy parecido, a veces pasa. ¿Acaso no dicen que todos tenemos alguien idéntico a nosotros, un gemelo en algún lugar del mundo? Pero luego no sé por qué me dio por realizar una pequeña investigación sobre esa persona por la zona. Y descubrí un par de cosas interesantes acerca de ese individuo, y una de las más curiosas fue que hacía poco tiempo que se había mudado a la localidad, apenas diez días después de haber ocurrido el accidente, el fracaso de la misión. Además todo el mundo recalcaba que era una persona muy inteligente, que daba clases particulares a los alumnos del instituto, con problemas, de matemáticas y física. Así que por eso decidí realizar la investigación.
El joven periodista tragó saliva al finalizar su relato y miró hacia el suelo.
-Comprende que se ha metido en un gran lío ¿Verdad? -dijo C en un tono tranquilo y amigable- No sé qué pasará una vez que salga de aquí, pues no soy más que un científico que sintió curiosidad y me permitieron hablar con usted, pero intentaré interceder por usted, aunque seguramente no sirva para nada.
-Gracias -acertó a decir el periodista, que ahora sí en su tono de voz dejaba expresar cierta angustia, cosa normal por otro lado- de verdad, gracias. Por favor antes de que se vaya ¿Podría hacerle una pregunta? Sólo una pregunta.
C no lo dudó, le daba pena aquel joven que seguramente no llegaría a cumplir los treinta años.
-Claro, pero sólo una pregunta.
-¿Por qué? -le preguntó levantando la vista, y clavando su mirada en la de él.
-¿Por qué? ¿Por qué todo este teatro? -el científico suspiró, miró hacia la cámara de seguridad que les estaba grabando y se encogió de hombros- porque los seres humanos somos… como decirlo… creídos y estúpidos. Durante decenas de años se ha estado hablando de colonizar otros mundos, tanto por científicos como por políticos y periodistas, como una opción para la superpoblación, como escape del exceso de hombres y mujeres en este limitado planeta. Durante mucho tiempo se habló de la Luna, de Marte, de alguna luna de Júpiter o tal vez de más allá de nuestro sistema solar. El problema es que mientras se hablaba de bonitas quimeras, aquí en la Tierra la cosa se iba complicando, pero los políticos no hacían nada, y la sociedad borrega como tal no hacía nada tampoco, pues pensaba que para eso estaban esos señores que ellos habían votado o aquellos de las batas blancas que hablaban de cosas fabulosas de todo tipo, que la mayoría de las veces no entendían, por no decir siempre.
Y claro cuando la mentira se ha repetido tantas veces, cuando incluso para algunos se ha convertido en verdad, y la gente está desesperada ¿Qué se hace? desgraciadamente seguir mintiendo, aumentando la mentira de manera exponencial hasta que ya no hay vuelta atrás. ¿Y sabe una cosa? el ser humano nunca podrá llegar más allá, en persona, del cinturón de asteroides que hay entre Marte y Júpiter. Y de colonizar planetas como mucho la Luna o Marte, y en pequeñas colonias, no grandes ciudades, ya que esto último tendría un coste elevadísimo imposible de costear por ninguna economía mundial, y menos en estos tiempos de recesión. Porque intentar colonizar otros mundos es simplemente absurdo e ilógico. ¿A dónde vamos a ir? Cualquier galaxia incluso la más cercana está a años luz, eso indica que yendo a la velocidad de la luz, cosa imposible para el ser humano, tardaríamos años, y por favor no piense en los conocidos Agujeros de Gusano, muy bonitos en la física teórica y en el cine, pero irrealizables por el ser humano a dicha escala. Años para ir, años para volver. Y es más no sabríamos con ciencia cierta que nos encontraríamos al llegar porque lo que vemos desde nuestros telescopios ya ocurrió hace mucho tiempo. Pongamos el caso de Proxima B, el planeta supuestamente habitable más cercano a nosotros, a cuatro años luz orbitando a Proxima Centauri. Lo que vemos ya pasó hace cuatro años, quien dice que habrá pasado desde entonces, y además como le dije el ser humano no puede viajar a la velocidad de la luz, y si lo hiciera pongamos a una décima parte de dicha velocidad tardaría unos cuarenta años, Mucho tiempo para una nave habitada en el espacio.
Hizo una pausa para mirar a su interlocutor, el cual por suerte estaba comprendiendo todo lo que le estaba contando.
-Cuarenta años para ir sólamente. Luego realizar estudios geológicos y atmosféricos para ver la viabilidad de poder vivir y construir. Diseñar las construcciones, así como realización de un estudio urbanístico. Enviar materiales, obreros. Finalizamos las edificaciones, adjudicamos dichas edificaciones a habitantes de la Tierra y los enviamos a vivir. ¿Cuánto tiempo cree que habría pasado en este proceso? Suponiendo que todo ha ido a la perfección, y que no se ha producido ningún tipo de accidente durante su realización. Cientos de años, en ese espacio de tiempo habrían cambiado gobiernos, la economía, la sociedad. Un proyecto como ese en un mundo como éste, es irrealizable. Muy bonito en el cine pero imposible de llevar a cabo en el mundo real. Un ser humano cuarenta años en el espacio, acabaría descalcificado, con atrofia muscular, trastornos psicológicos, y neurológicos, y muy envejecido para formar una nueva sociedad. ¿No cree?

El periodista asentía y negaba con la cabeza a la vez que escuchaba, pero no decía nada, pues se daba cuenta que era absurdo decir nada, como absurdo era ciertamente el sueño de viajar a otras estrellas.
-Entonces ante la situación actual algún politicucho que le gusta el cine antiguo debió ver “Capricornio 1” y decidió imitar la historia, aunque yendo un poco más lejos. La tripulación sabía lo que iba a pasar y estaban de acuerdo, pero para asegurarse de que nada fallaba se pusieron a varias personas, presos condenados a cadena perpetua y que no tenían contacto con el exterior ni familiares cercanos que pudieran ser una molestia, como la tripulación por si las moscas. Aparecerían restos humanos y nadie pensaría, o no deberían de pensar, en nada extraño. Además se cambiaron los datos genéticos de la tripulación por los de estos hombres. Por esta tragedia se suspendería dicho proyecto indefinidamente, y los políticos y la población actual se quedaría tranquilos, ignorando las generaciones futuras.
-Por la tranquilidad de unos pocos se ha hecho toda esta pantomima.

-Y las que vendrán, porque el ser humano no es capaz de entender sus limitaciones, no es capaz de darse cuenta de que este planeta es nuestro único hogar, que aquí viviremos y aquí moriremos y que la humanidad tal como la conocemos está destinada a extinguirse.

El joven periodista dio un suspiro y se horrorizó pensando en lo que vendría para la raza humana, y como sólo una pregunta le había bastado para comprender lo vacío de la existencia y del futuro de la humanidad.

Comentarios

  1. Estefania

    6 agosto, 2019

    El ansia desmedida de las personas, y el peligroso juego de creerse Dios….genial muestra metafísica en forma de cuento. Me encantó, felicidades! Un abrazo

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas