Umano Capítulo 01

Escrito por
| 25 | 2 Comentarios

Nació un día de abril, y ya sabes lo que dicen de abril, éste es el primer contacto con el enemigo de nuestro antagonista, su entorno. Entorno que se hace presente siendo inpresente, con palabras sutiles casi susurradas al oído que obligan a completar oraciones mentales e imágenes de recuerdos quizás prefabricados, de esta manera intenta hundirlo en la depresión a cada instante de su existencia. Tendrá muchas dudas en el camino pero de alguna forma siempre logra lo que su oscuro corazón le palpita que piense, que crea, que hable, que recorra, que repita, que imagine, digo corazón oscuro porque se odia a si mismo, se odia porque lo obligan a existir.

Luego de 9 meses de meditación, lo primero que hace al abrir los ojos (ojos color universo) es un gesto que simboliza su centro, su inicio, su origen y su convicción. Luego tiene que conocer sus limitaciones, tiene un cuerpo que puede sentir dolor, de momento el umbral es restringido por su propia fuerza. Inmediatamente se percata de que lo están observando, no sabe de donde, pero lo presiente, cierra los ojos, se concentra y puede ver la oscuridad, la soledad, es curioso pero de alguna forma siente como si sus ojos estuvieran abiertos, aún cuando sus párpados están cerrados, siente la angustia y la desesperación. Imágenes aleatorias vienen a su mente, cicatrices de sus recuerdos quizás. Mueve su cabeza, palabras sin sentido recorren su mente, penetran sus pensamientos muy rápido, tal vez acostumbradas a pasear por esos lugares, pero él tiene una meta, no repetir pensamientos sin que él no se acuerde, consolida su decisión con un ritual que solo él conoce. acto seguido abre sus ojos.

El segundo paso es saber dónde está. Se levanta y camina, no importa la dirección, de pronto se percata de una figura que viene hacia él, su primer pensamiento es conocer la intención de ésta y sin realizar ninguna mueca se detiene a esperar. Obviamente su seguridad está primero y no le gusta la idea de que alguien le haga daño, de momento sólo él tiene ese placer. La figura emite dos sonidos inofensivos y sigue su camino. Mas adelante se encuentra con un grupo de individuos sentados al parecer solo esperando algo. Han pasado siglos desde que nació, ya no recuerda cuántos años tiene, sigue avanzando esperanzado de llegar a algún lado. Mientras camina vuelve ese sentimiento de persecución, vuelve a sentir que algo no está bien, como si su entorno lo obligara a detenerse, no sabe lo que está haciendo, pero un instinto muy profundo le dice que siga caminando. Entre pasos y pasos ve otra sombra pasar por su lado, la situación es la misma que hace un rato, ya no siente miedo. Escucha un sonido extraño, cierra los ojos y los sonidos se dividen en tres momentos, lo hacen dudar de su realidad, pero su realidad no se ve afectada, su destino ya está decidido, por él. Un respiro se le escapa, se detiene, las piernas comienzan a sentir el cansancio, intenta no pensar en ello. Se le ocurren nombres, uno en particular le llama la atención, no sabe cómo olvidarlo, ese nombre le gusta y disgusta a la vez, se invade creando situaciones con ese nombre, se pierde pero vuelve en sí. Sus movimientos son torpes, nadie le enseñó a caminar, nadie le dijo que dirección tomar. pero sabe que se mueve a consciencia.

Siguen pasando los siglos, se da cuenta que sus pensamientos están enlazados a trozos de realidades que se presentan instantáneamente a su alrededor. Éstas son como universos flotando, cada una brillando, ningún destello se parece al otro, se mueven y brillan seduciendo, como si lo conocieran, pretenden desviarlo de su camino, no lo consiguen, él se conoce y sabe que su corazón está unido con raíces negras indestructibles en los siglos que lleva caminando, raíces que no lo detienen, al contrario, le ayudan a nunca retroceder ni a mirar hacia atrás. Su mano empuñada reafirma su convicción, se propuso llegar al final y lo va a conseguir, ve la sangre negra recorriendo su venas, de vez en cuando vuelve a su origen en su pensamiento, el primer momento en que abrió los ojos, se prometió a sí mismo siempre recordar su inicio. Llegan imágenes de dolor, se ve a sí mismo sufriendo, pero él sabe que son las luces a su alrededor las que quieren confundirlo, esos destellos no le inspiran confianza. Brazo derecho sutilmente adelante, palma extendida, concentración, y todos los destellos divididos se transformaron en uno, formando una energía que nunca había sentido, siempre supo lo que tenía que hacer, pero saber y hacer son dos cosas distintas, de alguna forma le gusta la sensación pero sigue desconfiando de lo que tiene en su mano. De la energía brotan sentimientos; angustia, complejos, seguridad, sorpresa, convicción, preguntas, nerviosismo, confianza, vanidad, mentiras, duda, vergüenza, juegos, inseguridad, pena, ayuda, guerras. Su única conclusión es que todas están fabricadas, impuestas y adornadas junto a una imagen para ser reutilizadas miles de veces y así confundir.

todavía no decide que hacer con la energía…

Comentarios

  1. Mabel

    14 agosto, 2019

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

  2. DaroPohl

    25 agosto, 2019

    Hola FAINOL, compartimos el mismo rincón del mundo, no en este preciso momento, pero soy chileno.
    Nuevamente me has regalado algo con tu cuento y eso lo agradezco.
    Cada cierto tiempo entro en esta página y me dedico a su lectura, hoy estuve en lo tuyo.
    Otro consejo, vigila ortografía y puntuación, ser escritor es un trabajo pesado, solitario y por cierto nada fácil. No es que a mí no se me pasen, me sigue sucediendo y esas son las re-lecturas que obliga cada escrito.
    Espero segui contando con tus relatos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas