El deseo fallido de Mr. Haricot Bean

Escrito por
| 114 | Dejar un comentario

m       E L   D E S E O   F A L L I D O   D E  MR.   H A R I C O T   B E A N

 

Año  2100. La vida en aquel planeta había llegado a un punto sin retorno, ya anticipado desde hacía varias décadas: aquella había desaparecido y la otra –la muerte- lo había llenado todo.

En realidad, todo era casi…; porque un grupo de seres de esa tierra –humanoides-seguían vivos; ya que una nave espacial –realmente, un artefacto  enorme- era, ahora, su nuevo hábitat viviente.

—–o—–o—–

¿Qué había ocurrido?…Lo que aquellas pasadas voces de la ciencia políticamente correcta y de la política científicamente asentada, habían previsto desde años anteriores. Si  no habían  cambios  en la incidencia del desarrollo humanoide en el planeta que lo sustentaba…, habría reducción de la ozonosfera,  incremento de radiaciones solares, calentamiento global, desaparición de glaciares, subida del nivel de los océanos, pérdidas de litosfera,  cambios en el clima…y, ya sin  freno, sequías,  hambrunas…y algo ajeno al planeta: guerras derivadas de lo anterior que podrían acabar con la vida que quedaba.

Pero lo que no se había previsto como causa importante del desastre; era, que algo originariamente risible –flatulencias y ventosidades del ganado bovino-; y algo aconsejado por  la correcta nutrición –vegetarianismo- también contribuirían a la catástrofe.

—–o—–

Afortunadamente-o, quizás, no- para los de la nave; había entonces una organización planetaria, que dirigía todas las actividades que constituían la vida, tanto general como particular y tanto pública como  privada. Y aquella se había movilizado; poco a poco, al principio de conceptuar el problema; y casi vertiginosamente al considerar la imposibilidad de solucionarlo. Y había  concienciado,  legislado, y, finalmente, tratado de que, al menos,  un grupo seleccionado de humanoides pudiera salvarse; y en un deseable futuro reempezar la historia del planeta.

—–o—–                                                                                  Una gran comisión –políticos, por supuesto- asesorada por los más reconocidos expertos en cualquier  ámbito cultural habido en el planeta; empezó la tarea  de  designar a los que iban a  encomendar la misión. Su presidente Mr. Haricot Bean dejó que el asesoramiento fuera vinculante; aunque se  reservó los  ámbitos que él concebía como los de la sociedad del futuro, para elegir él mismo sus integrantes;  que fueron aceptados  en consideración a su pequeño número y entonces, escasa relevancia de algunos de ellos.

 

—–o—–

Aquel enorme artefacto concebido para  la misión, permaneció libre del desastre en las profundidades del planeta, encerrado en  una estructura semejante a un refugio nuclear. Y,   después de algunas décadas de constantes prospecciones y exploraciones;  y, al final, confirmaciones de la viabilidad mínima del exterior y de la atmósfera; emergió de su habitáculo; y el grupo dio  principio a lo que podría devolver la vida al planeta, que sus ascendientes habían puesto  en sus manos.

—–o—–o—–o—–

La nave, ahora, aunque ya estaba en la superficie del planeta, no daba señales de vida; y solamente parecía un extraño armatoste ajeno  a lo que era el entorno. Pero, dentro, sí había vida: el  ajetreo de los expertos manipulándolo todo, que le daba aspecto de una estación de la  NASA; y, además, el charloteo incesante de  un grupo numeroso de otros miembros,  que aguardaba sentado para recibir información previa a la  primera salida exterior.

Todos estos miembros estaban  uniformemente vestidos  e identificados   por sus nombres, y, por algo que sonaba a una profesión, ideología o –extrañamente- afición: vegano, vegetariano,  crudívoro, animalista, ambientalista, ecologista, nacionalista, buenista, influencer, bloguer y hacker .Éstos eran los de los ámbitos.

La información fue que en esta salida fuera no iría ninguno de ellos. Era una actividad necesariamente técnica para reconocer el estado del lugar en el que estaban, confirmar su viabilidad vital atmosférica, elaborar un mapa de su relieve y ecosistema y, en resumen, valorar su capacidad de soporte de vida. Y… solamente se precisaban los expertos.

Así, que mientras se realizaba la expedición; el grupo comenzó a debatir  la parte no técnica, la de la organización social de lo que aún no existía;…algo que había quedado asignado a ellos mismos –miembros de los ámbitos elegidos por el presidente Mr. Haricot Bean-.

—–o—–o—–

Estos  debates eran moderados  por Mrs.Goatherd   Shepherd y Mr. Ticket Bond,  elegidos desde el comienzo; una por aclamación de los miembros del grupo, y otro por designación directa del señor   presidente, o,…autodesignación –según voces no correctas-…Y, eran buenistas.

Realmente,  personas cualificadas profesionalmente, pero podían ser manejados por los demás o por sí mismos; y,  en cualquier caso, el debate se las traía, incluso antes de empezar…

Y no hubo forma con algunos “ambitados”, de aceptar una priorización de los temas que debían tratarse.

—–o—-

Empezaron los ambitados  nacionalistas; que, aunque elegidos por nuestro Haricot Bean, muchos no eran de su agrado. Pero…eran tan extremistas, exaltados y beligerantes, que prefirió contentarlos  en aquel momento ya lejano;… y, en el futuro, que los soportaran otros.

“¿Qué nombres, qué banderas, qué idioma, qué ciudadanos serán de derecho y cuáles de hecho?”-. Y,… por supuesto, que algunos ya  tenían las respuestas; quizás, desde que empezó el internamiento.

Todo lo que decían “sonaba a chino”: países de un pasado desaparecido o fantaseado, banderas llenas de complejas heráldicas,   ciudadanos diferenciados en etnias casi tribales…Y estos soliloquios   parecían el regreso de la Torre de Babel; con propuestas imposibles, para crear una comunidad con la gente que había sobrevivido al cataclismo planetario. Sin embargo, siguieron acaparando un debate,  que ni siquiera les interesaba a ellos mismos,  porque sólo repetían lo que les  habían repetido. Y, mientras, otros políticos y el  resto de los grupos  callaban, desoían y preparaban lo suyo.

…Los moderadores, casi desde el principio, los dejaron  hablar y hablar sin hacer nada más…ya  llegarían los expertos para decir lo que existía fuera del armatoste y sus posibilidades. Por ello, este parloteo siguió unos días, hasta que los iniciadores se cansaron;  y los moderadores más cansados aún  pospusieron  los siguientes temas.

Los expertos tardaban  más de lo que ellos mismos tenían previsto y no urgían los temas que debatir.  La espera, así, no tranquilizaba a nadie; y como todos, sin orden, hablaban y discutían, el ambiente en el armatoste se enrarecía y tensaba. Pero, sin que se hiciera nada más  útil que  lo que hacían; porque el habitáculo técnicamente impecable les proporcionaba lo que  necesitaban: un excelente hotel de lujo en el que robots y expertos humanoides controlaban la subsistencia desde que se inició el programa.

—–o—–o—–

Los ambitados –los grupos ideologizados-y los expertos pertenecían, en este momento, a tres generaciones: provectos, maduros y jóvenes. En cincuenta años que había durado el internamiento;  hombres, mujeres, técnicas de reproducción “sin moralinas”, control  de procreación, limitación por -ello- del número y otros factores, habían creado esta población.

En ella;  en la educación  en valores recibida de los suyos, el propio Mr. Haricot Bean dejó claro su deseo: ningún subámbito – veganos, activistas, políticos extremistas…- tendría  injerencias  en el derecho a su propia orientación vital. Por eso, la generación joven –la más influenciada por sus ascendientes- se hizo más radical que la de sus mayores, tanto en política como en lo demás.  Sin embargo, en la de los técnicos, a diferencia de todos los demás, primó una actitud casi científica en todos los aspectos de la vida; tanto en los de más edad como  en  los de menor edad; porque no estaban tan ideologizados.

Por la parte de los políticos no extremistas,    el parecido con aquel presidente, en cuanto al  buenismo de la condición humana  individual y social,  se mantuvo en todos ellos. Además, los mayores habían sido buenos  gestores experimentados tanto a nivel profesional como a nivel de gobierno; aunque esto no pudieron transmitirlo a los suyos. Por ello,  si no  hubiera  habido en el armatoste más que ellos y los  expertos, su tarea de dirección– asignada desde el principio-podría haber obtenido  los resultados deseados desde el inicio. Sin embargo, su  buenismo, su no interferir en las orientaciones vitales de los otros ámbitos, su filobienestarismo, y, y su dejar hacer casi asambleario a los demás  grupos   les impedía llevarla a cabo.  En cambio, los políticos extremistas sí tratarían de dirigirlos a través de los otros  ideologizados.

Al final, en todos los ámbitos no técnicos, el diferencial generacional  llevó  a extremar los intereses vitales de los jóvenes, y  a convertirlos a éstos   en líderes  de sus ámbitos–al principio, casi protegidos por los políticos extremistas-.Después, inevitablemente,  se creó un movimiento interlideral  numeroso, irrefrenado, exigente y batallador; aceptado por casi todos. Y, en los siguientes debates,   sus propuestas extremas de organización del hábitat planetario, fueron consentidas  por casi   todos; exceptuando evidentemente los técnicos de dentro y de fuera…

—–o—–o—–o—–

Un día, volvieron los expertos. No hubo discusión sino comunicación a  todos los integrantes del proyecto, de las condiciones del exterior; que en resumen, eran adecuadas para un nuevo hábitat para la vida. Y aunque, casi todos los ámbitos requerían información precisa sobre lo suyo, los expertos decidieron que lo mejor era organizar una salida, para conocerlo directamente. Y, por supuesto, que no había ningún problema para hacerla.

El día de la salida fue novedoso para todos ellos. Los miembros mayores de los grupos más naturalistas quedaron sorprendidos; porque aquello les recordaba el lugar en el que habían vivido. Los otros miembros más jóvenes sólo vieron lo que habían conocido a través de imágenes de documentales. Los virtuales  -influencers, bloguers y hackers -parecían defraudados por aquella realidad tan alejada de la virtual. Los políticos, tanto unos como otros, se mantuvieron quietos; esperando reacciones de los grupos, de sus  progenitores o de lo que iba a suceder después.

Enfin; emociones, recuerdos, vacíos, desinterés, esperas y planes –que no sentían o hacían desde hacía tiempo- fueron los primeros encuentros entre aquellos y la tierra del planeta…

Cuando los expertos los invitaron a recorrer el lugar –lo que se abarcaba desde allí- solamente, los naturalistas y los políticos extremistas fueron  con interés, aunque  por distintos motivos; y los demás miraron y analizaron, pero retornaron como si nada.

Para algunos, aquella tierra –liberada durante tantos años de la acción humanoide-  parecía un ensueño; algo que alguna vez en su vida habían podido ver, en lugares casi despoblados y vírgenes. Pero, para otros, era tierra que colonizar, hacer suya y nacionalizar.

—–o—–

Algunos de los que recorrieron el lugar sintieron la vastedad, la soledad y la calma de una meseta, otearon el horizonte desde alguna cumbre, descendieron a la frondosidad  de un valle, aspiraron la humedad de la vegetación casi umbría, absorbieron la limpieza de los aires, sintieron el agua inquieta de un río, vieron aves surcando el cielo y casi atisbaron algún animal escondido de ellos. Otros muchos ni se movieron para recorrerlo.

—–o—–

Y… en los días siguientes, volvieron a salir los mismos y se quedaron dentro, también, los mismos. Los virtuales,  al parecer para olvidar lo de fuera, prefirieron seguir como si nada hubiera sucedido. Los activistas – que no fueron casi necesarios desde el comienzo, porque cada grupo sabía lo que quería- volvieron a  quedarse quietos.  Y los buenistas  esperaron dentro que surgiera algún proyecto concreto.

—–o—–o—–o—–

Ese proyecto buscado que, en sí mismo, era un deseo de que la Humanoidad no desapareciera, una aventura arriesgada y de escasa probabilidad,  y, por ello, dejado a merced de lo desconocido; estaba empezando a desarrollarse.  Y ya tenía algo que lo sustentaba: una naturaleza, aparentemente, apta para la vida; y gente dispuesta y conmovida por el primer encuentro.

Esa gente, los naturalistas –  tan, a veces, aislados y cerrados en sus ideas o ideologías-; pareció  desde su salida  que lo que los unía a todos ellos era la Naturaleza,  porque en ella encontraban su propio ser.  Ni vegetarianos, ni veganos, ni crudívoros; ni animalistas, ambientalistas o ecologistas; pensaron entonces qué comer o qué cuidar…Solamente vivieron su fuerza, su belleza y que Ella y ellos  eran lo mismo. Y esto  fue  decisivo para el proyecto.

—–o—–

El nuevo hacer empezó. Los naturalistas estaban juntos en su redescubrimiento de la naturaleza; pero las diferencias generacionales matizaban su ilusión, su deseo y el qué hacer, más que las de sus propias y anteriores ideas.

Los mayores –rondaban los sesenta- eran los más conmovidos; en parte, porque recordaban sus infancias y aquel mundo  más natural en el que entonces habían vivido. Pero, evidentemente, su empuje y su fuerza no eran los más adecuados para realizar lo que se les estaba viniendo a la mente: recomenzar con una nueva forma de vivir.

Los maduros – cuarentones- tenían  el deseo de empezar y la capacidad para hacerlo; pero no añoraban nada del pasado de los mayores, porque el suyo sólo fue el del  armatoste.

Sin embargo, los jóvenes –líderes para realizar los programas de los ámbitos- realmente querían hacer, tenían entusiasmo y tenían las ideas recibidas. Y  cualquier otra aventura también los hubiera  llevado  a entregarse  a ella; fuera, o no, congruente con sus valores que, en el fondo, sólo eran inculcados, no vividos y demasiado cerrados-. Así, que…

—–o—–

Los naturalistas, después de unos días, tuvieron –más que un debate- una puesta en común para concretas cómo querían vivir en la nueva tierra, y elaborar un plan para desarrollarlo en ella.

Después, lo propusieron a los políticos buenistas que  eran  los que aceptaban – y debían dirigir-  cualquier proyecto  libre y no inviable; y éste lo  admitían; aún sin intervenir en él.

Arriesgada, desconcertante y sencilla era la idea que tenían: vivir como lo hicieron los primeros humanoides, dejar que su grupo se organizara como fuera surgiendo, y no caer en las “trampas” de progreso grupal e individual que llevaron al origen del desastre. Y, ahora, para sobrevivir mientras no tenían resultado; ser provisto de las herramientas básicas semejantes a los primates, que los expertos les proveyeran  de agua, cobijos, alimentos, ropas, medicinas, semillas, materiales básicos y poco más…Y ellos, pondrían los conocimientos propios adquiridos en su anterior –los mayores- forma de vida.

—–o—–o—–o—–

En el armatoste -cuando los naturalistas empezaron  a servirse de sus propios esfuerzos, conocimientos y actitudes- los que se quedaron  aceptaron el vivir dentro. Era el hábitat en el que habían vivido tanto tiempo y lo hacían ahora;…y no decidieron nada más.                                                              Así que,   los expertos continuaron con su trabajo ;  los políticos no extremistas  no fueron necesarios ni fuera…ni dentro;  los activistas sin nada que activar se adaptaron al “dulce no hacer nada” del hotel;  los  virtuales empezaron a aprender  los programas ; y las propuestas de los  políticos extremistas,  al estar fuera de lugar en una incipiente sociedad casi hermanada con la Naturaleza,  los hicieron regresar.

Y, aunque el  movimiento interlideral se había  escindido en jóvenes dentro y jóvenes fuera, los comportamientos deseados fueron parecidos en unos y otros. Pero, en el armatoste sólo había -en los mayores- frustración, perder el tiempo y quizás esperar;   y esto no los movilizaba.

 

 

 

—–o—–o—–

Pasaron meses. Los naturalistas trabajaban en lo suyo, aunque sobrevivían  dentro de la civilización –pero con precariedad, porque ellos lo  habían  pedido-; y ya  se iban viendo  cambios  y avances. Dentro, los únicos que hacían algo eran los expertos y los virtuales; porque los políticos buenistas daban por bueno todo lo que se hacía y no se hacía; aceptando el normal funcionamiento, la no alteración y la ayuda de los virtuales. Además, aunque sin preocupaciones. estaban  al tanto por las comunicaciones de los expertos, del desarrollo del grupo exterior.

Así que todo el programa diseñado   por la comisión  encargada por Mr. Haricot Bean estaba cambiando. Dentro del armatoste sólo había mantenimiento; y fuera aquel inicio de sociedad pertenecía a la era cuaternaria, no a la extraordinaria civilización alcanzada por la Humanoidad. Y, además, los nuevos colonizadores,  ahora no serían del agrado del presidente.

Pero, al menos, algo había salido acorde con el deseo de aquel: existía un nuevo hábitat para la  vida humanoide, gente  que podría recomenzarla, otra que, todavía seguía viva y un armatoste preparado para lo que  surgiera.

—–o—–o—–

Fuera, sí había avances; desconocidos  por los expertos y, por tanto, también por los buenistas.  Fueron    la lucha por enfrentarse a la dureza   de un ambiente desprovisto de recursos inmediatos, la resistencia al deseo de volver dentro, el ánimo pese  tardanza en conseguir resultados y  el querer aprender rápidamente y con pocos errores. Y lo que hizo que siguieran adelante y avanzaran fue, precisamente, aquello que los hacía frecuentemente enfrentarse a las críticas: su aparente terquedad en vivir sus ideas, aunque parecieran contrarias al sentido común. Esa tenacidad, ahora, los hizo no volver atrás y empeñarse en lo suyo;  y que, por parte de los mayores se unió al “poco tenemos que perder”; en los maduros, a su fuerza; y, en los jóvenes, a su desapego de lo socialmente correcto.

—–o—–

Esta actitud fue posibilitando el cambio de un lugar de la naturaleza en un hábitat de vida humanoide: Había agua embalsada por los expertos, un río que en principio fue paisaje y vía de transporte, después, tuvieron el fuego;…y todo empezó a modificarse. Las hachas cortaron árboles, las cuerdas los transportaron y unieron, las martillos los clavaron y, poco a poco, fueron  emergiendo  habitáculos para guarecerse; añadidos a las cuevas que el fuego iluminó, calentó y protegió de peligros. Las comidas fueron preparadas y gustadas por cada grupo; las pieles –encordadas y agujereadas-  sustituyeron a las ropas civilizadas; las hierbas ayudaron a las medicinas y acabaron casi sustituyéndolas; y las semillas fueron entregadas ala tierra.

—–o—–

Cuando había transcurrido más de un año, los ahora  primitivos no sólo tenían lo que primeramente habían conseguido; sino que el hábitat era lo que los ecologistas llamaron un ecosistema, los animalistas  una reserva de animales en libertad,  los ambientalistas, la unión del humanoide y la tierra, y los demás –religiosos,  o no- un vergel, un paraíso.

El lugar –no más extenso que lo que necesitaban- acabó lleno de la vida que  propiciaba la Naturaleza: humanoides; animales cercanos, alejados o entre ellos; hierbas, plantas y árboles entremezclados con todo; paisajes  que seguían vírgenes y entrañados; y terrenos cultivados por los primeros que reiniciaban la agricultura.

—–o—–o—–

Dentro del armatoste, todos sabían que lo de fuera no se había estancado como lo suyo; pero cada grupo lo conocía, lo interpretaba, lo deseaba y lo sentía de forma distinta. Los expertos sólo obedecían órdenes para el mantenimiento, inspección exterior y para alguna ayuda requerida; los extremistas, los virtuales y los activistas –aunque reconocían el recomenzar de la vida humanoide-  no consideraban esta etapa de la civilización, como acorde con sus planes. Y los buenistas estaban en medio de los dos modelos –armatoste y naturaleza- y no sabían qué decidir y apoyar. Mientras,  los virtuales  estaban adquiriendo mucho control sobre la programación del armatoste.

—–o—–o—–

El tiempo continuaba transcurriendo: dentro, casi todo seguía igual y fuera  el hábitat parecía consolidado. Sin embargo, el vivir en la naturaleza casi  con sus propios medios, iba creando una sociedad autosuficiente en este bienestar  que ahora –no antes- deseaban. A la vez la mentalidad del grupo cambiaba hasta en los valores individuales, sociales y  sobre la naturaleza; y  esto que no lo sabían dentro del armatoste separaría los dos mundos: el del progreso del año 2100 y el del comienzo del año 0.

—–o—–

La separación fue algo  –como un “repentino darse cuenta”- que se introdujo en la mente de los virtuales. Ellos no querían este mundo de los naturalistas y  podían buscar en otra zona del planeta. Además, conocían ya los programas del armatoste, tenían deseo propios –no, como los expertos profesionales o los buenistas indecisos-; y se les podían  unir los extremistas y los activistas…Pero, nada hablaron y prepararon con ellos hasta que supieron controlar absolutamente el armatoste  para realizar su plan de búsqueda; sin que los técnicos lo advirtieran.

—–o—–

Los naturalistas no pensaron en ninguna separación; porque, aunque los de dentro no participaron con ellos, creían –o los daba igual- que en algún momento todos los pioneros del armatoste estarían juntos en su recomienzo de la vida humanoide…

…Vida que había ido abandonando  aquellas ideologías tan extremas que obviaban el sentido común humanoide…Ahora había agricultura, animales domesticados y animales cazados; el vegetarianismo, el veganismo y el crudivorismo seguían presentes, pero sin que fueran modos cerrados, sino formas alternas de alimentación; el ecologismo y el ambientalismo eran intrínsecos  a su nuevo convivir en la naturaleza;…. y el animalismo desapareció cuando fueron  como aquellas tribus –escondidas y libres del progreso tramposo humanoide-: pero más sabias, más independientes, más convencidas , más escarmentadas, y, más entrañadas con toda la naturaleza y sus inevitables vivires y morires.

—–o—–o—–

Un día, sin que nada se hubiera advertido fuera, el armatoste bramó, despegó y desapareció de aquella “pobre zona perdida en el tiempo atrás”.

—–o—–

Año 2115. El tiempo seguía transcurriendo hacia un futuro que  ni unos ni otros  sabían  prever;… incluso podrían no continuar  en él.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas