En el camino (Oda a Kerouac)

Escrito por
| 53 | 2 Comentarios

No le buscáis,

porque nunca le

habéis echado en falta.

Pésimos discípulos de

Tomás de Aquino.

Lo creéis encerrado

en vuestras teorías y

fórmulas.

Sin llegar a pensar

que hay que buscarlo

en el camino.

Vosotros, que os

creéis tocados

por el dedo divino,

estáis más lejos de él

que el más apestoso

de todos los vagabundos.

Porque él si sabe que

a Dios hay que buscarlo

en el camino.

Habrá que buscarlo

en un cartón de vino

bajo los asientos del

vagón del metro.

Habrá que buscarlo

en un lúgubre e insalubre

motel de la noche a

15 pavos.

Para encontrarlo, habrá que buscarlo.

Habrá que buscarlo en el

coño de una buena samaritana

que quiera compartir su cama

o en el ano de un dulce muchacho.

Pero, habrá que buscarlo.

Habrá que buscarlo en la

trompeta de «Trane»

o en el saxo de «James Dean».

O, ¿quién sabe?, en el

bebop de «the Bird».

O al lado del mendigo moribundo

que duerme en el banco del

parque donde cada noche se

trapichea.

Él lo sabía;

él se arriesgó.

Por eso los hipocrítas

se le echaron al cuello,

pero tenía razón:

él si encontró a Dios.

Después de tantos kilómetros,

hechos a base de andar y autostop,

después de tantos desiertos interminables

y tantos centros comerciales

allí resplandecía,

sólo allí y él lo veía,

¡oh sí!, el lo veía.

Porque a Dios no hay que buscarlo

en un sitio, sólo en el camino.

A Dios hay que buscarlo en el camino

perdido y apaleado,

sediento y borracho.

Para encontrarlo, habrá que

buscarlo, pero sólo

en el camino.

Solo en el camino

encontró a Dios.

Comentarios

  1. Luis

    2 octubre, 2019

    Muy bueno. Un saludo y mi voto-.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas