Esas fiestas en la oficina

Escrito por
| 15 | 6 Comentarios

Mientras fijaba toda su atención sobre la hoja en que escribía, Rafael lo sintió entrar en la oficina. Siguió sentado tras su escritorio sin intención en ponerse de pie y sólo levantó la vista por sobre el marco de sus lentes de lectura, lo miró fijo y acusador, parecía querer decir algo sin llegar a atreverse, hasta que en sus ojos asomó un color a revancha y dejó ir la acusación.

—Tu mujer te engaña.

Lo dijo con una clara pronunciación y sin un atisbo de temblor en la voz.

Miguel Ángel se sintió sorprendido por tan segura aseveración.  Luego carraspeó, frunció el arco de las cejas y no supo que decir, hacer o preguntar.

Rafael lo volvió a mirar.  En el fondo de sus ojos se había depositado el brillo del triunfo cuando replicó:

—A los dos nos engañan.

Miguel Ángel hizo un leve movimiento en retroceder y preguntó desconfiado:

—¿Cómo lo sabes?

Rafael comenzó a disfrutar el sentimiento del triunfador, por primera vez él pasaba a la cabeza; aun así bajó la mirada al notar que Miguel Ángel hacía un esfuerzo por abandonar la habitación.  Cuando lo imaginó junto a la puerta, remató:

—¿Cómo lo sé?  De la misma manera como tú sabes que Amelia me engaña.

Comentarios

  1. DaroPohl

    10 septiembre, 2019

    Por eso trabajo desde casa.
    Fuera de broma, gracias por seguir visitando mi página y dejar tu comentario.
    Darío

  2. Esruza

    10 septiembre, 2019

    ¡Qué terrible situación! sí, al buen entendedor….

    Mi voto y saludos

    Estela

  3. DaroPohl

    11 septiembre, 2019

    Gracias Estela, te estoy debiendo la respuesta a tu emilio, a ver si mañana me hago un espacio entre los papeles y me doy al grato placer de conversar con la amiga.
    un abrazo
    Darío

  4. Mabel

    12 septiembre, 2019

    Solo con la mirada y los gestos ya se conoce como reacciona esa persona y los secretos que esconde. Un abrazo Dario y mi voto desde Andalucía

  5. DaroPohl

    12 septiembre, 2019

    Gracias Mabel por tu constante apoyo.
    Un fuerte abrazo de Tucson, Arizona.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas