Umano. Capítulo 02

Escrito por
| 9 | Dejar un comentario

La energía en sus manos le trae recuerdos, sentimientos que había olvidado, sentimientos que le habían arrancado de su piel, pero ya nunca más. Poco a poco se absorben, ahora son uno solo, así no se olvidarán el uno al otro, hay sentimientos que no conocía, pero no los rechaza, al contrario, los abraza dentro de él, se siente bien, siente que ahora puede continuar su viaje, no se sentirá solo, tiene su corazón oscuro y los miles de sentimientos que ahora habitan en él.

De pronto llega una pregunta a su mente, si habrá alguien más en ese lugar, no es que se sienta solo, tiene su corazón latiendo de compañero, siempre habla con él, son los mejores amigos y confidentes. Y como si alguien hubiera escuchado su pregunta, escucha;

   —Hola.— 

No sabe de dónde viene, gira su cabeza en todas las direcciones pero no ve a nadie, se le ocurre que el viento sutil en ese momento le está hablando. es la única explicación que encuentra.

Sigue caminando, unos cuantos siglos más adelante ve un grupo de gente sentada, como esperando algo, los prejuicios brotan inmediatamente, prejuicios impuestos, forzados con sonidos e imágenes, pero él ya no tiene esos ojos. Se mantiene a una distancia prudente, inmediatamente lo envuelve la idea de que se burlan de él, nadie habla pero se siente en el ambiente, él tampoco habla, no quiere ser apuntado con el dedo por hacer algo que tenga repercusiones catastróficas. Uno de ellos alza la mirada y le regala una sonrisa, ¿qué intenciones tiene?, él no necesita sonrisas, nunca la pidió, nunca la necesitó, y sin realizar ninguna mueca de amistad, se marcha, sigue su camino. 

Ve pasar un auto a gran velocidad, pero no en su realidad, fue como si el tiempo hubiera pasado por su lado cargando con los colores que dieron forma a un auto.

Viene un sentimiento de competencia, alguien o algo quiere interrumpir su camino, no dejan que escuche su corazón, es El Presente. Recuerda al grupo que vio más atrás y se enoja por dentro, ¿por qué tenían ese sentimiento de burla?, ¿sólo por intentar entenderse a sí mismo?, ¿por intentar crear su propia verdad?.

Escucha las voces y los intentos por confundirlo, frases sin sentido, voces infantiles, o por lo menos de esa manera las entiende él, desconoce su origen, y se pregunta si esas voces están ocurriendo en este instante o si son solo ecos que rebotan y llegan a él, mejor se olvida. De la nada aparece un puesto de venta, con un anciano y una niña, o por lo menos así se ve exteriormente, la niña sonríe, él devuelve la sonrisa, no siente la burla o la hipocresía del grupo anterior. El anciano lo mira y le dice;

— han pasado muchos como (tú) por acá, no te voy a decir que eres (diferente), porque sé muy bien que ya lo sabes. Solo puedo ofrecerte mis productos, es simple (ropa), no importa el tamaño, se ajustará una vez en tu cuerpo.—

Para ser sincero no se había percatado de que estaba desnudo, no es que se avergüence de su cuerpo, tampoco que sienta frio o calor, ni siquiera había pensado en esos conceptos, pero con ropa se siente un poco menos diferente de las pocas personas que ah visto en su camino, tampoco es que le importe cómo se viste, pero él respeta a sus mayores, ellos guardan la sabiduría de vidas pasadas. No sintió malas intenciones en el anciano, por lo que se puso la ropa, se despidió y siguió su camino.

De pronto otro sentimiento llega a él, desconfianza, junto con una imagen, es una caricia, una caricia vacía, automática, como quien dice presente en el colegio, y luego pasan al otro en la lista. Se pregunta porqué el interés es tan indeciso, mejor se olvida de lo que pasó y vuelve a su realidad con el anciano.

Luego de caminar un poco, escucha un perro llorando a la distancia, se acerca y lo observa, el perro comienza a ladrar, no directamente a él, pero ladra como buscando a alguien con quien descargar su rabia. Lamentablemente no le puede ayudar, no tiene ningún conflicto con el perro, pero sí con su ladrido. el hecho es que ese ladrido es solo un fragmento de una frase mucho más extensa, iniciada o seguida por otros perros quizás, no lo sabe aún. De a poco va guardando esos fragmentos en su memoria, haber si con los siglos logra entender el asunto del que formó parte un perro. 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas