Yo maté a un ángel: balada por un ángel muerto

Escrito por
| 55 | 2 Comentarios

Yo maté a

un ángel.

 

En el callejón,

del Starbucks

de la esquina

yacía, ¡Yacía!

 

Ese perfecto David.

Revuelto y bañado

en sangre

su celestial cabello.

 

Fueron los malditos

desalmados hijos de

este siglo. Ellos le

dejaron medio muerto.

 

(Vodka blanco y

frustración;

películas snuff

diversión.)

 

—Pobre ángel,

¿no ves que este no

es ya tu tiempo?,

¿no ves que los

que son como tú

ya cayeron?

 

No había nada que hacer:

él lo sabía;

yo lo .

 

Una «inyección letal»

en la nuca y todo

acabará.

No sufrirá más.

 

Y ahora Tanatoturismo:

selfies en la tumba

del ángel con gafas

y vestidos/ trajes coloridos.

 

Extraña forma de bailar

esta danza mácabra

la humanidad.

Extraña forma de bailar.

 

Y mientras tanto,

no me arrepiento.

¡No! No me arrepiento

y lo haría de nuevo.

 

Era el último acto de piedad

del que era capaz

esta desarraigada

humanidad.

 

—Una «inyección letal»

y ya no sentirás

las costillas rotas

ni las piernas quebradas

ni la hemorragia cerebral.

 

Pese a que muy pocos

lo entiendan,

era el máximo acto de piedad

del último hombre gris de la ciudad.

 

Yo maté a

un ángel.

Lloro y pago el precio,

pero con todo

lo haría de

nuevo.

 

Comentarios

  1. The geezer

    20 septiembre, 2019

    Me ha gustado mucho este poema, ¿quizá canción? Con ese ritmo y esa originalidad por todos lados
    Saludos y mi voto
    César

  2. Jean Lerouac

    23 septiembre, 2019

    Gracias César. Me alegro que te haya gustado.
    En principio no estaba pensando en hacer una canción, pero más de una persona me lo ha comentado.
    Saludos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas