A Basho

Escrito por
| 61 | 5 Comentarios

Ahora que ya no queda
luciérnaga alguna que alumbre el camino,
nuestra noche es siempre oscura.

Comentarios

  1. DaroPohl

    3 octubre, 2019

    ¿Puedo decir lo que me has hecho pensar? —El árbol de navidad perdió sus bombillos.
    Mi voto.

  2. Mabel

    3 octubre, 2019

    La noche se doblega
    y marca la espera
    en esas horas que se hacen Eternas.
    El silencio es el dueño,
    es el que la alimenta
    y en su rincón olvidado,
    la luz espera.
    Espera el llanto
    con soledad y tinieblas
    y en ese lado oscuro, un alma espera.

    Un abrazo Ginimar y mi voto desde Andalucía

  3. Luis

    4 octubre, 2019

    La verdad es que no te había comentado antes porque desconocía el nombre a quién le dedicas el poema. De todas formas, muy elegante el mismo. Un abrazo y mi voto Ginimar!

  4. ginimar de letras

    4 octubre, 2019

    Gracias DaroPohl, Mabel, JR y Luis por vuestros comentarios. Este poema lo inspiró un Haiku escrito por Basho, máximo representante de la poesía japonesa:

    «No hay luciérnagas
    que alumbren el camino.
    Qué noche oscura.»

    Para Basho, que vivió en el siglo XVII, era una rareza no ver luciérnagas. Para nosotros es una rareza encontrar una hoy en día, al menos en mi país. Cuenta mi madre que abundaban cuando ella era niña pero yo he visto muy pocas a lo largo de mi vida. Hace dos veranos había una en el jardín de mi comunidad. Una noche bajaron unos niños con un frasco y la mataron en el intento de encerrarla. Sin duda somos responsables de su extinción. En este mundo no hay nada peor que brillar demasiado. Un abrazo 🙂

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas