Los últimos poetas sangrantes

Escrito por
| 58 | Dejar un comentario

Nosotros que consumíamos nuestra ardiente existencia en cafés de un euro y versos como suspiros.

Nosotros que nos refugiábamos, huyendo de la histeria colectiva y el frenesí artificial, en nuestra dulce neurosis líquida.

Nosotros que jugábamos a ser poetas en una burda imitación de un pub irlándes, haciendo cadáveres exquisitos sobre cualquier trozo de papel.

Nosotros que devoramos como lobos ansiosos el Aullido para Carl Salomon y devoramos en la silenciosidad de nuestro cuarto a Cortázar y Bolaño; a Blake, Cernuda y Malraux. Que devoramos sus almas-libros porque las nuestran estaban vacías. Y con ellas devoramos amores y desamores, caricias y cortes y el deseo frenético de trascendencialibertad.

Nosotros, demonios por fuera, ángeles por dentro. Pero ángeles de vaqueros y cuero negro. Nosotros que buscábamos la piedra filosofal en los poetas del rock y los virtuosos del jazz.

Nosotros que sentíamos despertar la sexualidad dormida para ver cómo era sepultada por la incomprensión al (y del) género femenino y el odio al padre.

Nosotros que regábamos nuestra alma con soledad y cerveza, esperando que  algo —no sabíamos muy bien el qué— creciera.

Nosotros, nosotros.

Nosotros que descendimos al infierno y allí pasamos una temporada. Una temporada que se alargaba hasta provocar las arcadas ante el vértigo de la estabilidad.

Nosotros que mordimos tarde y mal la cabeza de la serpiente y bebimos de las negras aguas cristalinas del existencialismo.

Nosotros, almas desdichadas que no pueden reflejarse en el «espejo» de instagram.

Nosotros, como decía el alemán, floreciendo mientras, hasta que demos frutos. Nosotros empapamos nuestra alma en alcohol para luego apuñalarla y ponerla a sangrar.

Nosotros no sabíamos que al final el fruto era la sangre; que al granar el alma se bañaba en agua escarlata.

(Tampoco lo podíamos saber.)

 

 

A mi hermano,

el poeta sangrante

más genial que

he llegado a

conocer.

 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas