Amanecer

Escrito por
| 57 | 6 Comentarios

Hay mucha noche en mis sandalias.

En los zapatos descalzos, en el dorso

inquieto de mis pies. Existe esa marea

de inconvenientes rectangulares, de

metódicas desviaciones que contempla

la luna. Vergeles de amplias fases,

sombrías masturbaciones, coloreadas

partículas de pergamino. Sobresalen

entonces, las listas infrecuentes de estériles

pasos inoportunos. Una fábrica abandonada,

una secuencia horrísona de labios incrementados.

La luz que amplifica el pecho y lo carboniza.

Hay demasiado precipicio en mis suelas.

Un desvío en los laterales del tren rugidor

que hace pavesas del conjunto: la letanía

perversa de un grupo de alcohólicos suicidas.

Un mar de inaugurados portalones, que pasa

como una exhalación por los laberintos secos

de túneles y arenas calizas, un frescor al alba

que ralentiza el aliento.

Dejo la noche en paz. Sus muñecas destrozadas.

Las cavidades donde dormitan sus sueños translúcidos,

aquellos que gimieron el norte de sus manos.

El día me saluda con sus infiernos decadentes

y sus satinados formulismos comerciales.

©

 

 

Comentarios

  1. Mabel

    5 noviembre, 2019

    Muy buen poema. Un abrazo Luis y mi voto desde Andalucía

  2. ginimar de letras

    7 noviembre, 2019

    No sé qué da más miedo: la noche, el día o tu poema. Inquietante. Y muy bueno. Un abrazo 🙂

  3. Luis

    18 noviembre, 2019

    Jajaja, no pretendía dar miedo, aunque un poco sí, supongo: un abrazo y gracias Ginimar!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas