La alarma gorda

Escrito por
| 58 | Dejar un comentario

“El 15 de noviembre el Consejo Técnico de Vigilancia Epidemiológica difundió la emergencia donde se informa al Sector Salud y a la población que la Diabetes rebasa las 120mil muertes al año y representa, junto con la Obesidad, una relación causa – efecto de morbilidad alarmante, baja productividad laboral y un alto costo sanitario”.

 

Pueblo famélico

¿Cuándo aceptaremos que nuestros hábitos nos manejan en lugar de nosotros a ellos? Y hablo de los hábitos golosineros de la Prole mexica. Esa que, durante el mestizaje y la Encomienda, se convirtió en un pueblo famélico: “comer ´onde caiga como mecanismo reflejo de sobrevivencia”.

¿Cuándo vamos a aceptar que casi todo lo que hacemos es en automático y rara vez reparamos en ello?

La fuerza del hábito se manifiesta en lo más sencillo: desde la panza que crece año con año, hasta los proyectos más picudos arrancados con gran enjundia, las super reformas del dreamliner atlacomula, o la vuelta al populismo echevellaco, que nos dejó rezagados por la inercia, el fracaso incompetente y la fatalidad de la guerra sucia..

¿Gordo yo? ¡Y quién me quita lo sebao!

Por eso la obesidad crece como bomba sebosa y está a punto de explotar a pesar de que todo mundo sabe cómo no estar obeso. Toda la ciencia del caso la atesora el sector salud, pero sus equipos de primer nivel no la aplican: NO PONEN EL EJEMPLO. Y esto no es exclusivo de México, la obesidad se ha disparado hasta englobar a la niñez en nuestros golosineros países indianos.

Lo paradójico es que en ninguna época de la historia hemos estado tan informados sobre cómo no estar gordos y, al mismo tiempo, en ninguna otra época hayamos estado tan obesos.

Cuestión de ver el equipo de salud de primer contacto: el Doctor, la Nutra y la Psico son un contraejemplo de esbeltés. Ya no digamos las Receptoras, las Nurses, y las Socialaids. El paciente las mira y les dice: “Cuando se curen con lo que me dan, me pasan el remedio … y el trapito».

¿En dónde queda la autoridad profesional, el profesar lo que se hace, el honor-deber de promover la salud con el ejemplo?

¿Y en la escuela: la tiendita de chatarra, la falta de bebederos, de agua, de WC, y del Ejemplo de educar para prevenir con nuestra propia persona, ejercitándonos?

¿Y los padres, esos aficionados, que se justifican con dar el dinero pa´que los hijos compren la chatarra golosinera en el establecimiento consumista ad-oxxo en cada esquina?

¿Entonces quién diantres maneja nuestra vida?

Entre muchas otras cosas: los hábitos y los reflejos condicionados del consumismo (el animal de costumbres de Pávlov).

Continuará

 

CORTEX

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas