Primera persona

Escrito por
| 23 | 1 Comentario

Es como si no tuviera derecho a estar sola porque, entre todo y todos, ha sido mi elección. No tengo derecho a quejarme de ello porque me ofrecieron tantas soluciones que ya es así por querer, no por resignación. No quiero nada, sólo vivirme. Sin la exigencia de otro, sin la presión de conmigo, porque me disfruto así y consigo hacerlo, me vale, me encanto, no me estorbo. No logro la comodidad de la aprobación, no me encuentro en los demás ni llego a necesitarlo, me basto y lo hago, aunque nadie lo entienda ni sea una opción para ellos, para mí es la mejor. Siempre soy mi mejor opción, de ahí la renuncia, que nunca me resta, porque me sigo teniendo y hay sentido en todo lo que hago, porque no echo de menos y me convenzo de lo mejor, porque aquello era peor de lo que me ofrezco. Nunca se va a razonar con mis sentencias, porque nunca doy lugar a debate, me voy siempre porque siempre me prefiero y soy su mayor competencia y mi mejor acuerdo, por delante de cualquiera, por encima de todo.

Comentarios

  1. Mabel

    17 enero, 2020

    Muy buen relato. Un abrazo Erodora y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas