Intangible masoquismo

Escrito por
| 8 | 1 Comentario

Me quema el eco de tus palabras, se me hincan en lo más profundo de este Ego descuidado y consentido que es el único que ahora me abraza.

Ya no me sacian ni las excusas ni los perdones, ni siquiera los chupitos del mas tóxico cianuro que desgarran mi garganta al mismo tiempo que envenenan los que un día fueron pensamientos y que hoy no son más que frustrados intentos de suicidio, que solo se quedan en conceptuales mentiras, no se si por falta de cobardía o por ausencia de valor.

Me retuerzo en el continuo silencio, que cual sombra tras de mi camina, aunque prefiero esto, que más de esas balas que llamas palabras para las que tantas veces me he convertido en el blanco perfecto, pues son sus cicatrices las que hoy no perdonan, las que aún me recuerdan que ir a ostias contra la vida solo da pie a caerse de boca y tragarse el polvo de las amargas cenizas que adornan las veredas de tantos caminos recorridos a trompicones.

Y me dejaría arden una vez más, si eso justificara, el llevar en mi cara este gesto de desidia que cargo como testigo de tantos sentimientos lapidados y de tantas emociones desvalidas, pues hace tiempo perdí los motivos, mutile las razones, descuartice mis conceptos y abandone mis sentido, por si eso le daba sentido a tanto tiempo transcurrido entre mis escurridizos deseos de volver a convertirme en la diana del demonio y curara con eso mis ganas, y curar con eso mis prisas, y volver a encontrar excusas, y volver a jugarme la vida.

Comentarios

  1. Mabel

    10 febrero, 2020

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas