Paseo solitario

Escrito por
| 27 | 4 Comentarios

Me gusta estar entre las acacias, tranquilo. Soportando el frío glacial que recorre la campiña, como un toro bravío. Allí los números no emergen de la sola compañía, ni de los dientes, puede esperarse más que una palabra, que sabe rota. Entre los olivares vacíos, y las acacias impertinentes, más de una sombra se me ha ido, lejos de la mala muerte, que quiebra los cristales y los deja enmudecidos. Escarchas de enero, o de febrero, he visto palidecer entre mis huesos, dados a crecer, como espadas entre dardos. Y las blancas dunas, y los blandos silencios, se vieron interrumpidos, por un sabor de presidio sano. Buscando huellas de mi infancia, blancos atropellos de savias instintivas, me fueron alojados en todo el cuerpo. Y una flor, y un cabello, resistiendo el empuje de los cerdos. ®

Comentarios

  1. ginimar de letras

    12 febrero, 2020

    Un paseo por la naturaleza siempre ayuda a sanar las heridas. Hermosas letras, Luis. Un abrazo 🙂

  2. Luis

    12 febrero, 2020

    Es verdad, un abrazo y gracias amiga!

  3. Mabel

    12 febrero, 2020

    ¡Me encanta! Un abrazo Luis y mi voto desde Andalucía

  4. Luis

    12 febrero, 2020

    Gracias querida Mabel, abrazos!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas