Un peso de encima

Escrito por
| 19 | Dejar un comentario

Primero que nada les tiene que quedar claro que Gustavo no era materialista, (para nada), pero en vista que $ 10.000no se encuentran todos los días y menos en botados en la calle, el decidir que uso darle a tan inesperada ganancia, se convirtió en todo un reto, porque primero que nada en vista de que el billete no estaba en muy buenas condiciones, estructurales, pensó en guardarlo o enmarcarlo, pero después se dijo:¡Mala idea!, pues ¿de qué le serviría ponerlo como cuadro? si habían cientos de miles de esos, y aparte su departamento no era precisamente grande para inmortalizar todo lo que se encontraba en la calle. También pensó después deregalarlo, sin embargo, luego de meditar un momento, se dijo¿Pero a quién?, alguna campaña política, ni pensarlo, suficiente tenían con lo que a él y la demás gente, ellos le robaban, Después se dijo ¿Y si lo doy alguna persona que esté pidiendo en la calle?, pero el problema era que era sabido que muchas de ellas habían hecho del negocio de inspirar lastima un negocio muy lucrativo, y si él se decía estar en contra de la ganancia injustas de los políticos, los que lucraban con la educación, no podía ser tan inconsecuente de favorecer a los que por medio del engaño hacían que se desconfiara de la gente que si necesitaba ayuda, y él tampoco tenía todo el tiempo del mundo y los recursos financieros debido Tenía claro que contratar a un detective privado a lo mínimo le podían salir $500,000 pesos, por lo que con sus 10 luías recién encontradas no le alcanzaban para averiguar si las necesidades de la persona que decía afectada eran en verdad ciertas,y sin olvidar más encima queeso le presentaba otro problema ¿Acaso eso le pasaba siempre?, si hacia eso el de arriba capaz que no volvería a darle ningún otro regalo semejante, por no aprovechar el que ahora le había mandado. Ahora otra opción era, invitar a una amiga con la cual tuviera un interés de tipo “particular”, pero después se encendió en su mente la luz roja y la voz que decía: ¡Esa una estúpida idea! ,Pues con $10.000 no alcanza, para invitarlas a comer algo decente, Ya que aún tenía el vivo el recuerdo de cuando tuvo la pésima ocurrencia de invitar a una amiga que era profesora recién titulada a comer a un Macdonal, todo iba bien en la conversación, pero a la hora de comer, tuvo la estupida idea de decirle que solo tenía un presupuesto de $ 2000 para cada uno, y el resultado fue que al día siguiente puso en sus redes sociales hashtag ¡No salgan con este idiota pues es un cagado! (tacaño a la hora de invitar a comer) eso acompañado de su foto, en la cual por cierto no salía muy bien, y de esa forma entendió tambiénque la comida rápida se la podían comprar ellas. Y que si uno quería impresionarlas, debía darlePrimero que nada les tiene que quedar claro que Gustavo no era materialista, (para nada), pero en vista que $ 10.000 no se encuentran todos los días y menos en botados en la calle, el decidir que uso darle a tan inesperada ganancia, se convirtió en todo un reto, porque primero que nada en vista de que el billete no estaba en muy buenas condiciones, estructurales, pensó en guardarlo o enmarcarlo, pero después se dijo:¡Mala idea!, pues ¿de qué le serviría ponerlo como cuadro? si habían cientos de miles de esos, y aparte su departamento no era precisamente grande para inmortalizar todo lo que se encontraba en la calle. También pensó después de regalarlo, sin embargo, luego de meditar un momento, se dijo ¿Pero a quién?, alguna campaña política, ni pensarlo, suficiente tenían con lo que a él y la demás gente, ellos le robaban,

Después se dijo ¿Y si lo doy alguna persona que esté pidiendo en la calle?, pero el problema era que era sabido que muchas de ellas habían hecho del negocio de inspirar lastima un negocio muy lucrativo, y si él se decía estar en contra de la ganancia injustas de los políticos, los que lucraban con la educación, no podía ser tan inconsecuente de favorecer a los que por medio del engaño hacían que se desconfiara de la gente que si necesitaba ayuda, y él tampoco tenía todo el tiempo del mundo y los recursos financieros debido Tenía claro que contratar a un detective privado a lo mínimo le podían salir $500,000 pesos, por lo que con sus 10 lukas recién encontradas no le alcanzaban para averiguar si las necesidades de la persona que decía afectada eran en verdad ciertas, y sin olvidar más encima que eso le presentaba otro problema ¿Acaso eso le pasaba siempre?, si hacia eso el de arriba capaz que no volvería a darle ningún otro regalo semejante, por no aprovechar el que ahora le había mandado.
Ahora otra opción era, invitar a una amiga con la cual tuviera un interés de tipo “particular”, pero después se encendió en su mente la luz roja y la voz que decía: ¡Esa una estúpida idea! “Pues con $10.000 no alcanza, para invitarlas a comer algo decente, Ya que aún tenía el vivo el recuerdo de cuando tuvo la pésima ocurrencia de invitar a una amiga que era profesora recién titulada a comer a un Macdonal, todo iba bien en la conversación, pero a la hora de comer, tuvo la erronia idea de decirle que solo tenía un presupuesto de $ 2000 para cada uno, y el resultado fue que al dia siguiente puso en sus redes sociales hashtag ¡No salgan con este idiota pues es un cagado! (tacaño a la hora de invitar a comer) eso acompañado de su foto, en la cual por cierto no salía muy bien, y de esa forma entendió también que la comida rápida se la podían comprar ellas. Y que si uno quería impresionarlas, debía darles algo que no pudieran comer todos los días.
Después se le ocurrió que podía ahorrarla en un banco para que ganara intereses, pero después se acordó de que su papa (Que en paz descanse), había trabajado en uno y le había contado que la utilidad que sacaban los bancos del dinero, era mucho mayor que la que entregaban a sus clientes, ¿Entonces él se iba a prestar para favorecer a los que se aprovechaban de esa manera de la gente?, ¡Por supuesto que no!, ya que por ningún motivo seria parte de tan macabro sistema!.
Por cierto podía en vez de eso, comprarse algo, o sea darse por así decirlo un gustito, pero después pensó, ¿Pero cuál? si en ese momento no tenía hambre, no tenía sed, y más encina en pleno centro de viña del mar donde había encontrado ese billete a las 8:30 de la mañana estaba todo cerrado. Y lo peor que podía hacer era comprarse ropa nueva en alguna tienda, pues esas prendas se fabrican en países pobres que esclavizan a sus habitantes, y tampoco podía ser usada, pues la gente ya sabe distinguirla en la calle, y los que la usan los catalogan de picantes y los tratan como tales, tampoco podía mandarla hacer, pues con suerte le alcanzaba para hacerse un par de calcetines, y gastar $ 10 000 lucas en un par de calcetines.
Otra alternativa era comprar mercadería después del trabajo, pero después se dijo, ¿Acaso voy a comprar mercadería sin haber revisado antes lo que me falta en mi casa?, no ni aunque lo amenazaran de muerte haría eso, ya que por eso antes era que en su casa tenía montón de cosas que no necesitaba.
¿Y si mejor lo guardo en mi casa para alguna emergencia?, pero después se dijo, es una mala idea, porque
1. A mí siempre se me pierde la plata en la casa sobretodo la que me encontrado en la calle
2. Si se me pierde y me demoro en encontrarla (como ya me a ´pasado), puede con lo rápido que se desvaloriza la plata, debido a que siempre suben los precios de todas las cosas $ 10.000 en verdad ya no sean $ 10.000 pesos sino sean 5000, o incluso $4000
En ese momento de tanto pensar en que hacer o no hacer con ese dinero, Gustavo saco ese billete de su bolsillo y sosteniéndolo en su mano dijo en voz alta ¡No sé qué hacer contigo!. Y segundos después pasó velozmente un joven que llevaba un gorro y lentes oscuros, el cual se lo quito de las manos y se perdió de su vista al doblar por una cuadra,
Gustavo, se quedó como petrificado poder dar crédito a lo que había pasado, y cuando después volvió en si, en vez tratar de perseguir al ladrón, o gritar de indignación; se dijo
¡Qué bueno que me paso esto! porque el cacho (problema) de que hacer o no hacer con el dinero Ahora lo tiene otro.
s algo que no pudieran comer todos los días. Después se le ocurrió que podía ahorrarla en un banco para que ganara intereses, pero después se acordó de que su papa (Que en paz descanse), había trabajado en uno y le había contado que la utilidad que sacaban los bancosdel dinero, era mucho mayor que la que entregaban a sus clientes, ¿Entonces él se iba a prestar para favorecer a los que se aprovechaban de esa manera de la gente?, ¡Por supuesto que no!, ya que por ningún motivo seria parte de tan macabro sistema!. Por cierto podía en vez de eso, comprarse algo, o sea darse por así decirlo un gustito, pero después pensó, ¿Pero cuál? si en ese momento no tenía hambre, no tenía sed, y más encina en pleno centro de viña del mar donde había encontrado ese billete a las 8:30 de la mañana estaba todo cerrado. Y lo peor que podía hacer era comprarse ropa nueva en alguna tienda, pues esas prendas se fabrican en países pobres que esclavizan a sus habitantes, y tampoco podía ser usada, pues la gente ya sabe distinguirla en la calle, y los que la usan los catalogan de picantes y los tratan como tales, tampoco podía mandarla hacer, pues con suerte le alcanzaba para hacerse un par decalcetines, y gastar $ 10 000 lucas en un par de calcetines. Otra alternativa era comprar mercadería después del trabajo, pero después se dijo, ¿Acaso voy a comprar mercadería sin haber revisado antes lo que me falta en mi casa?, no ni aunque lo amenazaran de muerte haría eso, ya que poreso antes era que en su casa tenía montón de cosas que no necesitaba. ¿Y si mejor lo guardo en mi casa para alguna emergencia?, pero después se dijo, es una mala idea, porque 1. A mí siempre se me pierde la plata en la casa sobretodo la que me encontrado en la calle 2. Si se me pierde y me demoro en encontrarla (como ya me ha ´pasado), puede con lo rápido que se desvaloriza la plata, debido aque siempre suben los precios de todas las cosas $ 10.000 en verdad ya no sean $ 10.000 pesos si no sean 5000, o incluso $4000 En ese momento de tanto pensar en que hacer o no hacer con ese dinero, Gustavo saco ese billete de su bolsillo y sosteniéndolo en su manodijo en voz alta ¡No sé qué hacer contigo!. Y segundos después pasó velozmente un joven que llevaba un gorro y lentes oscuros, el cual se lo quito de las manos y se perdió de su vista al doblar por una cuadra, Gustavo, se quedó como petrificado poder dar crédito a lo que había pasado, y cuando después volvió en si, en vez tratar de perseguir al ladrón, o gritar de indignación; se dijo ¡Qué bueno que me paso esto! porque el cacho (problema) de que hacer o no hacer con el dinero Ahora lo tiene otro.

 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas