Las nacas del Covi

Escrito por
| 52 | 2 Comentarios

Este émulo del poncharelo, highway motorcycler, antes de dedicarse a la comicidad, y al epidelongo, era pitólogo. Y pos´ que agarra el expertise de los besos conchosos de sus cuates los estadígrafos, que le decían: »oye Pitoviral, no te enchufas a ti mismo, no porque no te alcances, ¡sino por expedito!».

Y el Pitovil les respondía: »bola de hipo-tálamos, habían de darle gracias al genitor por no dotarlos de envergadura, pos´ ya se los hubieran comido vivos las fámulas en el tálamo sanitario». Ya ven, a mí, la jugosa Nacayuca del Contescins, la que se siente la Reina de concha nácar y a mi, no me suelta prenda, –disque porque no le garantizo que la dispersión verde le dará un collar de perlas con cédula de garantía pronobel–, nomás anda por aí mostrando su palmito –como corazón de grupa real de Ipanema– al que habría de limpiar de toda excrecencia y pelambre con pulmotor, pa´ que quede inmaculada y sanitizada pa´l himeneo en visperas.

Yo no sé si esa Nacayuca es tocóloga, pero de que se aplica en todas las artes tocatorias como las antiguas nereidas, se aplica. Cuando me le acerco, ¡ay nanita!, parece que sus ojos, gestos y vahos –junto a sus hábiles falanges dactilares y gustativas– despliegan tal embate lujurioso que me deja desentronizado en un dos por tres. Y es que, caramba, no me deja llegar siquiera al primer asalto. Bueno, con decirles que ni en la Silla del Az-13, se me desborda la taquicardia como con la Nacayuca; y eso que me ponen enfrente a las anacondas, me truenan las luces infernales con el acoso verbal del moreno conductor Alatower pa´ que la precocidad sanguínea amaine y le eclosión, también.

Ahora que, montado en la Silla orqueta, sí que me entronizo cual pitcharelo, el expitomate que le daba tres y las buenas a las receptáculos del barrio. Pero esta Nacayuca de los palmitos en flor, de plano que me eleva la cuenta pulsar. Me hace pedalear, casi tocar la zona de alarma y, allí, en la línea de retiro, me toca los aguacates, y en un trís, el magma hace eclosión, disparando cual cañonazos, ¡la obertura de 1812!

¡Abur, abur, pérfida bundonaquita mata motocicletón!

 

CORTEX, el precoz.

 

Comentarios

  1. Esruza

    27 abril, 2020

    La verdad, no entiendo y el título me sorprende.

    Sludos

    Estela?

  2. Cruzaedo

    27 abril, 2020

    Oye Cortex, no te mediste.

    Ni Clavillazo, ni Tin-Tan ni Resortes te llegan.

    La jerga y el tema está mas naco que en la misma

    Uni de la ilustración popular Bondojo – Tepito Inc

    Mejor suerte para la próxima..

    Cruzaedo

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas