NOSOTROS LLEGAMOS ANTES

Escrito por
| 27 | Dejar un comentario

El frío es tan intenso que oscurece mis ideas y mi raciocinio. Estamos perdidos en esta inmensidad inhóspita, helada y yerma, desde hace dos meses. No sabemos hacia dónde nos dirigimos, perdimos la brújula en una tempestad de nieve y el sextante se nos cayó en una fisura en el hielo, de profundidad incalculable, junto con nuestro compañero Alexander Popov, uno de nuestros mejores hombres. En las noches, aún creo oírle pedir auxilio. No sé cuánto tiempo estuvimos intentando rescatarlo, solo me consuela creer que su agonía no fuera muy prolongada.

El hambre nos debilita y nos está volviendo locos: hace más de diez días que sacrificamos nuestro último perro para aprovechar su carne. No tuvimos más opción. El pobre can, en sus últimos momentos, nos miró con ojos de tristeza, como si conociera su destino final. Lloré mucho.

Nuestro intento de llegar al polo Sur fue un éxito, lo alcanzamos el día ocho de noviembre del año pasado. Pero creo que nunca nadie sabrá de nuestra hazaña y moriremos todos aquí. De los quince valientes que partimos de nuestra amada Rusia, solo quedamos cinco. El resto han ido falleciendo, víctimas de esta tierra inclemente.

El viento aúlla en el exterior de la tienda de campaña, como recordándonos quién manda aquí. El frío es insoportable. Dimitri y Vladimir tienen los pies congelados y ennegrecidos desde hace días; por desgracia, no creo que sean recuperables a estas alturas. No sé de dónde sacan las fuerzas, pero todavía siguen caminando cuando avanzamos y jamás se quejan del dolor. Nuestros mandos estarían orgullosos de estos soldados si alguna vez llegaran a conocer nuestra gesta y ojalá fueran condecorados y recordados como los héroes que son en las décadas venideras.

Por otra parte, no tenemos noticias de los avances del noruego desde hace meses. De la expedición inglesa no hemos sabido nada desde hace más tiempo, deben de ir muy retrasados. Ignoramos el destino de todos ellos.

No sabemos hacia dónde dirigirnos y temo que estemos dando una enorme vuelta en círculo. Las estrellas parecen estar siempre en el mismo lugar, cuando alcanzamos a verlas.

Creo que este es el final de nuestra aventura. Espero que alguien encuentre estas notas y sepa que nosotros fuimos los primeros en alcanzar el polo Sur. En ese punto dejamos clavada una pequeña bandera de nuestra madre patria, ondeando con orgullo, y una carta firmada por los doce hombres que lo alcanzamos. Tres ya habían fallecido antes de llegar.

Sin fuerzas para más, se despide quien esto escribe, el capitán Nikolái Ulianov, al mando de la expedición.

En algún lugar del continente antártico, en la fecha diez de enero del año mil novecientos doce.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas