CdoM Capítulo 2, parte 1

Escrito por
| 32 | 3 Comentarios

Capítulo 2 — Los nuevos

Al día siguiente, antes de ir al instituto, Kira decidió dar una vuelta para que pudiera tener tiempo de pensar en lo que le dijo la tía de Emma, lo que significaría para ella ser una persona sobrenatural y si ella era la única en la ciudad que tuviese esos poderes o si había más gente como ella. En medio de sus pensamientos vino Emma por detrás suya y le pegó un susto. Kira se giró y antes de que pudiera ver quién era, le dio un puñetazo en la nariz.

¡Emma! —exclamó sorprendida al ver que la persona a la que le acababa de pegar un puñetazo era su mejor amiga—. ¿Por qué me asustas tanto?

¡Auch! —exclamó ella al recibir el puñetazo—. Gracias Kira, estoy bien. El puñetazo que me acabas de dar no ha dolido nada. Mi nariz está estupenda—dijo en tono irónico.

Lo siento. No era mi intención… bueno, en realidad sí, pero no sabía que eras tú. Si lo hubiera sabido no te hubiera dado. Lo siento muchísimo. Es que para qué me asustas.

Creía que supieras que vendría a asustarte. Ya sabes… creía que ibas a tener una visión —La última palabra la susurró para que nadie menos Kira la oyera.

Pues no, no tuve ninguna.

Ya me he dado cuenta, y mi nariz también.

Lo siento de verdad —volvió a repetir.

Lo sé. No pasa nada —la tranquilizó.

Las dos siguieron avanzando hacia el instituto.

Si digo la verdad, no creo que sea una vidente. Todo podría haber sido casualidad —confesó.

Como puedes decir eso. Si las cartas te lo han dicho. Eres una vidente —replicó.

Primero, las cartas no me lo han podido decir nada porque las cartas no hablan. Y segundo, puede que esa carta no se rompió porque era impermeable o algo así —repuso Kira.

Puedes creer lo que tú quieras, pero en el fondo sabes que las cartas tienen razón —insistió.

Las cartas no pueden tener razón. Son cartas.

Siguieron discutiendo así hasta llegar finalmente a su destino. Al entrar en el recinto del instituto, una energía negativa le invadió a Kira. Por un instante le entró un ligero dolor de cabeza cuando un grupo de adolescentes pasaron al lado suya y luego, el dolor desapareció cuando se alejaron. Era el mismo grupo que habían visto Emma y Kira el día anterior. Parecían ser una pandilla, ya que todos llevaban el mismo collar.

Ven conmigo —le dijo Emma cogiéndola del brazo—. Te quiero presentar unos amigos que conocí ayer. Acaban de mudarse a la ciudad.

Se fueron hacia la dirección del grupo de adolescentes. Cuando se acercaron al grupo, Kira pudo ver que sus collares representaban una manada de lobos. Cada uno tenía una distinta cantidad de lobos dibujados. Uno tenía tres lobos, otros más de cinco. Kira les saludó amablemente, pero en vez de recibir un saludo de vuelta, se quedaron mirándola fijamente. Para romper el incómodo silencio, Emma la presentó

Esta es mi amiga Kira —dijo Emma.

En ese momento tocó el timbre. De inmediato, el grupo empezó a separarse sin ni siquiera despedirse, menos una chica.

Hasta luego, Emma —se despidió la chica con una amable sonrisa

Era de estatura baja y pelo largo hasta el pecho, castaño y liso. Su piel era blanca y tenía los ojos marrones oscuros, casi negros. Se dirigía a una de las clases del curso anterior al de Kira y Emma por lo que debería tener un año menos que ellas.

Dos otras chicas del grupo de los nuevos amigos de Emma se dirigieron a la clase de Kira, por lo que debían de ser las dos alumnas nuevas que anunció la profesora el día anterior. Se sentaron en los asientos que había delante Emma y Kira.

Durante toda la hora se susurraban cosas al oído mirando a veces disimuladamente hacia atrás donde estaban Emma y Kira o hacia Rick, que estaba sentado al otro lado de la clase.

Kira estuvo todo el rato con dolor de cabeza hasta que le pidió al profesor salir a tomar aire fresco. Al alejarse de la clase, el dolor fue disminuyendo hasta que finalmente al llegar a fuera, desapareció. Deseaba quedarse allí el resto de clase que quedaba, pero supo que tenía que volver adentro.

Durante el resto de horas fue igual, si se alejaba de la clase, o, mejor dicho, de ciertas personas, el dolor de cabeza disminuía.

Al acabar el instituto, le contó a Emma lo que le pasaba. Ella propuso ir de nuevo a la casa de Selma y preguntarle si eso tenía algo que ver con sus poderes de vidente.

Kira les mandó un mensaje a sus padres diciendo que se iba a comer a la casa de Emma. Raramente, al encaminarse a la casa de Selma, el dolor se fue.

Este es el segundo capítulo de mi novela Criaturas del otro Mundo (CdoM). Como hice con el primer capítulo, voy a dividir este también en tres partes. Cada día subiré un fragmento para que podáis leerlos. No subiré la novela entera, solo pequeñas partes para que podáis tener la opción de leer un poco para saber si os gusta o no. El libro entero está disponible en Amazon Kindle como ebook. Espero que os guste. Criticád sinceramente por favor. Es mi primera novela y aún no he recibido ninguna crítica por lo que no sé si he publicado basura o no.

Hasta la próxima 🙂

Comentarios

  1. JR

    22 mayo, 2020

    Ya casi convencido de pasar por Amazon y procurar tu novela.

    Saludos!

  2. JR

    23 mayo, 2020

    @sarahb – Pues ya casi! Es que quiero leer mas. De verdad que va muy interesante tu novela. A ver si me detengo por Amazon y la busco. La tercera parte del primer capitulo es excelente.

    Saludos!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas