El último adiós…

Escrito por
| 38 | 2 Comentarios

Los detalles importan, siempre lo han hecho. Sin embargo muchas veces no nos damos cuenta de ellos, e incluso los ignoramos. Pero creo firmemente que cuando creemos que todo esta perdido nos aferramos a ellos, porque en ellos se sustenta la imagen de aquellos que añoramos. ¿A quien le importa si ese día llevaba una sudadera azul de Orlando? o ¿mis pantalones favoritos? eso no importa.

Estoy segura que tú no te fijaste en ello. En todo caso prestabas atención a cómo te miraba, las caricias que te daba, y las palabras de amor que te decía. No te importó el desorden de mi cuarto, ni cómo mi madre me regaño por millonesíma vez cuando lo vio. Esos pequeños detalles insignificativos no nos molestaron en nuestro momento. Te hablaba de algo, aunque ya no me recuerdo de que. Pero recuerdo mi emoción,  tenía tantas ganas te compartirte mis experiencias. No sé que me duele más, si el hecho de haberte perdido o que ya no puedas estar en nuestras actividades.

Eran cosas tan cotidianas que se habian hecho parte de mi rutina. Bajarme del bus y que cuando todavia no habia entrado tu ya estabas emocionado esperandome. Jamás paraste de llegarme a ver, ni siquiera cuando ya no podías bajar las gradas por el dolor de tus artículaciones. Pero ese pequeño detalle que tenías fue una de las cosas más extraño. Ahora que entro a la casa, ya no desde el bus, ahora ya tengo un carro. Pero no hay nadie que me espere en casa.

Me cuesta pensarlo, y me dan ganas de llorar cuando lo hago. Pero creo que fuí mala contigo en esas últimas semanas. Tenías más dolor, y por ello estabas más enojado. Conmigo te controlabas, y tratabas de mitigar tu ira, no era tu culpa, no sabías que estaba pasando. Y sé que no es la mía, yo tampoco tenía ese conocimeinto. De haberlo hecho hubiera movido mar, cielo y tierra con tal de ayudarte. Pero ya no eras el mismo con los demás. Y todos lo notaban, y me lo hacían saber con esas estupidas preguntas de ¿Qué le pasa? ¿estás segura que él esta bien?

Tú sabes que nada de eso me gustaba, y me ponía muy nerviosa. Así que sin pensarlo te envíaba a otro lugar. Donde la gente no se diera cuenta de tus cambios. Lo siento Cariño, debí actuar mejor. Si pudiera regresar el tiempo me daría una cachetada, y te abrazaría como nunca.

El último adiós que te dí fue terrible, porque jamás pensé que lo sería. Fue tan sencillo, tan normal. Siempre pensé que tendría un presentimiento que me diría que sería lo último. Pero no. Y eso me mato. Me mata todos los días pensar en lo sencillo que fue nuestra última platica. Ni siquiera ví tus lindos ojos negritos. No te dije tantas cosas, y no estuve contigo cuando pasó. Seguro tuviste miedo, porque al enterarme yo también lo tuve. Y ahora que veo tu tumba no puedo hablar. Pues el nudo en mi garganta no me deja.

Y me aferro a los detalles del momento. La ropa que tenía puesta, y trato de recordar tu carita, pero nadie le pone atención a esos detalles porque nadie piensa que será la última vez que lo vivirán. Si hubiera sabido te prometo que jamás me hubiera ido. No me hubiera importado faltar un día al colegio, con tal de pasar contigo esas últimas 4 horas de tu vida. Me aferro a todo lo que paso en nuestra última vez juntos, cómo te carge. Y las últimas palabras que te dije.

Pero esos detalles son importantes, porque es lo que nos recuerdan a aquellos que extrañamos. Por eso nos aferramos tanto a ellos, y sé que llegará en punto donde tu recuerdo ya no dolerá, y vivirás en mi corazón. Por eso ahora enfrente de tu tumba me doy el permiso de decirte adiós. A donde sea que vayas, en algún punto de alcanzaré. Pero esta vez voy a recordar todo, el color de las flores, tu fotografía, mi ropa, el viento que seca mis lágrimas, y sobretodo recordaré el sentimiento,

Comentarios

  1. Mabel

    27 mayo, 2020

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenida

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas