No tienes que pedir permiso

Escrito por
| 44 | 6 Comentarios

«No tienes que pedirle permiso a nadie para defender tu vida»Aquel bucle giraba a velocidad de vértigo dentro de su cabeza miéntras él le sonreía de forma conciliadora después de haberle presentado una rubia bastante mona, con unos ojos de un azul-gris que parecían pintados con tempera. No parecía que se defendiese con el idioma porque una vez hechas las presentaciones, se limitó a quedarse detrás en un segundo plano, dejándole llevar la voz cantante.

El juego estaba claro, y el bucle reiterativo se lo confirmó: «Tienes todo el derecho a defender tu vida». Si, cierto, pero había que tener paciencia, esperar el momento oportuno. Un año atrás se habría quedado destrozada, pero ahora, el asunto le quedaba lejos. Cada cual a su vida. Sin embargo no era cuestión de dejarle dar la última estocada. Eso era para ella, pero mejor que se confiase.

Entretanto él seguía con su historia «Lo mucho que la había querído… en fín así estaban las cosas, Por fin había encontrado a la mujer de su vida» . Claro todo se limitaba a seguir la corriente «Si, claro, claro. Me alegro por tí»

-Podrías haber sido tú

-Pero no fue así. Tomemoslo con deportividad.

“Venga hombre, pensó, si te mueres de ganas de hacer la pregunta. No tienes capacidad para clavar la navaja y removerla dentro de la brecha. Anda que te mueres de ganas. Todos sabemos lo que es necesidad, como por ahí se dice”

El hombre sonrió. La misma bonita sonrisa de siempre. Tanto tiempo recordándola, añorándola. Sin embargo, a día de hoy no la impresionaba.

Y por fín lo dijo

-¿Novio? preguntó girando la cabeza a todas partes

«Ya era hora. Esta conversación me estaba aburriendo y para ya con la cabeza que te vas a marear»

-¿Quién yo? Ya no sé lo que es eso. Prefiero tener rollos

-¿Rollos?

-Si, y con chicos más jóvenes. Eso es mejor que aguantar a un cascarrabias a medio gas.

Entonces las cejas de él subieron por encima del nivel del mar. Ella aprovechó su desconcierto para mirar el reloj y decir.

-¡Vaya! Se me hace tarde, y tirándoles un beso a él y a su pareja con la mano añadió. Otro día hablamos.

 

Comentarios

  1. Nerta

    1 junio, 2020

    Está muy bien descrito. Transmite la incomodidad de la situación. Me ha gustado.

  2. Mabel

    1 junio, 2020

    Muy buen Cuento. Un abrazo Mary y mi voto desde Andalucía

  3. JR

    2 junio, 2020

    Muy buena defensa y tactica. Ella gana el juego.

    Saludos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas