Carta abierta a un escritor

Escrito por
| 69 | 14 Comentarios
Saludos cordiales,
       Espero se encuentre saludable un día como hoy. No me conoce, ni yo a usted, pero le prometo que, si lee esta carta hasta el final, me dedicaré a estudiar su obra. Devoraré todas sus páginas impresas y electrónicas. Haré notas; buscaré símbolos. Mi crítica será cruel, pero honesta. Nuestros debates serán extensos y fogosos. Nos admiraremos mutuamente. En el espíritu de esa amistad por concretarse, le escribo para solicitar algo inusual. No se preocupe, no necesito dinero, por lo menos no ahora. Le escribo para pedirle que me escriba. Deseo habitar una de sus obras. Engendre, le suplico, un personaje y enséñele a hablar como usted cree que yo hablo. Que nazca en las páginas de un cuento o una novela (no sabría como vivir en un poema). Debe ser arrogante y socialmente torpe. Puede comenzar narrando su eterna lucha con los vicios, pero destaque los más nocivos. También puede mencionar algunas virtudes, aunque tendrá que escarbar ardua y pacientemente. Añada modestia, si quiere. Resalte el malgasto de los pocos tesoros que cayeron en sus manos durante el camino. Cuente como desatendió sus mejores talentos en favor de distracciones banales. Puede usar la guitarra como ejemplo. Haga una lista de todas las oportunidades que desconoció, detrás de la comodidad malvada. Achaque síntomas y dolores que va descubriendo. Infle su abdomen en varias tallas. Despinte su cabello e invente un síndrome genético para explicar cómo aclaró prematuramente. Que use un disfraz de astronauta, sino que practique la ingeniería. Igualmente puede fungir detrás de una barra sirviendo tragos ardientes o recogiendo y coleccionando basura. De punto culminante, que se vea de rodillas frente a una encrucijada, como una madeja de caminos cuyos destinos la niebla y el polvo del desierto ocultan bajo sus pliegues. Hágale sufrir una crisis de identidad. Como en la película de Nolan, que el germen de una idea contamine su alma. Que no soporte lo que es, ni quiera ser lo que pensó quería ser. Opaque el lustre de todas las cosas que tiene, y transfórmelas en piedras grandes y pesadas, como la de Sísifo. En el proceso, deje que se autodestruya, que poco a poco, eche todo a perder. Ese capítulo será el más aterrador. Se que es mucho lo que pido. De no ser posible, si mi vida no es apta para ser publicada, le ruego entonces que al menos, estimado escritor o escritora, me diga que ocurre después de la encrucijada.
[NOTA DEL AUTOR: Recientmente he estado editando algunos de mis escritos mas viejos, cambiando cosas aquí y allá, a veces con la honesta intención de corregir horrores ortográficos  y de actualizarlos (y vaya que mucho ha pasado en tan poco tiempo…),  o a veces, por puro capricho. Lo que resulta de estas cirujías cosméticas (o exorcismos, como se quiera ver) lo presento aquí, humildemente, a ver si la criatura logra nueva vida.]
[FOTO: Chromtic Typewriter – Tyree Callahn]

Comentarios

  1. Luis

    15 julio, 2020

    Me gusto, muy sugerente. Mi voto, un saludo.

  2. Lore

    15 julio, 2020

    Creo que le pondría por título «Desenlaces humanos» Ricardo :)), la encrucijada sería un auténtico dilema, o tal vez todo lo contrario, resurgiendo de sus cenizas como el ave Fénix. Sea como fuere, de lo que estoy convencida es de lo extraordinario que somos como seres únicos y especiales, los seres humanos. Así lo manifiestas en tu inteligente escrito.
    Un cuento Genial!
    Saludos muy cordiales.

  3. Ricardo Grimes

    16 julio, 2020

    Gracias por leer Lore! El título que propones es muy apropiado y como bien señalas, el camino que se escoja puede ser tanto, la solución a un nudo, como también el origen de uno nuevo. La imagen del ser humano frente a los caminos que se bifurcan siempre me ha impactado. La incertidumbre es aterradora, pero a la vez ofrece tantos universos. El escrito original fue inspirado, en parte, por una película de mi infancia titulada Crossroads (1986), donde el personaje principal se plantea abandonar toda su fortuna y futuro en busca del fantasma de alguien quién, se rumoraba, había vendido su alma a cambio de… Supongo que, de ser cierto, la incertidumbre ya no fue un problema para  él. Saludos!

  4. Eli...

    21 julio, 2020

    ¡Me encantó!
    Coincidencia, estoy haciendo lo mismo, con cuentos y etc,; de otros tiempos.
    Me encanta revivirlos, despertarlos del letargo.
    Mi voto, y vamos a la portada, vale que muchos más aprecien tus letras.
    Saludos

  5. FrancesMesutti

    21 julio, 2020

    Sería un desperdicio no aprovechar un personaje tan bien recreado. Tan solo, habría de atribuirle un único vicio que le permitiera el despojo total de sus pocas virtudes y a su vez, le sumara la única que ha de quedarle. El de la poesía. Al no hallarse descrito en versos, que mejor martirio que el de vivir entregado a los poemas y no encontrarse ¨hecho¨ en ninguno de ellos.
    Ha sido un deleite su cuento, extraordinario. Con respecto a su trabajo de ¨cirugía cosmética¨, como dicen en mi país: ¡si así llueve, que no escampe!

  6. FrancesMesutti

    21 julio, 2020

    Sería un desperdicio no aprovechar un personaje tan bien recreado. Tan solo, habría de atribuirle un único vicio que le permitiera el despojo total de sus pocas virtudes y a su vez, le sumara la única que ha de quedarle. El de la poesía. Al no hallarse descrito en versos, que mejor martirio que el de vivir entregado a los poemas y no encontrarse ¨hecho¨ en ninguno de ellos.
    Ha sido un deleite su cuento, extraordinario. Con respecto a su trabajo de ¨cirugía cosmética¨, como dicen en mi país: ¡si así llueve, que no escampe!
    Tiene mi voto, saludos.

  7. SDEsteban

    21 julio, 2020

    Hola Ricardo. Me gusta la idea, como está desarrollada y, sobre todo, los toques de humor que has dejado impresos en ella. Mi voto y saludos!

  8. MP

    22 julio, 2020

    Hola Ricardo debo decirte que la novela o el cuento que estas pidiendo me lleva a urdir a un personaje excepcional, uno de esos personajes capaces de arrastrarnos violentamente en giros desde la ironía, el penoso trayecto de la máscara humana hacia la más profunda y nítida condición del ser. Si bien es cierto que dedico muchísimas horas a la tarea de escribir no me animaría a inmiscuírme atrevidamente en un ser semajante. Sería faltar a la pura belleza de sus ideas, emociones, desesperaciones y dolores. No, efectivamente no me animaría. Tal vez si tan solo se me permitiera observar por un resquicio del libro algún gesto, algo de su fisonomía, una minucia cosa que por otra parte muy bien vos mostrás quizá pudiera dar con el verdadero escritor de la obra, y oh que verdadera revelación sería un libro como ese.
    Sin embargo, debo conformarme con tan poca cosa que nace de mis manos. Un abrazo. Y corresponde, luego de mi humilde aporte, que te realice el mismo pedido, que más quisiera yo que un escritor de estirpe pudiera escribir mi libro.

  9. Ricardo Grimes

    23 julio, 2020

    Saludos Eli. Gracias por el voto y por tus palabras. De verdad se aprecian. Mucho éxito con eso de despertar viejas criaturas. Aunque muchas son inofensivas, por experiencia propia te advierto que algunas salen violentas. Pero nada, todos sabemos los riesgos que este arte presenta…

  10. Ricardo Grimes

    23 julio, 2020

    Saludos Frances. Gracias por leer y comentar. Tus palabras me llegan y me honran y me hacen pensar muchas cosas… por ejemplo ( y esto es algo que siempre he dudado )… ¿Es el poeta quien crea la poesía o es la poesía la que enseña a escribir al poeta?

  11. Ricardo Grimes

    23 julio, 2020

    Hola MP. Muchas gracias por tus palabras. Jamás pensé que este relato fuera a interesar tanto! Confieso que el desdichado huérfano que escribe la carta heredó cosas de mí que no pienso revelar… Con respecto a escribir tu libro, creo que mi técnica y mi experiencia no han alcanzado el nível necesario para esa encomiable tarea (algo hartamente evidenciado en todo lo que hago). Por el momento, ya nos leeremos en esta sala cibernética. De seguro volveremos a conversar. Y de paso te aseguro, con la maña de unas cuantas décadas en este mundo, que nada que salga de nuestra manos, bueno o malo, es poca cosa. Saludos!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas