La Comarca de Aquel Tiempo… II El Amante de La Risa

Escrito por
| 110 | 16 Comentarios

El bufón, uno de los personajes más destacados de la Comarca; heredó un reloj del difunto. Según recitaba el testamento, podría llegarle otro más pequeño. Tener uno era magnifico; dos, un galardón.

Durante un tiempo, lo llevó colgado de su cuello. El peso ladeaba su columna. Mejor era llevarlo debajo del brazo. Cada función, le pedía a algún compañero que se lo cuidara; pero… no eran bichos de fiar.

¿Tamaña alegría podría transformarse en un inconveniente?

Quienes lo veían con esa máquina querían saber la hora. Obviamente. Desde la partida del Guardián, todo el pueblo había desesperado.

Le pidió a su esposa que se lo cuide, ella no estaba muy de acuerdo. No lo estaban en casi nada, y ninguno recordaba; si alguna vez, habían estado.

Tenía que trabajar. Sí se demoraba, su público comenzaba a llorar involuntariamente; ansiosos de risas, un retraso los deprimía. Esas lágrimas no alcanzaban ni para enjuagar los calcetines; deseaba impedir el desperdicio.

Amaba a la risa más que a nadie. Era su compañera fiel, y conocerla cada día más; todo un desafío. Ella se sabía bien amada, y seducía al díscolo bufón. Sin dicha cualidad nunca hubiera podido despertarla. La insensatez, su herramienta de trabajo, él la consagraba. Solía decir que era el don con que lo habían premiado.

Decidido a no estresarse más con ese círculo admirado. Se sintió tranquilo, su esposa lo cuidaba.

Hambriento regresó a su casa. Cruzó el patio restregándose las manos; pensando en la exquisita comida que le habría preparado. La rutina de siempre. Entraba, se quitaba ese enorme cuello y los zapatos. Después, saludaba a su mujer con un distraído hola; ella le respondía con otro, más distraído.

Abrió la puerta apuntando con su nariz; no olió nada.

Pensó que su señora se había retrasado con la comida. No se hallaba en la cocina y la olla, vacía.

Recorrió la morada llamándola, le respondió el silencio.

Subió al dormitorio que compartían, dividido en dos.

Pasmado, descubrió que la parte de ella ya no existía; y una escalera colgaba hacia el vacío.

Miro a su alrededor. “¡Que tranquilidad ver el reloj!”. Se lo había dejado parado en un rincón; del techo colgaba otro más pequeño.

Pegado a su velador había una nota. La tomó ávido por saber: “Me entregaron otra máquina, parte de tu herencia. Te los dejo para que los mimes. Yo nunca lo hice con nadie”.  Con esa respuesta no quedó atónito, era tan fría.

Se subió a una silla, descolgó el del techo; agarró al mayor y comenzó a acariciarlos a ambos; como si fueran sus hijos. Los tres sonrieron.

Tirado en la cama con la hambruna olvidada, se relajó. Su esposa no le importaba en absoluto; la habitación partida, tal vez un poco.

Hacía un rato apenas, que había dejado a su amada; sus bocas aún tibias y agitadas.

Embelesado, recordó lo bien que la habían pasado; y suspiró, disfrutando por ser un hombre libre.

En la próxima función, le propuso casamiento.

Comentarios

  1. Mabel

    17 julio, 2020

    Muy buen Cuento, me encanta. Un abrazo Eli y mi voto desde Andalucía

  2. AsNoren

    18 julio, 2020

    Como siempre Eli, muy bueno y con fragmentos especiales.
    «Le pidió a su esposa que se lo cuide, ella no estaba muy de acuerdo. No lo estaban en casi nada, y ninguno recordaba; si alguna vez, habían estad».

  3. Eli...

    18 julio, 2020

    Gracias @mabel y @asnoren, ¿qué loco no?, ja, ja, ja.
    No estaban de acuerdo, ni tampoco se acordaban.
    Gracias a ambasssss

  4. MP

    18 julio, 2020

    Me gusta la intriga de tu relato Eli, muy bueno, un abrazo y mi voto.

  5. Labrida

    22 julio, 2020

    Por cierto me ha encantado igualmente la ilustración que acompaña tu relato, también es obra tuya?

  6. Eli...

    22 julio, 2020

    Hola @labrida, la ilustración es de Tomasz Sętowski, un pintor surrealista polaco. ¡Un un genio para mí! Googlealo si te parece, y vas a conocer un poco más de su obra. Muchos de mis textos tienen sus pinturas. Gracias por tu interés.
    Saludos

  7. Labrida

    22 julio, 2020

    Muchas gracias, por supuesto que bucearé un poco en su obra, me resulta super atractivo el mundo surrealista, muchos de mis relatos son un poco de ese estilo, gracias por la recomendación.
    Un saludo y suerte.

  8. Eli...

    22 julio, 2020

    Hoy comenzaré a leer tus articulos @labrida; si tienen esa característica seguramente me dará mucho placer hacerlo.
    Suerte para vos también y saludos.

  9. JR

    25 agosto, 2020

    Aunque he llegado tarde a tus primeros relatos los estoy disfrutando enormemente. Que mundo tan enredado y lindo has creado. He decidido dedicarle una parte de mi dia a tus fantasticos relatos. Los disfruto en grande.
    Realmente eres muy talentosa.

    Saludos!

  10. Eliana

    25 agosto, 2020

    Que honor tus palabras. Recién he subido el último de esta saga. Después viraré a otras historias sueltas y algunos poemas.
    Quise leer tu cuento, el de Leila, y Falsaria se tildó.
    Muchas gracias JR.
    Un abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas