Un rincón

Escrito por
| 14 | Dejar un comentario

U N   R I N C Ó N

 

La escena que veo es de algo mío, de la infancia de un crío de cuatro o cinco años; y es en mi pueblo…en un pueblo de los de antes. Sólo hay ante mí, un pequeño rincón de –por llamarla con respeto- una barriada humilde, con unas casas, una escalera entre ellas que llega al campo; y un crío que la baja corriendo, con la cabeza vuelta hacia alguien que le requiere algo; pero, aquel no se detiene.

Aunque solamente veo ese pequeño lugar; en mi mente, en mi recuerdo, en mi pena y en mi nostalgia; todo se hace demasiado grande para mí.

Es, indudablemente, mi pasado. Y en mi sensación, la persona de la escalera es mi madre, el pueblo es de los de antes, la nostalgia lo envuelve todo, y el crío no parece ser sólo él quien me ha traído aquí; sino que es el pasado el que lo ha hecho, el que causa todo lo que me está sucediendo.

Siento el empezar de él: Un niño abriéndose a la vida; una mujer que –ilusionada, fuerte, esperanzada y alegre- lucha por ella ; y un pueblo que no es más que un pedazo de tierra, en el que los hombres tratan de sobrevivir, alterándolo y creando lo que su fragilidad necesita para seguir adelante… Y todo lo que está empezando es hermoso, bello y verdadero; y, desde mi presente, un tiempo del que quiero algo.

—–

Trato de comprender lo que busco y pienso, en todos ellos; pero no salta nada en mi nostalgia que sea lo que añoro del pasado; porque lo que me duele es que aquello que fue presente, ahora es pasado,…es decir, nada; porque después, sólo estará en el recuerdo.

Es irracional que, como ser que existe, anhele que siga siendo presente; que todo pasado –propio o ajeno- sea siempre presente. Pero algo mío, más hondo y –por vehemencia- más verdadero; intuye que el anhelo y lo anhelado son una realidad que es, aunque fuera del mero existir.

Además de toda la convicción que hay en lo que digo, otro sentir-más cercano a una sensación de saber – me lleva a la idea de que el pasado desaparece de una dimensión y continúa en otra; y esto es algo de la mera y simple existencia; una de sus posibilidades.

Dejo de elucubrar y vuelvo a la visión que me ha traído una melodía.

—–

La imagen está desapareciendo; pero no, porque empiece a borrarse; sino porque se está alejando hacia algo que no es el horizonte de esta realidad: un vacío como un corte del espacio de antes y la escena –que ahora parece un desgarro de lo real- hundiéndose en él.

Siento el mismo dolor que el de la ida irremediable de lo que nunca volverá a estar; aunque se va y seguirá en otra realidad, de la que no sé más. Y en el momento que esto sucede, no hay nostalgia; ni de ellos –madre, yo, pueblo- ni de este último lugar; no hay por haberme quedado sin ese pasado, sino porque algo –dentro o fuera de él- lo ha abducido; y el anhelo no es ni de ellos, ni del lugar;…es de estar en la realidad anterior a las realidades separadas.

 

u

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas