Aquello que, sé sincera, estuvo bien

Escrito por
| 24 | Dejar un comentario

Estábamos los dos desnudos, los dos despiertos y desnudos bajo una etérea sábana que se deslizaba juguetona entre nuestros cuerpos.

Tú dormías de costado y la curvatura de tu espalda dibujaba un paisaje musical, una bandera de agua ondeando entre las olas como un galeón solitario.

Te desperté.

Con cuidado, a través de tu cuello, haciéndote partícipe de mi pensamiento.

Te giraste, somnolienta.

Giraste la cabeza y tus ojos, felices, me miraron distraídos. Desnuda, recién despertada, hermosa como la primera mañana del mundo… tuve que sentir tu cuello y decirte, avergonzado:

-Siento haberte despertado- y un silencio completo, lleno de significado, pletórico se imbricó en nuestros corazones, en nuestras almas.

Te dije que yo no sabía pintar, que no sabía plasmar la luz de la vida en los movimientos caprichosos del pincel; que apenas podía interpretar una rueda de cuatro acordes; que el mármol inane y la madera inerte me miraban autocomplacientes mientras guardaban, celosos, su secreto; que yo, aun así, podía esculpirte y pintarte con palabras que resonarían a través del tiempo, que cantarían el sonido de tu nombre en las canciones y en los cuadros y en todas las efigies del mundo.

Quería pintarte con palabras. Desnudo, apoyado en el alféizar de la ventana, con mi libreta virgen; ver todo de ti, saber todo de ti, asimilarlo todo, comprenderlo y comprenderte.

Quererte como te quiero, en este momento, para siempre:

-Quédate quieta un instante. No te muevas. Duerme si quieres, ahora que respiras el verso de la eternidad. Ahora que el tiempo ha dejado de tener sentido. Ahora, tú, el alma más hermosa, la más hermosa de las almas.

Sonreíste.

Yo te miré, a través de mi desierto, y me sentí completo por primera vez en mi vida.

Así que, con mi libreta en mano, comencé:

“Estábamos los dos desnudos (…)”

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas