Fantasmas de ausencia

Escrito por
| 38 | 1 Comentario

Perder la cotidianidad me llevó a caminar junto a una desconocida ausencia que se volvería ahora mi compañera. Aislarse del exterior puede abrir las mentes, despejarlas; tomar distancia con la realidad próxima es alejarse de ruidos que aturden el pensar, es poder mirar detrás de las propias órbitas, cerrar los párpados y escabullirse junto a los ojos, esconderse en un caparazón de límites definidos solo por la fragilidad del pestañear. Pero aislarse del exterior es también una degradación si se extiende lo suficiente.

Los primeros días no intuía su presencia. Se escabullían entre mis libros, se escondían detrás de la música que escuchaba o simplemente me observaban de lejos. Unas pocas veces sentía sus miradas clavadas en mi espalda mientras observaba la ciudad, desde mi balcón, mas le restaba importancia al suceso; la situación lo vuelve a uno paranoico y jamás le prestaría atención a lo irracional. Mas sus pupilas estaban ahí, analizando el momento preciso para manifestarse.

Las primeras señales las tuve al cabo de un par de semanas, cuando oteaba entre los espacios de mi repisa de libros, o si, de curioso, me acercaba a alguno de los objetos viejos para retirar el polvo de un soplido; veía las partículas esparcirse en pequeñas motas a través del aire, juntándose en disimuladas formas que podían ser cualquier cosa: una mano, unos dedos, una suerte de rostro; mas continuaba demasiado incrédulo para aceptarlo. Y aunque entre esos soplidos podía sentir el frío impregnarse en mis labios, bastaba con moverme del sitio para que regresara la cálida temperatura ambiental a besar mi helada boca.

Sentía los pasos seguir tras mis talones, pequeños golpes en el piso que debieron alertarme de alguna manera; ciertamente, no eran golpes perfectamente audibles, pero sin duda lo suficiente como para que voltease y adjudicara el débil sonar a la caída de algún objeto. Y cuando escuchaba música y disfrutaba de la melodía, podía ver con el rabillo de mis ojos pasar sus sombras, danzar al ritmo de la orquesta sonante, como pidiendo ser vistos, intentando captar mi terca atención.

En definitiva, estaban listos, habían decidido manifestarse. Solo pude ver la figura de esos traviesos fantasmas cuando me mantuve despierto aquella noche de luna rosada. Los encontré en el balcón de la casa, sentados en el borde del pasamanos, mi lugar favorito para estar. Sus figuras no eran agradables, pero tampoco podría definirlas como algo espantoso. Simplemente existían, ocupaban un lugar entre mis cosas, y su estética, diferente, no merece ser juzgada por ojos inexpertos, por cristalinos tan limitados y disfuncionales.

Esa noche me limité a verlos, a intentar entender su naturaleza. Eran, sin duda, vestigios de algo preexistente, de figuras materiales ahora ausentes; eran una creación degradada a un punto indefinido entre lo humano y lo inefable. Y ahí estaba ella, un fantasma más en mi balcón, sin proyectar sombra, sin hacer ruido alguno, petrificada bajo la luz de esa noche fría. Mis ojos atendieron todas las presencias, mas la de ella fue la que menos comprendí y la que más añoré.

Los días siguientes descubrí que cada uno de ellos tenía su momento. Cuando preparaba la comida con Bill Evans sonando de fondo, seguía mis movimientos cual sombra, me sugería con ademanes recetas especiales y colaboraba en la limpieza de los trastes. Si se trataba de estudiar, me acompañaba sin protestas, indicando en el libro lo que debería resultarme importante, o simplemente observándome leer, tomar apuntes, memorizar o analizar con entendimiento.

Estaban en todos lados; esas figuras fantasmales parecían conocerme hasta el rincón más remoto de mi ser; mas era su presencia la más constante, a veces silenciosa, en otras ocasiones tan ruidosa que rayaba en lo molesto. Y yo siempre atisbaba en su dirección, admirado por lo incomprensible que me resultaba.

Ya en las noches, cuando todas las demás figuras fantasmales desvanecían, acudíamos al balcón a observarlo todo, juntos, callados, comunicándonos a través del fuerte viento de la madrugada. Llegado el momento -definido sin nada más que una simple fluctuante voluntad mutua- danzábamos juntos, armonizando nuestras diferentes naturalezas, acordando un compás dictado por el simple deseo de comprensión, de ilusoria admiración.

Y cuando estaba ya en la soledad de mi habitación, antes de dormir, le enviaba un mensaje a ella, o la llamaba, en ocasiones ambas cosas; a ella, la parte preexistente, procurando que nunca descubriese mi secreto, manteniéndolo inconfesable; a ella, a quien engañaba con su ausencia, reemplazándola con su figura degradada a un límite aún incomprensible.

Comentarios

  1. Gian

    3 septiembre, 2020

    Excelente relato. Me gusta tu forma de narrar.

    Saludos y mi voto.

    Gian.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas