LA CHARLA

Escrito por
| 39 | 6 Comentarios

Hace algún tiempo, me quedaba mirando un pequeño pajarito amarillo que asomaba en mi balcón. Contemplaba con admiración sus movimientos y su canto hasta que su sonido resonaba en mi corazón declamando las alegrías de aquel hermoso ser. Comprendía sus hábitos, de alguna manera, él y yo participábamos silenciosamente en una charla amena y sosegada.

Años después, me encontraba saturada de razones y pensamientos, y en medio de mi cotidianidad, percibía un triinnn triiiinnn triiiinn venido de afuera, que en ocasiones se me hacía odioso por distraerme de las tareas que, por alguna razón práctica, se me hacían prioritarias. Un día a solas, mientras contemplaba el universo de mi existencia, me quedé lela observando a aquel pajarito de afuera. De repente la resonancia divina volvió a mi corazón, y le vi luminoso en el verde paisaje.

En medio del silencio, entendí en su triinnn triiiinnn triiinn que aquel Rayito de sol me había extrañado.

Comentarios

  1. Mabel

    27 agosto, 2020

    Muy buen relato. Un abrazo Yulia y mi voto desde Andalucía

  2. JR

    28 agosto, 2020

    Que lindo cuando el mundo exterior a nosotros nos hace dar cuenta que estamos vivos y conectados en este universo tan enorme.

    Saludos!

  3. SDEsteban

    30 agosto, 2020

    A veces, con la vorágine de cosas rutinarias y pendientes, no somos capaces de fijarnos en la belleza de los pequeños detalles. ¿No será que deberíamos cambiar nuestras prioridades? Muy bonito. Saludos!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas