NOCHE LLUVIOSA

Escrito por
| 26 | 2 Comentarios

Pasaba el año 1997 cuando su padre decidió que el mejor lugar para continuar con sus estudios de bachiller sería la ciudad de México, estaría arropada por una familia para la cual él trabajaba, no le preguntó si estaba de acuerdo, ella apenas cumpliría los quince años, era una chiquilla incapaz de tomar decisiones. Todo se llevó conforme el padre lo decidió.

Así que sin planeación alguna la mandó a la cuidad, tan fácil como enviar un paquete. Ahí le enseñaron cómo llegar a su escuela por primera vez, lo demás ya correría por su cuenta. Nadie le explicó los peligros de la ciudad y su progenitor jamás le advirtió que debía poner especial cuidado en los pandilleros que había por las calles.

Cada día a la una de la tarde caminaba ocho cuadras para tomar un camión, llegaba a clase y pasadas las ocho de la noche tomaba el camión de regreso, así que volvía a caminar otras ocho cuadras para llegar a dónde vivía.

Ya había aprendido a moverse un poco por la ciudad, pero una noche el conductor del camión decidió desviarse, debido a que había algunas inundaciones que no le permitían seguir con su ruta habitual. Ella no tenía idea dónde andaba, nunca había recorrido esos barrios, así que decidió bajarse en cuanto el camión anduviese en terreno menos inundado. Caminó por un rato, casi una hora, la pobre chiquilla titiritaba de frío, andaba perdida, con la ropa húmeda y para colmo sin un peso, eso no era raro, sus tutores solamente le daban dieciséis pesos que solo alcanzaban para el camión de ida y vuelta, vaya injusticia! el servicio doméstico que proporcionaba por la mañana al parecer solo valía miserables dieciséis pesos.

Su cara se iluminó de alegría al reconocer algunas calles, las cuales lucían desoladas, algo que era normal, a las once de la noche es difícil ver a alguien danzando con la lluvia. La caminata había valido la pena, la lluvia era tan ligera, casi imperceptible, nada le había quedado seco, se encontraba húmeda de pies a cabeza. Faltaban tan solo cuatro cuadras y llegaría a su domicilio, no contaba con que había cinco vagos callejeando. Los escuchó hacer escándalo a lo lejos, intentó pasar desapercibida, pero no le valió, en cuanto la vieron empezaron a gritar palabras obsenas , primero caminaron hacia ella lentamente para que no corriera, pero al no funcionar aceleraron cual jauría hacia su presa, la chiquilla no dudó ni un instante en correr, pero el miedo la paralizaba, escuchaba los pasos tan cerca, se había olvidado completamente del frio, lejos quedaba la angustia de sentirse perdida, ahora sentía pánico, solo quería llegar a su calle, el latir de su corazón se aceleraba como el de un caballo desbocado, atrás un hombre no mayor de veinticinco años bociferaba que sería el primero, incitaba a los demás a ganar el premio, sintió que no podía más, estaba destinada a una violación múltiple. Las lágrimas empezaron a caer desesperadamente por su rostro, aunque sus piernas no le respondían no dejó de correr, pero faltaba una cuadra para ponerse a salvó, solo una cuadra le evitaría el horror.

De repente sucedió lo inesperado, su padre a quien tenía tiempo sin ver, apareció con gran preocupacion, ella corrió más fuerte y los perros callejeros que la seguían se ahuyentaron, no había de otra, la presa acababa de ser salvada por la campana.

Si más fuerzas se dejó caer en los brazos de su padre y lloró como una niña cuando despierta de una pesadilla.

Esta chica tuvo suerte, muchas jóvenes en la ciudad de México son un ultrajadas y nadie, ni la suerte las pone a salvo, no importa la edad, ni los sueños, para ellos solo son mujeres que provocan por andar de noche.

Comentarios

  1. Eli...

    31 agosto, 2020

    Que terrible, así es como vivimos, en tu País y en mi Patria Candy.
    Muy buen relato, de una triste realidad.
    Abrazo @alejandracas

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas