TUS LATIDOS

Escrito por
| 49 | 4 Comentarios

Era la mujer más atractiva que nunca antes había conocido, atlética y sobre todo su mejor amiga, hasta que en una noche de debilidad logró conocer hasta su más íntimo rincón. De nada servían ya esos recuerdos, ahora ella solo era consecuencia del rigor mortis que se precipita en polvo al pasar los días, recién llegaba del entierro con un sabor a desolación.

Él siempre monitoreaba las gráficas sobre el rendimiento de los integrantes de club, todos sin excepción se habían sometido a una inserción de sensor de movimiento, velocidad y ritmo cardíaco, entre otras funciones, pero en el caso de ella todo estaba muerto, sin líneas ni barras, algo lógico en su condición.

Ya era tarde, algo llamó su atención, extrañamente el monitor marcaba movimiento leve y corazón agitado, imposible! pensó, ella está muerta.

En un arranque de locura tomó las llaves del auto, lo arrancó al grado de casi atropellar a quien pasaba a su lado, en ese momento nada le importaba, solamente quería cerciorarse que estaba como la había dejado.

Cuando llegó la tumba estaba intacta, pero a lo lejos dos sombras se alejaban, no cabía duda que eran el amante y la esposa.

Esperó a que nadie estuviera presente para profanar la tumba, al abrir la caja, ahí estaba ella con las uñas desgastadas y el rostro demacrado, acerco su cabeza al seno y detectó un débil latido, ¡aún estaba viva!…

 

Continuación de Oscuras Rosas y Sueño Profundo.

Comentarios

  1. Eli...

    14 agosto, 2020

    ¡Excelente!, en esas «Oscuras rosas», se sentía un aroma a amante.
    Y al otro, también un «tufillo» raro.
    Los tres son GENIALES!!!
    Abrazos nena

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas