Sin apariencias

Escrito por
| 47 | 5 Comentarios

El día se vistió de causas, se dijo, este es el momento, debo hacerlo. Hacía mucho no observaba su figura completa en esa luna, largo tiempo fomentando esa ceguera selectiva, ese evadir constante de su faz,  y ahora  ambos frente a frente,  sin apariencias, coincidían en una misma habitación cerrada.

-No deseo aumentar la tensión entre nosotros- le dijo.  Creo que ya no puedo ocultar esta clase de sentimiento destructivo, debo expresarte sin reparos, mis miedos y mis odios. No he llegado hasta aquí para que tú  y los tuyos me estén acosando constantemente, se aparecen por doquier y no lo aguanto. Debes saberlo.

Lo miró con rencor y prosiguió su monólogo de descargo.

-He evitado tu mirada por largo tiempo, porque me avergüenzo, pero ya no más. Sé que no soy la mujer más bonita del mundo, ni la más elegante, pero necesito seguridad para enfrentarte, para enfrentarlos, sin pretender huir de cada uno de ustedes.

Él nada dijo, solo la escuchó paciente y en silencio.

-Memorizo mi cuerpo desnudo junto al tuyo, años atrás, midiendo mi cintura con la elegancia de algún vestido, lista para lucir mis veinte y tanto, mi cabello largo y sedoso al natural, con esas manos amorosas rodeando mis caderas. Es imposible evitar las lágrimas. ¿No te das cuenta? El tiempo ha pasado, se evidencia al mirarte. Tu cínica sinceridad  revela mi verdad, con tal descaro, que es difícil que pueda perdonar tanta crudeza de tu parte.

Él permanecía estático, como siempre, guardando en su pupila la imagen de una mujer madura en busca de admitir su vida y sus circunstancias.

Ella le otorgó una última mirada, en actitud de despedida de los antiguos recuerdos que él le evoca. Luego volteó y salió del vestidor como una nueva mujer.

Hacía mucho no observaba su figura completa en esa luna, largo tiempo fomentando esa ceguera selectiva, ese evadir constante de la faz de los espejos por todas partes y ahora había estado frente a sí, sin apariencias, desnuda y en completa soledad,  a los cincuenta.

 

Poema : Salma

El címbalo azul 

Pintura: 

Elles.
Henri Toulouse Lautrec 

Comentarios

  1. Fa

    22 septiembre, 2020

    ¡Me encanta! Mi voto y mis felicitaciones

  2. Esruza

    22 septiembre, 2020

    Me gusta, Salma.

    Mi voto con un saludo

    Estela

  3. Salma

    5 octubre, 2020

    Agradezco sus comentarios, la lectura y cada uno de los votos. Abrazo grande.

  4. JR

    26 octubre, 2020

    @sandra_gutierrez_alvez – Me ha encantado el tema de este poema. Admiro las mujeres que se valoran a si mismas. Pienso que mientras mas valor se da una mujer a si misma, mas respeto y valor recibe de los demas. Esp[ecialmente de nosotros los hombres.

    Saludos y un abrazo. Por supuesto a portada.

  5. Luis

    26 octubre, 2020

    Precioso poema en prosa! Coincido con JR, valorarse es importantísimo, un abrazo Salma, y cómo no, mi voto firme!!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas